X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Presentación del informe ‘Situación Comunitat Valenciana’

BBVA Research estima que la Comunitat creará 74.000 nuevos empleos entre 2019 y 2020

6/11/2019 - 

VALÈNCIA. En el primer semestre de 2019, la Comunitat Valenciana continuó creciendo a un ritmo similar al de 2018, en torno al 0,5% trimestral. Sin embargo, la última información disponible apunta a que la actividad se desacelera en la segunda parte del año, en la que el crecimiento trimestral se podría situar alrededor del 0,2-0,3%. Por ello, BBVA Research prevé que el PIB de la Comunitat crezca un 2,0% en 2019 para desacelerarse hasta el 1,4% en 2020. Con ello, la región enlazaría siete años de recuperación.

En este contexto, diversos factores explican el menor ritmo de crecimiento de la economía valenciana. Así, la demanda interna muestra una mayor desaceleración que la esperada, principalmente, por la ralentización del gasto de los hogares valencianos. Esto se debe al agotamiento de la demanda embalsada durante la crisis y de los efectos de las políticas expansivas, elementos que actuaron de soporte en años anteriores. No obstante, esta desaceleración está siendo menos intensa en la región que en el resto de España. De la misma forma, la inversión en maquinaria y equipo podría moderar su avance y la de vivienda seguirá contribuyendo favorablemente a incrementar la actividad, pero con menor dinamismo.

Además, durante los primeros nueve meses de 2019, la evolución de la demanda externa ha sido favorable, apoyada principalmente por el buen comportamiento del turismo nacional que, con un crecimiento superior al 5%, ha compensado la caída de turistas extranjeros. Por zonas turísticas, la Costa de Castellón experimentó el mayor dinamismo mientras que la Costa Blanca registró incrementos más moderados. Por otro lado, las ventas de bienes también se han visto impulsadas por los bienes de equipo y la recuperación del sector automotriz.

El empleo en la Comunitat continúa dinámico

De cumplirse el escenario previsto, entre el final de 2018 y el de 2020 el Servicio de Estudios de BBVA prevé la creación de 74.000 nuevos puestos de trabajo en la Comunitat Valenciana. Esto permitiría reducir la tasa de paro hasta el 13,3% promedio en 2020, todavía 1,3 puntos porcentuales por encima del nivel precrisis.

En línea con un comportamiento algo menos vigoroso del PIB, los datos disponibles de 2019 apuntan que se está desacelerando el ritmo de creación de empleo, principalmente en la segunda parte del año. A pesar de esto la Comunitat Valenciana se confirmaría como la segunda región tras Madrid con un mayor crecimiento de la afiliación.

Sin embargo, la evolución del empleo muestra diferencias en términos territoriales. Así, en 2019 se observa un mayor dinamismo de la afiliación en los municipios de las grandes áreas urbanas de las capitales, como la ciudad de Valencia y Castellón. Crecimientos elevados se registraron también en las áreas urbanas de Torrevieja, Costa Blanca, Orihuela y Gandía, mientras que el área de Sagunto y las áreas no urbanas de la provincia de Castellón presentaron los avances más reducidos. Con todo, a finales de 2020 el nivel de empleo en la región aún se situará casi 6,4 puntos porcentuales por debajo del nivel precrisis.

A esto se añade la dificultad para cubrir determinadas vacantes por la falta de formación o la alta incidencia del paro juvenil y de larga duración, que sigue muy por encima de los niveles de 2008. Por tanto, BBVA Research señala la necesidad de impulsar medidas que favorezcan la formación y la inserción de los colectivos con más dificultades.

Factores de incertidumbre

En el escenario global, las dudas sobre el brexit sigue representando uno de los riesgos más evidentes. La región, podría estar entre las comunidades más afectadas por su elevada exposición, ya que el gasto turístico británico representa el 2,3% del PIB valenciano y las ventas a Reino Unido suponen el 2,2% del PIB regional.

Además, hay que añadir el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos, China y la UE, que también condiciona la evolución del sector exportador. La región podría verse más afectada por este contexto dado el mayor peso sobre el total de los productos sujetos directamente o indirectamente a aranceles. No obstante, la Comunitat Valenciana ha mejorado su competitividad por encima del promedio nacional, lo que la posiciona algo mejor ante la debilidad que se prevé en el sector exterior.

A nivel doméstico, la incertidumbre de política económica se mantiene elevada y podría estar afectando a las decisiones de gasto de familias y empresas, lo que ha contribuido al aumento de la tasa de ahorro de los hogares y al debilitamiento de la inversión por parte de las empresas.

Con todo, la economía española y la valenciana se encuentran mejor preparadas para afrontar un escenario de menor crecimiento.

Noticias relacionadas

next