X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis

El crecimiento de China y su impacto sobre el comercio mundial

Las autoridades chinas han rebajado el crecimiento de una economía clave para el globo por las relaciones comerciales como analizan los expertos de DWS

11/03/2019 - 

MADRID. Las autoridades chinas han fijado unos objetivos de crecimiento más bajos para el país, lo que afectará de diversos modos al comercio con otros países. El caso de Estados Unidos resulta particularmente curioso.

La Asamblea Nacional china ha vuelto a celebrar su tradicional reunión anual. La noticia más destacada ha sido que las autoridades han rebajado el objetivo de crecimiento del PIB chino hasta el rango del 6-6,5%. Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, no nos sorprende, ni nos preocupa demasiado, esta tasa de crecimiento más baja (véase el 'Gráfico de la Semana' del 25/1/19).

Obviamente, el buen funcionamiento de China resulta crucial para la economía mundial, dado el enorme tamaño de su economía, así como su peso en el comercio mundial. Sin embargo, las repercusiones de esta desaceleración serán diversas, dependiendo del déficit o del superávit comercial que mantenga cada país con China. 


No olvidemos que el gigante asiático sigue registrando un superávit por cuenta corriente que, no obstante, se está reduciendo y, si las cosas no cambian, podría llegar a convertirse en déficit en un futuro no demasiado lejano.

Nuestro 'Gráfico de la Semana' compara las balanzas comerciales bilaterales de bienes que mantienen diversos países con China. El país suele ser objeto de prácticas comerciales cuestionables. El análisis de los datos comerciales revela que la situación es más compleja de lo que pudiera parecer a primera vista. Por un lado, China mantiene importantes déficits comerciales con bastantes países, principalmente con países exportadores de materias primas del Este asiático pero también con Alemania y Japón. 

Por otro lado, registra abultados superávits con muchos países industrializados, entre los que destaca Estados Unidos. En 2018, este superávit alcanzó un máximo histórico de 419.200 millones de dólares, un dato que seguramente no es del agrado del presidente estadounidense, sobre todo teniendo en cuenta que Estados Unidos registró un nuevo déficit comercial histórico de 891.300 millones de dólares justo en mitad de su mandato (2018).

Equipo de Análisis de DWS

Noticias relacionadas

next