X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Expertos del IVO: “El cáncer de cabeza y cuello tiene una tasa de curación de más del 95% en sus inicios”

La Fundación IVO organiza las V Jornadas de Actualización sobre Avances en el tratamiento de los tumores de cabeza y cuello

18/11/2019 - 

VALÈNCIA. La Fundación IVO ha organizado la V Jornada de Actualización sobre Avances en el tratamiento de los tumores de cabeza y cuello. En esta zona del cuerpo se pueden desarrollar una gran variedad de tumores, desde la cavidad oral, los senos paranasales, la faringe, la patología cervical, la laringe o las glándulas salivales y tiroides, entre otros. El propósito de estas jornadas ha sido realizar una revisión y actualización de los principales retos y soluciones en el tratamiento de la enfermedad. 

A pesar de que los tumores de cabeza y cuello representan solamente entre un 6% y un 8% del total de los casos de cáncer, esta patología tiene un gran impacto en los pacientes por su alta incidencia en la calidad de vida y por afectar la parte más visible del cuerpo. “Hay que tener en cuenta que la enfermedad afecta visiblemente la identidad personal, lo que supone un sufrimiento añadido”, indica en este sentido el Dr. Juan Bosco Vendrell, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del IVO.

La región afectada es responsable de funciones tan importantes como el habla, la respiración o la deglución, por lo que su pérdida o deterioro afectan de forma muy importante a la vida del paciente. En estos tumores, como en todos, se busca restaurar al máximo posible la normalidad en la vida del paciente y por tanto su bienestar. Aunque no afecten a tantos ciudadanos como otros tumores, tienen unas peculiaridades que hacen que perjudiquen, de una forma muy acusada, la calidad de vida porque se asientan en un área visible que no se cubre con la ropa y porque afectan a funciones fundamentales como la alimentación, respiración, comunicación etc. Por todo ello nos podemos hacer una idea de lo importante que es buscar nuevamente la normalización estética y funcional del paciente y esto se logra con la reconstrucción y la rehabilitación”, señala el Dr. Eduardo Ferrandis, jefe Clínico del Servicio de Otorrinolaringología del IVO.

Principales síntomas

El cáncer de cabeza y cuello tiene hoy en día un porcentaje de curación muy alto, especialmente en sus fases iniciales, donde se consiguen curaciones mayores del 95%. Por ello el diagnóstico precoz, especialmente en los grupos de riesgo, es clave. “Los pacientes fumadores, y en especial aquellos que también beben alcohol, deben acudir a la consulta del otorrinolaringólogo cuando noten síntomas que no desaparecen con el tratamiento hecho por su médico de atención primaria”, afirma el doctor Vendrell.  

¿Cuáles son esos síntomas? La ulceración persistente en el interior de la boca, molestia o dificultad para tragar que se prolonga a lo largo del tiempo, afonía o aparición de ganglios (bultos) en el cuello, son algunos de los síntomas que podrían alertarnos de un posible tumor. 

Por otro lado, los tumores que afectan al nervio auditivo se suelen manifestar a través de acúfenos (zumbidos persistentes), sordera y vértigo. En caso de detectar alguno de estos síntomas se recomienda acudir de inmediato al médico. “Muchos casos se pueden tratar con radioterapia con muy buenos resultados y otros pueden precisar cirugía. En el caso de tumores de los senos paranasales, algunos casos se operan mediante endoscopia a través de la nariz”, añade el doctor Vendrell. 

Opciones de tratamiento y Comité de Tumores

El tratamiento del cáncer de cabeza y cuello se basa en tres especialidades diferentes y complementarias: la cirugía otorrinolaringológica, la oncología radioterápica y la oncología médica. “Dependiendo del estado de la enfermedad, y del tipo de tumor, se usan una u otra, o una combinación de ellas. Generalmente en fases iniciales el tratamiento suele ser con cirugía o radioterapia; en cambio, en estadios avanzados se suelen combinar las tres”, explica el doctor Vendrell. 

En lo referente a la cirugía, hoy se utilizan cada vez más las extirpaciones tumorales a través de la boca, utilizando el láser, la endoscopia y últimamente el robot Da Vinci, evitando cicatrices externas y lesiones de estructuras no afectadas por el tumor. “Con estas técnicas quirúrgicas, podemos curar el tumor teniendo todavía las tres armas de tratamiento al alcance, pues en general, una vez se utiliza la radioterapia, esta técnica ya no se puede volver a utilizar. En cuanto a la quimioterapia hoy existe un desarrollo de la inmunoterapia, que no se basa en destruir las células tumorales con quimioterápicos que también dañan las células sanas, sino que se basa en que sea el propio organismo el que controle dichas células tumorales. Ya estamos viendo respuestas espectaculares en tumores avanzados”, asegura el doctor Vendrell.

El Servicio de Otorrinolaringología del IVO es un referente en el ámbito nacional e internacional gracias a su experiencia y al uso de modernas técnicas diagnósticas y terapéuticas en el tratamiento de todo tipo de tumores de cabeza y cuello, desde los más sencillos a los más complejos. Al ser un hospital monográfico, el centro tiene una alta especialización en el soporte técnico y humano para el tratamiento de las enfermedades oncológicas, por lo que se tratan muchos casos complicados que puedan haber sido diagnosticados en otros centros. Los especialistas del IVO realizan, además, intervenciones en tumores cutáneos avanzados, así como todo tipo de reconstrucciones.

El IVO tiene una estrategia para el tratamiento y diagnóstico de los pacientes basada en un enfoque multidisciplinar y personalizado de cada caso a través de los llamados Comités de Tumores. “El proceso de toma de decisiones, lo realizamos en el comité de tumores de cabeza y cuello donde participan las distintas especialidades que pueden contribuir a solucionar el problema del paciente. Es un trabajo en equipo”, apunta el doctor Eduardo Ferrandis. Cada comité integra personal de otorrinolaringología, oncología médica, oncología radioterápica, radiodiagnóstico, medicina nuclear, anatomía patológica, biología molecular, dermatología, fisioterapia, psicología, enfermería y otros servicios. 

Experiencia en cirugía de rescate y cirugía reconstructiva

La cirugía de rescate es la que se realiza cuando han fracasado otros tratamientos empleados previamente, bien sea la radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia u otras cirugías. Recurrimos a la cirugía, conforme a criterios técnicos y pronósticos contemplados en protocolos de actuación. Siempre hay que analizar las circunstancias generales del paciente y las características concretas de la lesión. Cuando se considera que la opción quirúrgica es la más adecuada para el paciente se procede a su planificación y posterior realización”, explica el doctor Ferrandis. Estas cirugías son técnicamente más complicadas “y con mayor probabilidad de complicaciones debido a que los tejidos están castigados y modificados por los tratamientos aplicados”, indica el experto y añade, “ofrecemos a los pacientes con problemas oncológicos de otorrinolaringología una gran experiencia en reconstrucción, otro de los pilares fundamentales de la cirugía oncológica”. 

Entre las distintas opciones de tratamiento, destacan las reconstrucciones microvasculares, que han supuesto un gran avance para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Tal y como señala el doctor Ferrandis, “dentro de las muchas opciones reconstructivas de las que dispone el cirujano, hay que hacer una mención especial a los colgajos microvasculares que son porciones de distintos tipos de tejido, formas y tamaño que el cirujano puede seleccionar de zonas dadoras del propio paciente y que servirán para reparar los defectos presentes en dicho paciente. Cuando ocurren en el paciente oncológico suelen deberse a los defectos producidos durante la resección del tumor”. 

El nombre de microvascular se debe a que estos colgajos tienen unos vasos sanguíneos, vena y arteria que se unirán a otros vasos de la zona que recibirá dicho colgajo. Para realizar esta unión, que en cirugía se llama anastomosis, se necesitan sistemas de aumento de la visión como son los microscopios. “Estas opciones de reconstrucción microvascularizada, aunque técnicamente son más difíciles y exigentes suelen proporcionar mucha calidad reconstructiva, básicamente porque es la opción que permite emplear los tejidos más adecuados en los casos complejos”, concluye el doctor Ferrandis.

Esta nueva edición de las jornadas, que tuvo lugar el pasado 15 de noviembre en el Hotel Sercotel Sorolla Palace de Valencia y que reunió a 13 especialistas en este tipo de cáncer, estaba enfocada a profundizar en el conocimiento en los temas relacionados con la reconstrucción, el abordaje transoral y la inmunoterapia y contó con cuatro ponencias: Anatomía Quirúrgica en Oncología; Reconstrucción en Cabeza y Cuello en pacientes oncológicos; Abordaje Transoral; y Multidisciplinaridad en los Tumores de Cabeza y Cuello.

Noticias relacionadas

next