Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

cs condiciona su apoyo también a quitar los nuevos impuestos

Cantó pide a Puig que frene las reversiones sanitarias para apoyar el pacto de reconstrucción

Foto: KIKE TABERNER
17/07/2020 - 

VALÈNCIA. El síndic de Ciudadanos en Les Corts, Toni Cantó, anunció este jueves junto a los diputados Fernando Llopis y Carlos Gracia que su grupo parlamentario en estos momentos no está en disposición de secundar las conclusiones de la comisión de reconstrucción que los partidos del Botànic II -PSPV, Compromís y Unides Podem- han elaborado después de dos meses de comparecencias de expertos en el Parlamento valenciano. 

El desencuentro no podría calificarse de inesperado, ya que el partido naranja es partidario en términos de fiscalidad de rebajar impuestos y el documento elaborado por el tripartito incorpora la creación de nuevos tributos verdes con el objetivo de ampliar los ingresos autonómicos que ayuden a sostener los servicios públicos. Pero este, como explicó el propio Cantó el miércoles, no es el único punto de inflexión que impide el entendimiento entre su formación y el Botànic II -aunque más especialmente con el PSPV de Ximo Puig, con quien mantienen mejor relación-: el rechazo a la colaboración público-privada en sanidad y servicios sociales también aleja a Cs, partidario de este tipo de modelo, de apoyar este pacto por la reconstrucción. 

Unas circunstancias, por tanto, que traen consigo la primera divergencia entre Ciudadanos y el PSPV después de semanas de acuerdos, acercamientos y guiños entre ambas formaciones que habían puesto a prueba de nervios a Compromís y Unides Podem, socios de Gobierno de los socialistas: el pacto de gobierno y presupuestos en Torrent, la negociación de las cuentas municipales en Moncada, o el apoyo del grupo del que es portavoz Manolo Mata a la iniciativa de Cs para bonificar las vacaciones de los sanitarios, son algunos de esos tratos cerrados. 

Ahora bien, este rechazo del grupo que lidera Toni Cantó no es definitivo. Existen ciertos condicionantes que podrían hacer variar la posición del partido que preside Inés Arrimadas en la Comunitat Valenciana antes del día 25 de julio, fecha en la que está previsto que se vote un dictamen de la comisión de reconstrucción. Por ello, en las últimas horas la dirección de Ciudadanos negocia tanto con el grupo parlamentario socialista como con el propio president de la Generalitat, Ximo Puig, algunas concesiones para no ofrecer un voto en blanco. O lo que es lo mismo, para no apoyar un dictamen del tripartito a cambio de nada que poder exhibir como un logro del partido naranja o que alguna de las conclusiones lleve el sello de Cs. 

Cantó junto al diputado Fernando Llopis y la portavoz adjunta, Ruth Merino. Foto: KIKE TABERNER

Así, la formación ha mantenido estos días conversaciones con el jefe del Consell para que el Botànic extraiga del pacto por la reconstrucción las reversiones sanitarias y aplique una moratoria para estas. En Ciudadanos entienden, según explican a este diario fuentes del partido, que con la crisis económica que se avecina, el retorno a lo público de los hospitales privatizados, que en definitiva va a suponer un importante gasto para las arcas públicas valencianas, "no debería ser en estos momentos una prioridad si estos están funcionando bien". Y citan, en particular, al hospital de Torrevieja, cuya concesión es la más próxima a revertir en el calendario porque finaliza en octubre de 2021. 

La idea de los naranjas pasaría por extraer las reversiones del pacto que se negocia ahora para desvincularlo de la reconstrucción, aplicar una moratoria de un año para no reducir aún más el Presupuesto de la Generalitat que se ha tenido que readaptar para hacer frente a las consecuencias de la pandemia e incluir estas reversiones en un Pacto por la Sanidad, como ya solicitó Ciudadanos en su día incluir en un gran Pacto por la Educación todas las medidas a ejecutar en esta materia.

Por el momento, la petición de aprobar una moratoria para devolver a lo público de hospitales de gestión privada no ha sido aceptado por los socialistas, si bien las negociaciones continúan. Un rechazo que en Cs atribuyen a la difícil aceptación que tendría esta medida por parte de Compromís y Unides Podem. Ahora bien, conviene señalar que para el propio president de la Generalitat era importante lograr sacar adelante de esta comisión un acuerdo de reconstrucción con una amplia mayoría de la cámara. De hecho, el pasado 6 de julio Puig se reunió con los diputados socialistas en Les Corts para instarles a que alcanzaran un gran pacto sobre la reconstrucción de la Comunitat Valenciana tras el "golpe tan duro" de la Covid-19: "Es el momento de levantarnos juntos", explicó. 

Impuestos y adelgazar la Administración

Esta línea roja en materia sanitaria, no obstante, no sería la única de los naranjas para ofrecer su apoyo al pacto por la reconstrucción. Para el partido naranja también sería necesario suprimir de este documento la puesta en marcha de nuevos impuestos verdes y adelgazar la Administración valenciana de altos cargos.  

El primero, viene integrado en el ADN de la propia formación de Arrimadas. El segundo, fue incluso una sugerencia del presidente de la Confederación de Empresarios de la Comunidad Valenciana (CEV), Salvador Navarro, en su intervención en esta comisión por la reconstrucción de la autonomía que también han solicitado el resto de partidos de la oposición. 

Decálogo de Ciudadanos

Por el momento, y mientras siguen las conversaciones, Ciudadanos presentó este jueves un decálogo de propuestas propias sobre la comisión de reconstrucción. Un documento que incluye "medidas concretas", ya que consideran que las expuestas por el tripartito son un "brindis al sol" -la mayoría de ellas vienen encabezadas por el verbo "impulsar", que implica poca concreción-. 

Estas medidas, expuestas por Llopis y Gracia, vienen divididas en 10 ejes principales: un Pacto Valenciano por la Sanidad, donde proponen, entre otras cuestiones, recuperar la paga extra para los sanitarios y convocar la oferta pública de empleo pendiente; proteger a los mayores en el ámbito sociosanitario, para lo que pide aumentar la inversión en servicios sociales y de atención a la dependencia o crear nuevos centros de manera equilibrada por todo el territorio; potenciar la colaboración público-privada para afrontar la crisis de la covid-19 "ya que no se puede afrontar una amenaza como la actual desde la
exclusividad del sector público". Para ello, instan a realizar un estudio del coste y rentabilidad de las concesiones sanitarias y sociales. 

En el cuarto eje, Ciudadanos propone un aumento de inversión en I+D+i para convocar concursos a los que se presenten empresas que puedan mejorar los modelos productivos y sanitarios de la autonomía; en quinto lugar, quieren que el Gobierno valenciano trate de conseguir fondos europeos para la recuperación; en materia fiscal, el sexto punto del documento, el partido naranja plantea reducir impuestos, eliminar los de Sucesiones y Donaciones y rechazar cualquier tributo de nueva creación; en séptimo lugar, el grupo parlamentario de Cantó pide adelgazar la administración, así como modernizarla y digitalizarla; en octavo, un plan de choque en educación por el que se adquiera software que permita la docencia online y crear bolsas de ayudas para estudiantes y familias; en el penúltimo punto, instan a que se modernice el trabajo en el campo y se garantice la seguridad de los agricultores; y para cerrar el decálogo, facilitar el acceso a la vivienda incrementando la línea de ayudas a jóvenes para pagar el alquiler. 

Con todo, otro de los deseos de la formación naranja es que esta comisión "no finalice" para poder realizar un seguimiento y evaluación de la efectividad que puedan tener las medidas que se pongan en marcha. 

Noticias relacionadas

next