Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista a rubén Martínez Dalmau, vicepresidente segundo del consell

"Castellón debería duplicar su parque de vivienda pública en diez años para tener unas 10.000"

15/11/2020 - 

CASTELLÓ. Rubén Martínez Dalmau (Teulada, 1970) no se considera un político a pesar de haber liderado las listas de Unides Podem en las pasadas elecciones a la Generalitat y de ser el titular de la Vicepresidencia segunda y la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática desde junio de 2019. Aunque esta cartera es de nueva creación, a raíz del Botànic II que incluyó a la formación de izquierdas como socio del Gobierno valenciano, los retos que su responsable se ha marcado para la legislatura no son para nada modestos. 

El impulso que está decidido a dar al parque público de vivienda se ha plasmado ya en algunas medidas, no exentas de polémica, como la vuelta a la vida del derecho de tanteo y retracto, tantos años en el cajón del Consell. Martínez Dalmau pretende además desarrollar, por primera vez en más de una década, vivienda nueva con el Consell como promotor mediante la colaboración con las empresas constructoras. En esta entrevista en la sede del Ejecutivo valenciano en Castellón, la Casa dels Caragols, el conseller desgrana para Castellón Plaza sus principales retos a corto plazo. 

-Hace ya más de un año  que tomó posesión como conseller de Vivienda. ¿Qué balance hace? ¿Cuáles son los avances más significativos en este año y tres meses?
-Seguramente la asunción de la Vicepresidencia segunda del Consell ha sido el momento más importante de mi vida. Y lo digo tanto a nivel personal como a nivel profesional, porque construir una Vicepresidencia segunda que tuviera la capacidad de coordinar las políticas verdes del Consell y una Conselleria de Vivienda que no existía era un reto importantísimo. Hemos tenido que poner en marcha equipos de gestión que asumieran la falta de políticas de vivienda progresistas durante toda la época del Partido Popular. Y eso ha sido, desde luego, un reto importantísimo. 

El otro ha sido incorporarse a una dinámica de un Botànic que ya traía una serie de comportamientos tras cuatro años de convivencia entre dos partidos y buscar la forma de tener nuestro papel en esa relación. Creo sinceramente que ha sido un reto y nos ha ido muy bien; la entrada de Unides Podem en el Gobierno de la Generalitat ha sido un hecho diferencial que ha mejorado el Botànic a diferentes niveles. Lo ha mejorado a nivel de creación de consensos democráticos, porque no es lo mismo ser una fuerza parlamentaria fuera del Gobierno que estar dentro. Y creo que lo ha mejorado en el marco de las relaciones personales. Por tanto, creo que ha sido una entrada muy favorecedora para el Botànic. En cuanto a la gestión, tener una Conselleria de Vivienda ha sido muy importante para colocar la vivienda en el primer plano de la atención valenciana. 

-¿Podem actúa como contrapeso? Últimamente se están viviendo bastantes puntos de vista encontrados, incluso en algún caso choques evidentes entre los otros dos socios de gobierno.
-Es el momento de confiar en un Gobierno fuerte para las valencianas y los valencianos, que tenga coherencia en la toma de decisiones y que haya un hilo conductor que tenga sentido desde el principio hasta el final. Cuando estamos frente a la peor pandemia que hemos vivido nunca, cuando hemos luchado y paliado los efectos de crisis climáticas como Gloria, el Gobierno valenciano ha estado ahí gestionando y creo que con una buena nota. Eso es lo que se necesitaba y ahora lo que se necesita es un Gobierno fuerte para la gente y si eso implica dejar de lado intereses, digamos, más individuales y más partidistas, y no me estoy refiriendo a nadie en particular; pues desde luego ha llegado el momento de hacer eso. Ahora mismo el interés general tiene que primar frente a cualquier otro tipo de comportamiento. Y eso es lo que yo creo que desde la Vicepresidencia segunda y la Conselleria estamos intentando hacer, primar siempre el interés general.

-Su Conselleria, que es de nuevo cuño, está teniendo una gestión complicada en el funcionamiento interno, con salidas destacadas. ¿Cómo está llevando esa gestión?
-Hemos tenido que crear una Conselleria de nuevo cuño y eso desde luego no es fácil, y la integración de equipos tampoco lo es. Pero aún así, creo que hemos acertado bastante con la incorporación de equipos y de personas responsables al frente. Hay conselleries que han tenido muchos más cambios que la nuestra y particularmente en los primeros años. Yo creo que hubo un acierto en la elección de los nombres -eso no significa que en cualquier momento no podamos reconsiderar para mejorar la gestión- pero lo cierto es que ahora mismo creo que para ser una conselleria de nuevo cuño hemos hecho lo que muy poca gente creía que se podía hacer, que es gestionar, gestionar bien y empezar a romper con paradigmas pasados sobre la vivienda.

"el derecho de tanteo y retracto es uno de los logros del que me siento más orgulloso y, sobre todo, va a ser más importante para garantizar el derecho a la vivienda del pueblo valenciano"

Por ejemplo, las compras que hemos hecho de vivienda, de más de 200 en la última operación de tanteo, nunca se habían hecho antes en la historia de la Generalitat. Nuestro parque público llegó a tener casi 50.000 viviendas y durante la época del Partido Popular quedó reducida a 14.000. La política de vivienda que hacía la derecha era privatizar el parque público, no ampliarlo. Si a esto sumamos que hemos tenido que crear la Conselleria e incorporar los equipos, y a partir de eso hemos otorgado el mayor número de ayudas al alquiler que nunca se han dado en la historia valenciana, hemos gestionado las ayudas de la Dana, las unidades de rehabilitación, hemos incorporado los proyectos de regeneración urbana más importantes hasta el momento, hemos añadido el programa Reconstruïm Pobles,... Y además de todo eso, hemos conseguido prácticamente aumentar en 700 casas el parque público valenciano; yo creo que es una gestión sobresaliente.

-Ha hablado del derecho de tanteo y retracto. ¿Es éste el logro del que se siente más orgulloso ahora mismo?
-Desde luego, es uno de los logros del que me siento más orgulloso y, sobre todo, además va a ser más importante para garantizar el derecho a la vivienda del pueblo valenciano.

-¿Cuántas viviendas esperan conseguir? ¿Cuántas se incluyen en los presupuestos del próximo año en la Comunitat Valenciana y en la provincia de Castellón?
-Por tanteo y retracto, el próximo año yo no creo que tengamos menos de 350 casas incorporadas al parque público. Pero es que la cosa va más allá, estamos ya firmando convenios con los ayuntamientos -entre ellos el que viene próximamente es el de Castelló y también lo tenemos ya con Sant Vicent del Raspeig y con Sant Joan d'Alacant- para que los ayuntamientos puedan aplicar la herramienta. El tanteo es un mecanismo que puede ser decisivo a la hora de crear parques públicos municipales y el de la Generalitat. Con el tanteo hemos conseguido casas a 1.000 euros, como las que compramos en la última operación en Algemesí. Hemos conseguido casas en lugares donde no hay mercado y por tanto no hay oferta, pero la gente necesita vivienda. Hemos conseguido que una gran parte de los paquetes no vayan a parar a los fondos buitres, porque normalmente el tanteo actúa sobre operaciones de grandes lotes de casas, en los que si no entramos nosotros a comprarlas, van a ir destinadas a la especulación.

El tanteo no solo incorpora casas a un precio económico al parque público, sino que además frena la especulación. Recordemos que muchas de las casas vienen por ejecuciones hipotecarias, embargos o casas que han sido rescatadas en el marco del rescate a los bancos. Por tanto, son casas que han sido a veces dos o tres veces pagadas y se quiere continuar especulando con ellas cuando necesitamos incorporarlas al parque público. Y, lo más importante, el tanteo paga al vendedor el mismo dinero que iba a recibir. Nosotros pagamos el mismo dinero que iba a pagar el fondo buitre por esas casas.

-En este sentido, el Ayuntamiento de Castelló ha aprobado recientemente aumentar el IBI en un 50% a los grandes propietarios de vivienda, entre ellos, las entidades financieras. ¿Esto les va a poner las cosas más fáciles?
-El Ayuntamiento de Castelló, en ese sentido, está alineado con las políticas del Botànic. Estamos hablando de políticas que luchan contra la especulación y que buscan crear mayores alternativas habitacionales para la gente que vive en Castelló. Y esto se ve claramente cuando tenemos una emergencia habitacional que es innegable. Es decir, hay decenas, centenares, miles de personas esperando una casa con alquiler social y lo que no podemos es tener viviendas vacías esperando engrosar su valor para especular por parte de una serie de poderes que las mantienen y al mismo tiempo tener familias sin vivienda. Eso es algo que ni el Consell del Botànic va a permitir, ni, estoy convencido de ello, el Ayuntamiento de Castelló va a tolerar.

"la entrada de Unides Podem al Gobierno de la Generalitat ha sido un hecho diferencial que ha mejorado el Botànic en diferentes niveles"

-Uno de los grandes ejes de la Conselleria y de su gestión es el Pla Hàbitat, que consta de tres patas. ¿Cuándo y cómo se va a plasmar este plan en la Comunitat y en la provincia de Castellón?
-El gran problema de la vivienda en la Comunitat Valenciana es que nunca había tenido un plan a largo plazo. Con el Pla Hàbitat 20/30 lo que queremos es saber cómo será la situación de la vivienda dentro de diez años, entendiendo que además la falta de vivienda tiene solución. Todo lo que estamos haciendo ahora mismo: la aplicación del tanteo, la creación de las oficinas Xaloc en cada una de las capitales de comarca, la mejora de los procedimientos de alquiler... Todo está enmarcado dentro de ese plan que tiene como objetivo garantizar la vivienda de las valencianas y los valencianos. ¿Cuál es el principal elemento del Pla Hàbitat? Tenemos que duplicar el parque público valenciano en diez años. Pasar de las 14.000 viviendas a alrededor de las 33.000, sin las que según el Observatorio de la Vivienda no podemos hablar de una verdadera garantía del derecho a la vivienda. ¿Cómo vamos a ampliar el parque público? Lo dice claramente el Pla Hàbitat: Lo vamos a hacer, en primer lugar, dispersando esas viviendas en diferentes partes de la ciudad. Estamos rompiendo con el estereotipo de crear guetos, que no forman parte del desarrollo que debe haber en el siglo XXI, y lo estamos haciendo adquiriendo viviendas a través del tanteo y con nuevas promociones. Hoy están en marcha tres promociones de vivienda nueva en Alcoy, en València y en Castelló, que van a ser el primer ladrillo público que se coloque en 12 años en la Comunitat. Hàbitat es nuestro faro. Sabemos hacia dónde tenemos que ir y sabemos cuáles son las medidas que tenemos que llevar a cabo.

-Sobre las primeras promociones de vivienda pública y la rehabilitación, usted ha repetido en varias ocasiones, incluso en la comparecencia para explicar el presupuesto de la Conselleria, que es un defensor de la colaboración público-privada, pero el sector ve que no acaban de arrancar. Por ejemplo, en Alicante hay 200 viviendas pendientes de rehabilitación, ya adjudicadas...
-Nosotros creemos en la colaboración público-privada porque es la forma de solucionar el problema de la vivienda. De hecho, todos nuestros proyectos los hacemos siempre en el marco de la colaboración público-privada. En Alicante hemos desatascado proyectos que llevaban décadas sin avances: el tema de Miguel Hernández, por ejemplo, Virgen del Carmen... Tenemos diferentes proyectos que han empezado a funcionar y se realizan siempre en el marco de la colaboración público-privada, como no podía ser de otra forma.

Pero es más, este año vamos a inaugurar una nueva línea de ayudas a promociones privadas que hasta el momento nunca se había activado en virtud del Plan de Vivienda, que las prevé. Y vamos a destinar 6,6 millones de euros a ese tipo de ayudas. Además, estamos ahora mismo movilizando suelos para que se pueda construir viviendas en alquiler donde la Generalitat cede el suelo para que la empresa pueda construir y explotar durante un tiempo de tal forma que pueda obtener los beneficios correspondientes y podamos mitigar el problema de la falta de viviendas de alquiler. Yo creo que nadie puede poner en duda nuestro compromiso público-privado.

-Em cuanto a la delimitación de suelo de VPO, del que no acaban de conocer exactamente la cantidad, ¿cuándo lo podrían tener concretado?
-Justamente hemos puesto a trabajar a los equipos en la creación de los catálogos de suelo y de vivienda pública. No solo con el terreno, tenemos un problema también con la vivienda pública. Vamos a ver dónde se necesita más y qué municipios tienen y los que no tienen. Todavía no existe ese mapa. En eso estamos trabajando, porque solo con esa información es como podremos tomar las decisiones más acertadas.

-¿Tiene una estimación de cuánta vivienda pública podrían llegar a construir o a habilitar en la provincia de Castellón en los próximos años?
-El concepto vivienda pública integra tanto el parque público de la Generalitat como el municipal. En el caso de Castellón, tendríamos que estar hablando de duplicar ese parque y esto nos llevaría a que tengamos alrededor de 10.000 viviendas dentro de diez años. Eso implica que tenemos que ir construyendo parques públicos municipales. Hay ayuntamientos en la provincia que ya los tienen, pero hay otros que todavía no se han puesto a ello. Estamos buscando la forma para facilitar los mecanismos a los ayuntamientos con el tanteo. 

Pero además estamos comprando viviendas directamente, a la Sareb por ejemplo. Estamos cerrando el convenio con la Sareb para adquirir viviendas en la provincia de Castellón, entre ellas cinco que vendrán directamente a la ciudad de Castelló y que se va a ultimar en las próximas semanas. Estamos viendo operaciones de tanteo en lugares con tensión habitacional. El caso de Benicarló, por ejemplo, o en Torreblanca, que estamos seguros que nos van a dar sus frutos en el momento en que podamos cerrar las operaciones. Estamos dejándonos la piel para que también en Castellón haya vivienda a precios asequibles, vivienda en alquiler a precios asequibles.

"Castelló es proporcionalmente la ciudad que más inversión en vivienda va a tener de toda la comunitat valenciana"

-De los presupuestos que acaba de presentar, ¿cuáles son las líneas maestras para la provincia?
-En primer lugar, son los presupuestos más expansivos en la historia valenciana y eso implica que tenemos que apostar por la inversión en las tres provincias. En el caso de la ciudad de Castelló, estamos hablando de casi 8 millones de euros en los diferentes programas que tenemos. Estamos hablando de San Lorenzo, Castalia, finalizar por fin las viviendas de Santa Cruz de Tenerife, 35 viviendas que eran una deuda que teníamos con la ciudad y cuya mejora se va a licitar ya dentro de unos meses... Castelló es proporcionalmente la ciudad que más inversión en vivienda va a tener de toda la Comunitat Valenciana. Y en total estamos hablando de una inversión en la provincia de alrededor de 28 millones de euros, que es muy importante. 

-Aunque no es de su área, la despoblación rural es un problema en buena parte de la Comunitat. No sé si la Conselleria de Vivienda, en el marco de todas estas políticas, puede aportar alguna solución...
-Por supuesto que sí. Una de las prioridades del Consell es justamente apostar por la lucha contra la despoblación del interior de las provincias valencianas y de Castellón en particular. De hecho, nosotros hemos recorrido ya una parte importante del interior de Castellón viendo directamente muchos de sus problemas. Tenemos que buscar la forma para que los pueblos recobren vida y eso significa, sobre todo, rehabilitar. Es verdad que hay algunos lugares donde se puede construir de nueva planta, pero el gran problema que tienen los pueblos es la rehabilitación. Y con la pandemia existe una oportunidad, que difícilmente se va a volver a experimentar, con muchas personas que deciden irse a vivir a un pueblo, porque pueden teletrabajar o tienen algún tipo de profesión que les permite no tener que vivir en la ciudad. Y eso, nos están diciendo los alcaldes y alcaldesas, está dándoles muchas oportunidades y ahí es donde tenemos que estar. 

Por ejemplo, el paso de los programas de regeneración urbana a los llamados ARRUs, es decir, además de regeneración urbana, rural, es muy importante porque hemos incorporado cambios en la normativa para que los pueblos puedan acceder a tener programas de regeneración que antes solo se podían dar en ciudades. En la última convocatoria, pueblos como Morella han sido beneficiados con un programa ARRU. 

-No se trata tanto de vivienda social o de vivienda del parque público, sino de rehabilitar la existente...
-Las dos cosas, porque muchas veces los alcaldes nos dicen "es que necesitamos vivienda en alquiler porque viene gente a trabajar y tengo que dar algún tipo de respuesta". Y de hecho estamos casi haciendo un trabajo quirúrgico, buscando en los diferentes pueblos que en qué podemos ayudar. Pero el principal problema que tienen es el problema de rehabilitación y por eso justamente la rehabilitación va a ser una de las claves más importantes del presupuesto del Estado español. Recordemos que vía Presupuestos Generales del Estado nos van a llegar prácticamente 150 millones de euros que en su mayor parte van a estar destinados a rehabilitar y a regenerar. Y una parte muy importante va a ser regenerar el interior de las provincias valencianas. Luego también tenemos la expectativa de los fondos europeos, que serán muy importantes y podrían incluso, me comentó el secretario general, llegar a multiplicar por nueve el dinero destinado a rehabilitar. Por tanto, los pueblos necesitan ahora más que nunca nuestro acompañamiento.

-Desde el Estado, una de las políticas que más polémica está alzando es la limitación del precio del alquiler de la vivienda. Aunque no es competencia suya, ¿puede ayudar de alguna manera la Conselleria de Vivienda en este sentido?
-Por supuesto que sí. En la regulación de los precios de alquiler y la incorporación de límites en zonas tensionadas, donde se necesita abrir el mercado de la de la oferta, lo que ha hecho la Conselleria ha sido hablar, intermediar con el Gobierno español para que esa regulación tenga lugar. Así como hemos intermediado en otro tipo de solicitudes, como por ejemplo ampliar la moratoria de los desahucios en momentos de la pandemia, también en este caso hemos realizado la solicitud particular y nosotros como Gobierno valenciano nos veremos beneficiados si finalmente existe una regulación, porque ya tenemos los índices de precios, que es la herramienta principal para poder incorporar unos límites al alquiler.

Entonces, ¿qué tenemos que hacer? Tenemos que trabajar en la creación de incentivos fiscales para que la gente que se incorpora a esos índices de precios tenga un beneficio a la hora de alquilar su vivienda a familias que lo necesitan. Y por otro lado tenemos unos límites también. Y eso, en lugares muy tensionados, como suelen ser los centros de las ciudades, nos va a ayudar mucho a que haya un mayor acceso a la vivienda por parte de las familias. Claro que podemos colaborar y por supuesto estamos de acuerdo con el mecanismo.

next