X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis

El oro continúa en tendencia alcista

11/10/2019 - 

MADRID. El mejor escenario para la inversión en oro es cuando hay dificultades económicas, es decir, épocas de crisis o desaceleración económica. En esos momentos, los inversores no tienen especial confianza en activos de riesgo y, por lo tanto, es cuando buscan refugios. En ese contexto, el oro es el activo por excelencia.

Estamos en un momento del mercado en el que hay que tener mucha paciencia a la hora de posicionarse: hemos visto un aumento de la retórica entre EE UU y China, pero aún no se han sentado en la mesa. Ambos países están marcando sus posiciones y fortaleza antes de comenzar la negociación, pero si finalmente vemos algún tipo de acuerdo, aunque sea un miniacuerdo, los mercados se lo van a tomar de forma muy positiva, como ya estamos viendo hoy en los de renta variable. China ha dicho que estaría dispuesta a firmar un acuerdo comercial parcial. De ser así, ese nuevo escenario podría conllevar una rotación de activos más defensivos a los más cíclicos.

Además, la Reserva Federal (FED) estadounidense comprará más deuda para aumentar la liquidez. Un aumento de la liquidez siempre es una noticia positiva para los mercados de renta variable. El objetivo de la FED es mantener la estabilidad de los mercados monetarios, y esta liquidez adicional, junto con el resto de políticas expansivas (como podría ser otra bajada de tipos en la próxima reunión del 30 de octubre y otras bajadas que están llevando a cabo los bancos centrales) son otro catalizador que puede apoyar un impulso para los mercados y también puede provocar un rebote en la curva de rendimientos de los tipos. Esto relajaría a los inversores y los alejaría de los miedos que hay ahora a que la crisis económica esté más cerca, sobre todo después de la inversión de la curva de tipos que tuvimos y tras los datos macro mixtos en EE. UU.


Toda liquidez adicional es positiva para la renta variable y, por tanto, lo es menos para los activos de riesgo. Aun así, una bajada de tipos, junto con un acuerdo comercial, provocaría una relajación en el precio del dólar. La debilitación del billete verde suele ser una buena noticia para el mercado de materias primas, lo que podría compensar una rotación hacia activos de más riesgo.

En el caso del oro, nos encontramos en tendencia alcista desde agosto de 2018. Tras entrar en sobrecompra, el precio del metal ha comenzado una corrección que está vigente desde el 4 de septiembre. Si lanzamos retrocesos de Fibonacci de toda la subida anterior, el primer nivel de soporte (38,20%) se encuentra en los 1.447 dólares. La superación de los 1.520 dólares aumentaría las probabilidades de un nuevo impulso alcista.

Antes de ayer vimos como el FMI indicaba que la desaceleración económica es sincronizada a nivel global. Un miniacuerdo entre EE UU y China podría relajar las tensiones a corto plazo, y las políticas económicas expansivas podrían sostener el ciclo y alargarlo, pero no hay duda de que las tensiones pueden resurgir en el futuro. A medio plazo la tendencia del oro continúa siendo positiva.

Sergio Ávila es estratega de Mercados de IG

Noticias relacionadas

next