Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El caso Palau, visto para sentencia

23/12/2019 - 

VALÈNCIA. El juicio del caso Palau, que juzga el presunto desfalco cometido en el coliseo valenciano por el exdirector financiero del Palau de Les Arts, Ernesto Moreno; el presidente del consejo de administración de Patrocini, José Antonio Noguera Puchol; el ex consejero delegado de esta firma Joaquín Maldonado, y el administrador de la sociedad Radcliffe —mercantil que actuaba de intermediaria en las contrataciones—, Pablo Broseta ha quedado visto para sentencia.

Durante la última jornada de juicio ha sido el turno para las defensas de Joaquín Maldonado, ejercida por Jaime Sanz de Bremond; de Pablo Broseta, defendido por Abraham Castro, y de la mercantil Patrocini de Les Arts.

El primero en hablar ha sido Sanz de Bremond quien ha recordado que el fiscal del caso, Ricardo Olivares, tras modificar su petición de penas, solo se le acusa de haber facturado 300.000 euros por Viva Europa. 

El letrado asegura que "es discutible que debiera seguirse la Ley de Contratos de la Administración Pública", y que hay que cuestionarse cómo se mantiene la acusación porque para que haya malversación se necesita una resolución contraria a derecho, hecho que niega que sucediera pues, según su opinión, "se ha invertido la carga de la prueba". 

En cuanto al informe emitido por el entonces presidente del Consell Jurídic Consultiu Vicente Garrido, asevera Sanz de Bremond que éste "dio una opinión y por ello no es una contradicción evidente, flagrante y clamorosa", hecho jurídicamente necesario para acreditar una malversación de caudales públicos. 

En cuanto al dinero que recibió Patrocini, ha explicado que "todas las cantidades que ingresaron en Patrocini se emplearon en Viva Europa, y por ello nos cuestionamos porqué se mantiene la acusación porque no hay ánimo de lucro ni se han apartado los caudales de su destino, pues si esos caudales se destinan a Viva Europa no se entiende que se mantenga la acusación". Y de Joaquín Maldonado afirma que "nunca ha cobrado nada si no era con factura e IVA porque eso reducía los ingresos del Estado y reducía las prestaciones públicas".

Foto: KIKE TABERNER

Fundación privada

Pero más allá del hecho de que a su juicio no hubiera delito, el abogado también ha asegurado que en el sumario "no está toda la documentación y por eso se ha tenido que completar lo que falta. La fundación del Palau se constituye como una fundación de naturaleza privada". El letrado basa esta afirmación en los estatutos de la propia fundación, que recoge, entre otras cosas, un párrafo que dice que "se regirá por el derecho privado".

A todo ello, habría que sumar según él, lo declarado por los acusados, "quienes aseveraron que les llamaron los cargos de la Generalitat. Si la consellera de Cultura Trini Miró no tiene nada que ver, porqué Vicente Garrido le remite una nota (informe) cuando Patrocini ni siquiera existe todavía porque no está constituida". Y a este respecto ha apostillado que, "el contrato lo hizo Trini Miró bajo la supervisión de Rafael Ripoll. El interés no es hacer negocio a costa del Palau, prefieren hacer el evento que salir a buscar patrocinadores, es algo que consta meridianamente claro en las actuaciones", y ha remarcado finalmente "que fueron llamados por una cuestión política porque se pensó que esta iniciativa era la mejor para buscar patrocinadores".

Broseta

Tras Maldonado, ha llegado el turno de la defensa de Pablo Broseta ejercida por Abraham Castro, para el que el fiscal pide finalmente dos años de cárcel, de los siete que pedía cuando empezó el juicio. El abogado de Broseta ha comenzado recordando que la nueva acusación ha variado bastante los términos de la acusación inicial. Sobre eso, ha afirmado que "este gesto de la Fiscalía llega tarde y se queda corto, pues debería ser completa, pero se lo quiero agradecer porque más vale tarde que nunca".

El fiscal, que retiró la parte de la acusación que decía que Broseta no había realizado diversos trabajos pero sí los había cobrado, así como que la parte que se subcontrató a medias es correcta pero cuando se subcontrató todo es ilegal, en referencia a los trabajos hechos para el departamento de Dramaturgia, la defensa ha especificado que, "respecto a los costes de trabajo de Dramaturgia, en el primer escrito no se pedía ni un solo euro, no es que el Ministerio Fiscal haya reducido la cifra, sino que ha eliminado la que proponía y pone otra, es un cambio en toda regla". 

Castro ha recordado que el fiscal dice que en los casos de subcontratación "da lo mismo el margen de beneficio en Marketing y Protocolo, únicamente hay delito cuando la subcontratación es total, pero cuando dice esto se produce una criminalización de la subcontratación total de una de las partes de los trabajos que entraban en el lote número 4. Pero la subcontratación es absolutamente lícita y muy habitual en el ámbito de la administración" ha remarcado.

Pablo Broseta. Foto: KIKE TABERNER

"Olvida el fiscal que en el contrato del Palau se preveían estas posibilidades. Olvida que Radcliffe no interviene en la redacción del contrato ni se hizo ex profeso para esta empresa, porque esta cláusula era habitual en los contratos del Palau. El fiscal decía que el porcentaje de beneficio podía fijarse en un 15 por ciento. Si siguiera manteniendo ese porcentaje debería haber retirado la acusación" ha apostillado a ese respecto.

Del denuncian Xavier Colinas, autor del informe Diógenes, Abraham Castro ha dicho que "hay circunstancias que hacen dudar de Colinas, pues presenta presupuestos de una empresas con el membrete mutilado o que mismo presupuesto para lo mismo de una sola empresa con tres cantidades diferentes, hecho que hasta la intervención puso en duda". Por tanto, a su juicio "no es posible establecer delito alguno".

Lo más relevante, para la defensa de Broseta, es la existencia del hipotético concierto entre Ernesto Moreno y Pablo Broseta, base para la acusación. Pero el abogado ha referido que ese concierto, "ni siquiera lo nombra el fiscal, que solo acusa porque dice que es caro. Hay una empresa que aporta un presupuesto, y una empresa que lo acepta, por tanto no hay concierto con ningún funcionario". Si el fiscal acusa a Moreno porque sabía que era caro, "por qué no acusa a Colinas o Justo Romero que dicen que sí era caro. No existía concierto ninguno. ¿Cómo podían llevar a cabo el concierto si nunca hablaron entre ellos?", ha concluido. 

Patrocini

El letrado de Patrocini ha seguido la línea de defensa de los dos consejeros de la empresa, es decir, la inexistencia de delito alguno. He quedado demostrado la inexistencia de un ánimo doloso ni de lucro. El capital fue todo invertido en las actividades del Palau. No ha habido ninguna irregularidad administrativa ni penal. Ha quedado acreditado la inexistencia de un perjuicio económico para el Palau, todo lo contrario. Ha habido beneficios.

La defensa de la empresa ha sido tajante al decir que "Patrocini fue una conclusión de la Generalitat. Se contrató en la forma que decidió la Conselleria de Cultura y del Palau. No es de recibo que se impute a los consejeros una decisión de la conselleria".

Tras las conclusiones de la Fiscalía y las defensa ha llegado el momento final previo al visto para sentencia, el turno de última palabra para los acusados. Tanto Moreno como Broseta, Maldonado y Noguera Puchol han renunciado a este derecho tras lo cual, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Noticias relacionadas

next