Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El Consell autoriza ampliar una granja avícola de Viver y Castellón ya supera las 500.000 cabezas

27/10/2019 - 

CASTELLÓ. La empresa Explotaciones Aliaga duplicará la capacidad de engorde de pollos broiler en su granja de Viver. En concreto, las instalaciones ampliadas en el año 2016 pasarán de producir 38.000 aves de forma simultánea a 76.000, justo el doble. La Generalitat ha emitido la Declaración de Impacto Ambiental favorable a la expansión de la actividad ganadera.

Este es el octavo permiso ganadero de este tipo que concede la Generalitat en el presente año, lo que eleva la capacidad de producción global a 553.500 nuevas cabezas de pollos en granjas de la provincia de Castellón.

Los gestores de Explotaciones Aliaga ampliaron las instalaciones de Viver hace tres años con la construcción de una segunda nave de 130 metros de longitud dotada de un ordenador avanzado de control avícola y un falso techo para aislar térmicamente el interior. Las obras de ampliación fueron ejecutadas sin las catas arqueológicas obligatorias por la cercanía de la granja al yacimiento de Carriladas y a la villa romana de Peñarroya.

El ciclo de engorde de los pollos broiler durará entre cinco y ocho semanas hasta que alcancen un peso de entre 1,8 y 3 kilos. La cría será intensiva, por lo que serán alimentados en el interior de las naves.

La Generalitat autorizó el pasado mes de febrero la producción de pollos broiler en granjas de Culla (2.500 cabezas), Rossell (80.000) y La Torre d’en Doménec (27.000). En marzo hizo lo propio para instalaciones avícolas de Vall d’Alba (79.000 cabezas) y La Salzadella (40.000), mientras en mayo se autorizó la producción de más ejemplares en granjas de Alcalà de Xivert (259.000 unidades) y Les Useres (28.000).

Mención aparte merece la empresa Avícola Sichar. Como ya informó Castellón Plaza, la mercantil logró en febrero la Declaración de Impacto Ambiental para construir en l’Alcora una explotación orientada a la cría y reproducción intensiva de aves de corral con un máximo de 29.017 cabezas. A diferencia del resto de proyectos avícolas autorizados este año, en éste el objetivo es obtener huevos fértiles que tras la incubación den lugar a las aves reproductoras de los pollos de engorde.

next