Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

grand place / OPINIÓN

Confinamiento selectivo 5G

7/07/2020 - 

-Lo siento Laura, tampoco ahora podrá ser… Nuestro encuentro sin mascarilla no ha traído más que problemas. Desde tu marcha a ZonaZero-BRX he tenido que pasar por un periodo de confinamiento selectivo. Primero me llamaron porque mi chip parecía estar desconfigurado, por el truco del “modo avión”, que me dijiste. Luego descubrieron en mi e-ID que soy de la GeneraciónZero y que no estoy vacunado de nacimiento. Así que tuve que aislarme por prescripción médica hasta que actualicen mi e-Health y el chip. 

-Vale David, no te preocupes. Volveré pronto a ZonaZero-VLC y espero que ya hayas salido del programa TTI -Test/Trace/Isolate-. Esto del autoconfinamiento y del confinamiento selectivo ya me está preocupando. Te lo digo así de claro porque mi chip está descontrolado y puedo hablar con total libertad, no como en los primeros años de la Era Post-Covid. Estoy averiguando muchas cosas de las que me contó la Tieta antes de pasar al OtroLado. Espero verte pronto y libre.

La infancia de David no fue como la mía. Aunque ambos nacimos en 2021, su familia fue de LosCon. Mientras que en la mía estaba la Tieta, precursora de LosSin y de LaResistencia. Recuerdo perfectamente los confinamientos selectivos que se fueron repitiendo en las primeras décadas después de la PandemiaGlobal. A veces era un grupo de turistas, los que quedaban confinados en un hotel de vacaciones. Otras, un edificio de vecinos en una gran ciudad. También podían cerrar el perímetro de un barrio o de un pueblo en medio del campo, sólo porque los trabajadores temporeros tenían el virus, aunque fuera asintomático.

Con la Desescalada I, las normas del Territorio-Europa eran muy laxas y los gobiernos-nación podían modificar el estatus ciudadano en cualquier momento, de la libertad más absoluta al confinamiento total. Pasando por otras medidas como el uso obligatorio de la mascarilla, la distancia social -que acabó en distanciamiento personal- y el control de movimientos, con la aplicación móvil que llegó tras el primer verano del virus en 2020, en plena guerra 5G.

La mascarilla, que en el pico más alto de la pandemia, fue descartada como protección del contagio, se convirtió en elemento de uso obligatorio, pese al dióxido de carbono que la población se obligaba a respirar, además de los propios gérmenes. En el Territorio-EuropaSur hubo conatos de violencia contra ciudadanos que no la resistían con un calor de 40 grados, con o sin humedad ambiente. 

Recuerdo haber leído en la AncienHemeroteca el histórico caso de un joven, detenido en el metro de Valencia por llevar la mascarilla mal puesta. Aunque algunos pasajeros protestaron, los guardias de seguridad le redujeron violentamente con la ayuda de dos viajeros espontáneos, al parecer identificados como FarRight, movimiento en auge en aquella época. El caso de media ciudadanía haciendo de policía improvisada por la calle y en los supermercados llegó a ser un problema para los gobiernos. 

FOTO DE @COCADEPANSES

La población de LosCon se descontroló violentamente contra LosSin, hasta que éstos se armaron con instrumentos jurídicos y desinhibidores digitales de app’s. El gobierno del Territorio-Europa, por boca de su presidenta, no acertaba a legislar con contundencia para evitar el intervencionismo extranjero y, tanto la desescalada como el confinamiento previo, fueron sólo recomendaciones a los Estados que cada país siguió en la medida que quiso.

Pronto llegó la verdadera guerra, la digital, la del 5G. En esa batalla estaba el mundo cuando apareció el virus, en diciembre de 2019. Y, justo, en plena desescalada del virus, Europa volvió a sufrir la presión de los dos líderes mundiales que pujaban por el Nuevo Orden Mundial. 

Los gobiernos de Europea se habían ido decantando por el Huawei, el 5G de LaGranFábrica, antes de que llegara el virus. Incluso el Reino Unido, el gran aliado de USA-Roma, dijo que prefería la tecnología digital china, capaz de resistir una vida en la red, que era para lo que se utilizaban los teléfonos móviles, para vivir.

Huawei era el único operador que podría alcanzar a tiempo las condiciones requeridas por la Unión Europea: velocidades de descarga de 20 gigas por segundo, una latencia de 1ms equiparable a la fibra óptica, hasta 100 conexiones simultáneas y una mayor eficiencia energética. Por ejemplo, en dispositivos IoT, se estima que la batería podía durar hasta una década. Hasta que llegó el verano post-Covid.

El primer Estado en elegir fue Francia, llamado a liderar la Unión, según un periódico de aquel verano: “Francia restringirá fuertemente la utilización por sus operadores de telecomunicaciones de los equipamientos del fabricante chino Huawei, en el despliegue de las redes de móviles de tecnología 5G, por razones de soberanía y de independencia”. Al mismo tiempo, el Reino Unido planeaba eliminar a Huawei de su red 5G. “La compañía sufre la presión de EEUU. India también podría prohibir su tecnología”, decían los medios de comunicación.

La batalla entre LaGranFábrica y USA-Roma por el 5G hacía tiempo que había comenzado. Previo a la PandemiaGlobal, originada en China, el gobierno norteamericano presionó a la Unión Europea para adoptar su aplicación de 5G, el internet de las cosas. Quien controlara el 5G, dominaría el mundo. Y todos lo sabían. 

-Todo eso pasó justo antes de que llegara a los teléfonos móviles la app de control del contagio del coronavirus. El control de las cosas y de las personas, decía la Tieta… Avísame cuando termines tu autoconfinamiento, David. Tengo la clave universal del inhibidor del chip, es mi salvoconducto. Vuelo en el próximo dron que me permita mi e-HealthPassport… 

next