Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 26 de septiembre y se habla de seguimos trabajando redit caf Pamesa onda logistic VILA-REAL reciplasa

alivio contenido del sector tras la decisión de la Generalitat de no cerrar por ahora los locales

El ocio nocturno valenciano, en jaque: el 66% de los negocios corre el riesgo de desaparecer

24/07/2020 - 

VALÈNCIA. El sector del ocio está en jaque. Al duro golpe sufrido por los negocios como consecuencia de la pandemia, se suma ahora la ola de brotes en varios puntos de la geografía española, muchos de los cuales tienen su epicentro en una discoteca. Este fue el caso en Gandia, donde la Generalitat Valenciana acabó decretando el cierre de todos los locales de la localidad. Una medida cuya extensión a toda la Comunitat se percibe como una posibilidad. 

Por el momento, el Consell ha decidido no decretar el cierre total del ocio nocturno, a diferencia de lo ocurrido en otras regiones como Murcia, al no ver "ningún tipo de alarma". Un alivio contenido para el sector que lamenta la "criminalización" y "estigmatización" de todo un empresariado que en la autonomía valenciana representa el 1,8% del PIB, factura unos 2.400 millones de euros anuales y emplea a alrededor de 20.000 trabajadores. Unas cifras que están lejos de repetirse este año debido al impacto de la pandemia. 

No obstante, el debate sobre el posible cierre de los locales volvía a la palestra este pasado jueves. En una entrevista con Valencia Plaza, la secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro, pedía no criminalizar al sector porque el problema "no lo tiene el local, sino la gente que va y no cumple las medidas", pero afirmaba que si se tienen que tomar medidas en este sentido, el Consell lo valorará. "Si tenemos que adoptar el cierre en toda la comunidad, pues lo vamos a valorar. El debate sobre el cierre de locales de ocio y discotecas está encima de la mesa en toda España", aseguraba.

"Se debe sancionar a quien incumpla las normas"

Desde la Federación de Ocio, Turismo y Juego de la Comunitat Valenciana (Fotur), aseguran que, de acuerdo con datos del Ministerio de Sanidad, la mayor parte del origen de los brotes está en las reuniones. "El 17% tiene como foco las reuniones, otro 17% son temporeros, el 20% son brotes mixtos y solo el 10% está en el ocio nocturno", subraya el presidente de la Federación, Víctor Pérez, quien apela a la responsabilidad y lamenta la "criminalización" de todo un sector.  

Foto: JOAQUÍN CORCHERO (EP)

"A los locales que incumplan las normas sanitarias se les debe castigar y sancionar, pero no se puede generalizar. Detrás de cada negocio hay familias", recalca. Los empresarios ya dan por perdida la temporada y muchos ni siquiera volverán a abrir sus puertas al público. Y es que la caída de los ingresos durante estos meses ha sido millonaria y para muchos, levantar la persiana es casi misión imposible.  

"El sector está en coma. Dos de cada tres comercios van a desaparecer. Necesitamos que la Administración tome más medidas para minimizar los riesgos", asegura Pérez, quien defiende que, por encima de todo, está la salud. "Antes de que se decretara el estado de alarma nos reunimos con Sanidad y Emergencias y pedimos cerrar los locales por responsabilidad. Fuimos los primeros en priorizar la salud porque nos preocupan nuestros clientes y trabajadores. Siempre hemos sido responsables", reivindica.

Actualmente, solo el 10% de los locales está abierto en la Comunitat Valenciana, con un tercio del aforo, principalmente en las zonas de playa, dada la afluencia por la temporada de verano. "Son pocos los valientes que están dando servicio. La mayoría son lounges y beach clubs. Los que no están en estas zonas abren para que no decaiga la ilusión y mantener el ánimo porque los números no les salen", explica. "Para muchos son más los gastos que los ingresos. De hecho, dos de cada tres pymes van a desaparecer en septiembre", advierte.

También desde la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia y la Asociación de Discotecas lamentan las críticas constantes al ocio nocturno "sin tener en cuenta las grandes concentraciones de gente que se están produciendo sin control en ámbitos privados, como las fiestas en casas particulares o reuniones con un número elevado de personas en la propia calle", señalan. Explican que las empresas que han decidido abrir lo hacen a pérdidas, ya que solo pueden atender un tercio del aforo y muchos han acometido inversiones y mantenido al personal. "Esta situación hace inviable económicamente el mantenimiento de las empresas", puntualizan. Y todo ello, teniendo en cuenta que algunos negocios siguen pagando el alquiler de los inmuebles. 

Ante este panorama, el mundo de la noche reivindica el cumplimiento de la normativa, como la limitación del número de personas que pueden entrar en las salas, mesas separadas, acceso limitado a los aseos y el uso continuado de la mascarilla tanto para trabajadores como para clientes. Por ello, desde la Asociación de Discotecas de Valencia se reclama una reglamentación adoptada de común acuerdo que permita a estos negocios "trabajar con las máximas garantías de seguridad".

"Diálogo y colaboración"

La Federación de Empresarios de Ocio Nocturno y Espectáculos (España de Noche) va más allá y reclama a las administraciones competentes en cada comunidad autónoma la implantación del registro sanitario en los locales de ocio para contribuir y facilitar la capacidad de detección temprana y trazabilidad de posibles contagios.

También Fotur pide a la administración valenciana diálogo y aunar esfuerzos. "Si a nosotros nos dijeran que cerrando todos nuestros comercios se acaba la pandemia lo haríamos sin dudarlo, pero ¿terminará todo con el ocio nocturno cerrado?", se pregunta Pérez. A su juicio, los bares, clubs y locales nocturnos son el último sitio que una persona visita durante el día y en el que tampoco está largas horas. "El día tiene 24 horas. Por la mañana vas a la playa, coges el metro o vas de compras. Estamos llegando a una guerra con pistolas de agua", incide, para defender que dentro de un local la gente está supervisada por camareros o personal de seguridad.

"Hay dos tipos de ocio: el de lo jóvenes que se creen que la pandemia no va con ellos y otro más para adultos que viven en la pandemia del pánico", asegura. Desde Fotur tienen pensado elaborar campañas de sensibilización, porque consideran que prohibir no funciona, sino que lo que necesitan los jóvenes es entender que la pandemia no es un juego ni algo del pasado. "Ahora mismo lo que hace falta es concienciar", concluye.

Noticias relacionadas

next