Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

panel de opinión

¿Habrá 'rally fin de año' en la bolsa española en este aciago 2020? Al habla con 11 financieros

16/11/2020 - 

De izquierda a derecha arriba: Antonio Aspas (Buy & Hold), Christian Dürr (Ética Patrimonios), Isabel Giménez (FEBF), Jesús Villegas (Renta 4 Banco), Jorge Pérez (Libertas 7) y Lourdes Martí (Aznar Patrimonio)Debajo siguiendo el mismo orden: Pilar Lloret (Nao SAM), Ricardo González (GPM), Vicente Carpio (Finest Portfolio Ideas), Víctor Peiro (GVC Gaesco) y Álex Gálvez (Talenta Gestión)

VALÈNCIA. Llegado este momento de un aciago ejercicio bursátil marcado, sin duda, por la crisis pandémica, analistas, operadores, gestores e inversores en particular tienen en mente el conocido como 'rally fin de año'... que buena falta hace. Y eso es precisamente lo que ha preguntado Valencia Plaza a once reputados financieros, con el fin de ofrecer a los lectores de este diario una mayor pluralidad de opiniones. 

Una recta final del año marcada por la resaca electoral en Estados Unidos tras la victoria de Joe Biden y, muy especialmente, por el anuncio de Pfizer de la tan esperada vacuna para acabar de una vez por todas con el virus. Aspectos que también ha puesto este diario sobre la mesa de los expertos consultados, cuyas respuestas son las siguientes:

Jesús Villegas, director de Renta 4 Banco en Castellón

-¿Espera (y por qué) un ‘rally fin de año’ en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
 
-Es cierto que el año ha sido muy complicado y que el famoso 'rally fin de año' podría ser un último aliciente para que el inversor que no haya obtenido resultados positivos este ejercicio pueda mejorarlos; pero los mercados van a una velocidad de vértigo y todo va a girar en torno a la vacuna contra el coronavirus en mayor medida, que en la subida de los mercados por el mero hecho de acabar el año. No me atrevo a dar una referencia en la que pueda acabar el Ibex 35 este año, pero no cabe duda que el hallazgo de la vacuna va a suponer un antes y un después en los mercados -tanto a corto como a largo plazo-, y va a provocar que los mercados acaben mucho mejor el año de lo que se esperaba hace tan solo una semana.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
 -Antes de la vacuna, el mundo estaba orientándose hacia una situación de mayor regulación en torno al movimiento de los ciudadanos. Menos consumo, más inestabilidad laboral y un reflejo de esa situación en los datos económicos de cualquier país de la OCDE atisbaban que el mundo no iba a ser el mismo... y que la crisis era muy grave. Afortunadamente, con la vacuna, los mercados respiran aliviados y nos encontramos en un punto de inflexión en el que sectores duramente afectados como el turístico, el bancario y el energético pueden haber visto ya niveles de cotización mínimos.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
 -Lo primordial que quieren los mercados es que no haya incertidumbre en el desenlace y parece que, tras el pataleo del antiguo presidente de los EE UU, el resultado es muy claro en favor del candidato demócrata. El ciudadano americano es consumista por naturaleza y lo que puede cambiar es que un sector sea más favorecido que otro -energías renovables e infraestructuras en detrimento de defensa y energías no renovables-, pero no la economía en su conjunto.

Isabel Giménez, directora general de la FEBF

-¿Espera (y por qué) un ‘rally fin de año’ en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
 
-El Ibex 35 puede tener un potencial alcista del 17%, aunque existen valores que ya lo han agotado como Iberdrola -en su máximo anual-, y Aena, Naturgy, Solaria, Meliá o Siemens Gamesa en valores altos. Hay otros como Telefónica -que tuvo su mínimo anual en otoño, no en marzo-, Indra, Almirall o ACS con recorrido al alza. Dentro del Ibex 35 existen sectores con ganas de subir como los turísticos o los bancarios, mientras que otros se muestran más cautos y permanecen al margen de los cantos de sirena norteamericanos como es el caso de Cellnex, Ebro Foods, Endesa, PharmaMar y Viscofán. En las próximas semanas Bankinter, Meliá, Amadeus, Merlin Properties e Inditex podrían subir con cierta consistencia al contar con más fortaleza en sus propuestas de valor; mientras que Repsol ya se está beneficiando de la subida del precio del petróleo.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
 -Los mercados descuentan futuro y las vacunas de Pfizer y BionNtech muestran una luz al final de túnel; por ello han hecho subir las bolsas mundiales y, en especial, el Ibex 35, duramente castigado desde marzo pasado. En un solo día la bolsa española tuvo un lunes de infarto -el 9 de noviembre- en el que se anotó su mejor jornada en diez años con un aumento del 8,6% rozando los 7.500 puntos con los valores turísticos (Amadeus, Aena, IAG y Meliá Hoteles) y bancarios (Bankinter, Banco Santander o Banco Sabadell) liderando la subida junto a Colonial o Repsol.

Pero las vacunas resuelven solo la mitad del problema de la crisis pandémica, ya que queda pendiente como tratar a todos los enfermos y como aplanar la curva en la segunda y tercera ola de rebrotes, según países. Además de ello, la crisis económica es una realidad, y en 2021 está previsto un repunte en la morosidad y dificultades para los bancos. Los inversores están siendo especialmente selectivos en este rally, y las vacunas han servido como detonante para efectuar la corrección desde valores growth (tecnológicos) hacia cotizadas value. Los ajustes de carteras siguen activos, y las subidas recientes han permitido recogidas de beneficios. Gracias a este rally, el Ibex 35 se mueve en zona de máximos desde junio, en los 7.700 puntos. Los inversores frenan e incluso revierten la gran rotación de las jornadas anteriores. La mayor normalización en los movimientos del Ibex 35 resalta de nuevo el atractivo de las 'utilities' donde valores como Iberdrola, Endesa y Red Eléctrica se cuelan entre los más firmes del principal índice bursátil español.

Por su parte, en los mercados de deuda pública la vacuna ha cambiado la perspectiva hacia el largo plazo y las expectativas de inflación. Las tasas negativas de interés del bund alemán -ancla europea- bajaron del 0,62% hasta el 0,48%, en mínimos de dos meses. En España, el interés del bono a diez años ha frenado sus subidas en torno al +0,2% con la prima de riesgo cercana a los 70 puntos básicos.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE.UU. y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
 -
Estas elecciones han mostrado la profunda división que impera en EE UU. Aunque haya ganado Biden, el aumento de votos conseguido por Trump -con respecto de las elecciones anteriores- muestra el avance del voto del miedo y el empobrecimiento de la clase media. Por lo que respecta a los mercados, en las semanas previas a las elecciones norteamericanas aumentó la volatilidad; mientras la rentabilidad de los bonos subió por las expectativas de aumento de impuestos de la victoria demócrata, con una caída histórica del bono del Tesoro a diez años.

Habitualmente, la rentabilidad de los bonos sube cuando los inversores esperan una recuperación económica e inflación en el futuro; estas condiciones podrían darse con un paquete de ayudas generosas por la covid-19. La recuperación de precios en el mercado de bonos de la semana pasada muestra continuidad para Estados Unidos; y es que aunque a partir de enero cambie el presidente norteamericano, las dos fuerzas que han guiado los mercados financieros en 2020 -como son la pandemia y la Reserva Federal (FED)- siguen inalteradas.

Los mercados norteamericanos han celebrado el final de las elecciones con subidas en los valores con apuestas sostenibles (energías renovables), y en los valores tecnológicos preocupan las novedades regulatorias anunciadas en China contra el monopolio de las plataformas digitales. La volatilidad y la incertidumbre han animado a algunos inversores institucionales a recoger beneficios y reajustar sus carteras hacia posiciones más prudentes. En este último trimestre, EE UU seguirá luchando contra la expansión del coronavirus y tratando de reducir los daños en su mercado laboral, así que la FED mantendrá los tipos de interés bajos y seguirá comprando bonos.

Jorge Pérez, director de Inversiones de Libertas 7

-¿Espera (y por qué) un ‘rally fin de año’ en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
 -
La combinación de abundante liquidez en el sistema, el papel de los bancos centrales y los estímulos en forma de políticas monetarias/fiscales, la situación de la pandemia, el avance en el desarrollo de vacunas y fármacos, la realidad económica unido a unas valoraciones muy heterogéneas según sectores y valores -en algunos casos puede que excesivamente castigados-, hacen muy difícil y poco fiable cualquier predicción a poco más de un mes vista. Todo ello configura un entorno de mercado cuyos movimientos responden más a factores coyunturales que a los fundamentales de las empresas.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
 -Pienso que a medio plazo (1-2 años), este va a ser uno de los principales, si no el más significativo, de los elementos condicionantes de la evolución de los mercados. La reacción de las bolsas frente al anuncio de la vacuna de Pfizer ha sido espectacular, pero conviene mantener los pies en el suelo. ¿Se ha derrotado a la covid-19?, ¿podemos relajarnos ya? Creo que estamos muy lejos de eso aun. La realidad es que según las previsiones del propio Gobierno, en España puede que se logre vacunar a unos 10 millones de personas hacia mediados de 2021, es decir, a 1 de cada 5 personas. ¿Y quién se va a vacunar?. La última encuesta del CIS refleja que el 43% de los españoles no estaría dispuesto a vacunarse frente al coronavirus, y sólo un 42% sí lo haría. Si a ello añadimos que la efectividad de la vacuna - siendo muy alta no es tampoco del 100%-, nos encontramos en un escenario en el que perfectamente puede que nos lleve 2 años conseguir un nivel de inmunidad significativo en el conjunto de la población desde el momento en que comiencen las vacunaciones. Eso sin entrar en consideraciones sobre el éxito y velocidad en la aplicación sistemática de la vacuna en el resto del mundo, incluido países emergentes. Durante todo ese tiempo, previsiblemente seguiremos con restricciones, mascarillas, repuntes, nuevas olas de contagios... con sus consecuencias económicas. Para acelerar el proceso será necesario contar además de con una vacuna segura y eficaz, con una campaña de concienciación sobre la necesidad de la vacunación y de no bajar la guardia en medidas de higiene.

Una cosa es la reacción de los mercados a la noticia de Pfizer, y otra la realidad que tenemos por delante. El cuarto trimestre de 2020 va a ser duro, así como el primero de 2021. Buena parte de los analistas macroeconómicos están revisando a peor la ya de por sí fuerte caída del PIB esperada en España en 2020 y la deseada recuperación en 2021. Los libros dicen que el mercado tiende a reflejar la realidad de la economía y las empresas antes o después, el panorama es todavía gris. 

A todo ello habrá que añadir el efecto que puedan tener las políticas económicas derivadas de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, basados en el incremento del gasto para acelerar el crecimiento económico en el corto plazo, pero que incrementan el déficit y el endeudamiento público, que acabará teniendo consecuencias después. El elemento más positivo lo tenemos en la oportunidad que tiene España a través de la recepción de los fondos europeos previstos para la ejecución de proyectos que sienten las bases para el crecimiento futuro.

Pese a todo lo anterior, y volviendo al principio, con los niveles de liquidez disponibles, las medidas de estímulo -y los múltiplos de valoración de los que partimos en algunos casos-, cualquier noticia positiva sobre la pandemia va a implicar subidas en los mercados. ¿Podemos tener un 2021 positivo en bolsa?, pues es posible.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
 -
El mercado -partiendo de los resultados de las encuestas- descontaba la llegada de una ‘marea azul’ y de un cambio tanto en la presidencia como en el Senado de los EE UU. Ello significaba la puesta en práctica de las políticas anunciadas por Biden, con fuertes subidas de impuestos y aumento del gasto, incluyendo la activación del ‘Green New Deal’. Los resultados electorales no han sido exactamente como vaticinaban las encuestas. Si finalmente se confirma el control del Senado por parte de los republicanos, la capacidad de la Administración Biden para realizar profundos cambios en el sistema se vería limitada. Por otro lado, una parte del consenso de analistas considera que Biden puede iniciar una nueva etapa de mayor aperturismo en las relaciones económicas internacionales en EE UU y lanzar mayores programas de estímulo.

Pilar Lloret, directora general de Nao Sustaianable Asset Management

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-En tan corto espacio de tiempo es imposible hacer una previsión de cómo puede ser el movimiento de los índices, ya que los mercados se ven más afectados por las noticias que tengamos en el día a día -sean o no al final más o menos trascendentes-, que por los fundamentales de las compañías y por su valoración. Lo que sí que pensamos es que el entorno va a permanecer convulso, y que vamos a seguir viendo volatilidad hasta que haya menos incertidumbre en cuanto a la disponibilidad efectiva de la vacuna, a una escala que permita volver a la normalidad. En este sentido, hay que tener en cuenta que, a pesar de los grandes avances presentados el pasado día 9 por Pfizer y los buenos resultados que está dando el ensayo de su vacuna, se trata de un medicamento que está aún en una etapa intermedia dentro de la fase III y que tras su aprobación, el siguiente escollo sería la limitación que impone la logística; no parece, por lo tanto, que esto se vaya a solucionar antes de mediados de 2021.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Desde luego la vacuna es uno de los aspectos más importantes, ya que es el que está lastrando la economía y lo va a seguir haciendo hasta que las medidas de limitación de movimientos y confinamiento desaparezcan. Se trata de un factor que se vio en principio como un aspecto coyuntural, pero que puede causar importantes efectos negativos de 'segunda ronda' derivados de cierres de empresas, aumento de paro, deterioro de las cuentas públicas..., en economías como la española donde además existe una gran dependencia del sector servicios, pudiendo dar lugar a una recuperación más lenta.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-En términos cuantitativos, el estímulo fiscal que ponga en marcha Biden probablemente no sea muy distinto al que pudiera hacer Trump. Sin embargo, la estrategia que ha llevado a cabo este último en sus años de mandato no parece sostenible desde el punto de vista económico ni geopolítico; las guerras comerciales no suelen acabar bien y parece que los mercados ven mejor la postura de Biden al respecto. Otra cuestión es que éste ha conseguido un buen resultado y eso siempre da confianza aunque en el momento en que escribimos estas líneas aún no tiene asegurado el Senado y esto puede restarle mucha fuerza a la hora de implantar medidas). Por ello, la fuerte reacción del mercado europeo el pasado lunes 9 de noviembre, tras saberse definitivamente que Biden había ganado las elecciones, obviamente es lógica ya que se va a beneficiar en gran parte de la marcha atrás del nuevo Gobierno estadounidense en políticas intervencionistas y guerras comerciales. Los mercados asiáticos también se van a ver beneficiados de una posición más negociadora y amistosa por parte de Estados Unidos. También lo van a hacer los sectores ligados a nuevas energías o eficiencia energética, impulsadas claramente por los demócratas.

No obstante, no hay que olvidar, el optimismo de los días posteriores a las elecciones americanas en las bolsas se debió en una gran parte también al anuncio de los buenos resultados de la vacuna de Pfizer, que dio lugar a una fuerte recuperación de las compañías más sobrevendidas y baratas en detrimento de aquellas que más han subido, produciéndose una gran rotación entre sectores.

Lourdes Martí, asesora en Aznar Patrimonio

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-Hasta finales de octubre, tres eran los conductores de todos los movimientos que se producían en los mercados financieros: conocer el desenlace de las elecciones americanas, la llegada de la posible vacuna para inmunizarnos de este letal virus y los posibles estímulos monetarios por parte de los bancos centrales. El lunes 9 de noviembre disfrutamos de una gran euforia en las bolsas al conocer, a través de la nota de prensa de Pfizer, la alta efectividad de su vacuna (hasta la fecha) junto con el resultado de las elecciones americanas. Esto hizo cambiar la tendencia de las bolsas a nivel general y en particular la del Ibex 35, recuperando la cota psicológica de los 7.000 puntos. Ahora solo nos queda conocer los posibles estímulos por parte de los bancos centrales en su reunión de diciembre: si se amplían los estímulos -y en el caso español la banca se ve beneficiada-, podríamos seguir asistiendo a la fiesta alcista, sobre todo en la plaza española, ya que sus movimientos dependen sobre todo, de este sector. Por lo que tendremos que esperar a esa fecha para poder tener una expectativa más clara sobre el Ibex 35.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Sin duda, este es el tema que va más va a seguir incidiendo y mucho en los mercados financieros. Es muy probable que parte de esos movimientos ya se hayan descontado, pero la confirmación de la llegada de la vacuna real a la población marcará un antes y un después en esta pesadilla donde todos estamos amenazados por un enemigo invisible, que nos ha obligado a hacer cambios a nivel social y laboral. El hecho de confirmar la eficacia de una vacuna será el mejor indicador de esa ansiada vuelta a la normalidad y, como siempre, los mercados lo anticiparán en sus movimientos. En cualquier caso, lo más importante es ser fiel a la estrategia fijada para el largo plazo, servirnos de este tipo de eventos únicamente para implementar oportunidades de inversión, no dejarnos llevar por los movimientos especulativos y tener sangre fría y proyección de futuro a la hora de tomar decisiones que puedan marcar el rumbo de nuestras inversiones.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Desde el punto de vista global, nuestra valoración sobre la victoria de los demócratas es muy positiva porque esperamos, entre otras cosas, que se produzca una mejora en las relaciones internacionales que finalmente se pueda traducir en un menor aislacionismo por parte de EE UU, así como la posibilidad de ponerle fin a la guerra comercial que el presidente republicano inició y que tanto ha penalizado al resto del mundo. Quizá, la gestión económica de Trump haya tenido efectos positivos en el corto plazo y de manera puntual, pero sin duda durante estos cuatro años ha creado miedo y división, y esto le ha pasado factura en estas elecciones en las que hemos visto un voto reactivo por parte de todos sus detractores. La más que probable suavización de las políticas basadas en barreras arancelarias (inflacionistas por naturaleza) y el volver a permitir los flujos migratorios que tanto crecimiento han aportado históricamente a la economía norteamericana tendrá un beneficio para la economía estadounidense en el medio plazo, que los mercados ya han empezado a descontar.

Ricardo González, gestor de GPM

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-Los tramos finales de año suelen ser históricamente alcistas en las bolsas, no solo en la española sino en el mundo. En la era moderna, los meses de noviembre y diciembre son los que estadísticamente tienen más probabilidades de cerrar con alzas el año con el tradicional 'rally fin de año', que va desde el día de Todos los Santos (Halloween para los americanos) hasta el fin de ejercicio. Dicho esto, y a pesar de las alzas de las últimas jornadas, cabe destacar que el Ibex 35 sigue siendo un índice débil a medio plazo, por lo que el escenario más probable es que el mercado español lo haga peor que otros mercados más fuertes (como los americanos) en la recta final de este 2020.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Está claro que las noticias del virus -al igual que el resultado electoral estadounidense- generan volatilidad a corto plazo, tanto al alza como a la baja. Ahora bien, a medio plazo se imponen las tendencias de los flujos monetarios y en este aspecto, con una renta fija que sigue ofreciendo rentabilidades tan poco atractivas, lo más probable es que el dinero siga viéndose 'forzado' a fluir hacia la renta variable en busca de rentabilidad.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Aunque siempre existe un gran debate con respecto al presidente que puede resultar más favorable para el mercado de valores, a la vista de los datos históricos este debate no existe; sobre una base histórica y estrictamente estadística alejada de ideologías políticas, no hay duda de que los presidentes demócratas son mejores para el mercado de valores que los presidentes republicanos. Este es un hecho histórico que traté detenidamente antes de las elecciones en mi tribuna de Valencia Plaza. Por este motivo no me ha sorprendido la reacción alcista de Wall Street. A medio plazo la clave va a seguir estando en la política de los bancos centrales. Mientras las medidas de estímulo persistan será difícil que veamos retrocesos de gran calado en los mercados americanos.

Antonio Aspas, cofundador de Buy & Hold

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex  5 al cierre del presente ejercicio?
-La noticia sobre la efectividad de la vacuna de Pfizer ha supuesto un enorme impulso para la cotización de los valores más castigados por la pandemia como son los relacionados con el turismo, comercio, inmobiliario y financiero. Ya hace dos semanas, el director de Investigación de AstraZeneca comentó que a finales de año habría varias vacunas aprobadas, lo que supuso que estos sectores tuvieran una buena evolución; pero es que el nivel de efectividad superior al 90% anunciado por Pfizer es mucho mejor a lo esperado y puede suponer la práctica desaparición del coronavirus en un par de años, al igual que ocurrió con el sarampión o la viruela. Estos sectores mencionados tienen un fuerte peso en el Ibex 35, y al igual que este fuerte peso supuso un enorme castigo para el índice español por la pandemia, la aparición de una vacuna proporciona una luz al final del túnel para estos sectores, que pueden empezar a recuperar la normalidad antes del verano y como sabemos la bolsa se adelanta a los hechos y ya esta empezando a descontar esta mejora en beneficios para 2021 y 2022. De aquí a final de año, el Ibex 35 podría recuperar un 10% más.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Como hemos podido comprobar en los últimos meses, el mercado es muy sensible -para bien y para mal- a las noticias sobre las vacunas. Sin duda, el mercado va a reaccionar a las noticias sobre la efectividad, aprobación, fecha de lanzamiento al mercado, capacidad de producción y a los posibles efectos secundarios.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Durante los días previos a las elecciones, los expertos coincidían -y yo entre ellos- que el peor escenario posible para la bolsa sería un resultado muy ajustado que retrasase saber quién sería el nuevo presidente, impidiendo tomar nuevas medidas de estímulo a la economía, lo que llevaría a fuertes caídas de las bolsas. Pues bien, el miércoles 4 por la mañana las bolsas europeas despertaron con los resultados más ajustados de la historia, y con la victoria decantándose por momentos entre uno y otro candidato. A pesar de ello, la bolsa empezó a repuntar desde el primer momento, acabando con una de las mayores subidas del año, seguida al día siguiente por nuevas alzas. Esto los que nos muestra es la enorme liquidez que existe en el sistema, que únicamente estaba esperando a conocer el resultado para invertir… fuese el que fuese.

Christian Dürr, socio director de Ética Patrimonios EAF

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-La bolsa española es una de las más castigadas este 2020 y su potencial alcista, por tanto, es mayor en caso de mejores perspectivas para el entorno económico hasta final de año. No es descartable que el 'rally fin de año' se esté adelantando a estos días de noviembre, con motivo del cambio presidencial en EE UU y la vacuna prometedora de Pfizer. No esperamos un comportamiento lineal sino bastante irregular, a falta de la demanda foránea, que prefiere esperar a que se ilumine el horizonte. En este sentido, consideramos que superar a cierre de año la marca de los 8.000 puntos sería un pequeño éxito para el Ibex 35; pero para franquearla necesitamos un brusco cambio de perspectiva económica para el país, lo que resulta complicado mientras siga propagándose el virus sin solución a la vista.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Como se observó el pasado 9 de noviembre, cualquier noticia positiva relacionada con vacunas del coronavirus en su última fase de ensayo -o en aprobación definitiva- puede hacer rebotar a los mercados en pocas horas. Este tipo de noticias tiene un efecto psicológico en el sentimiento de los inversores porque -en primer lugar- se orientan por los fundamentales, que son los que mueven a los mercados en sus respectivos ciclos. Evidentemente dar con la tecla de la vacuna está ligado a una vuelta a la normalidad y esto, indirectamente, mejorará la productividad y el crecimiento económico; unos aspectos que sí entran en la valoración fundamental de los inversores y pueden hacer mover a los mercados al alza.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-El resultado electoral es mucho más ajustado de lo que se pronosticaba y deja al país partido en dos bandos, por lo que se necesitará una presidencia que sepa integrar. Las bolsas celebraron el cambio de una presidencia hostil a una más diplomática. Este ímpetu probablemente se irá relajando con el paso de los días, debido a que los legados demócratas suelen ser de mayor regulación y menos 'mercado libre', que era la máxima de Trump y que ayudó a plasmar un buen recorrido bursátil en los últimos 4 años. El primer tramo bursátil de la 'era Biden' probablemente se aprovechará de las maniobras de los bancos centrales, que con sus políticas expansivas darán soporte a los mercados financieros durante los próximos meses.

Vicente Carpio, cofundador de Finest Portfolio Ideas

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-No esperamos rally alguno. El Ibex 35 sigue siendo un índice vulnerable con empresas que no están en vanguardia. Al dinero no le interesan los bancos ni las petroleras, le interesa la robótica, la inteligencia artificial o la biotecnología. Unossectores que no han encontrado techo y se desarrollan en países que no se encuentran con tantas trabas burocráticas. Por eso, todo lo negativos que estamos en España lo estamos de positivos en otras bolsas.

La aparición de algún estímulo exógeno puede ayudarle temporalmente a salir de mínimos pero el escenario no cambia. Seguimos confinados, destruyendo empleo, persiguiendo a las empresas, endeudados y con un panorama institucional y sanitario muy feo. A medio plazo, no cambiamos nuestro análisis de meses atrás y es fácil que veamos al Ibex 35 atascado en los 7.000 puntos.  

-¿Hasta qué puntos los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Por supuesto que es el motor que mueve el mercado, pero pasarán años hasta que podamos decir que hemos vencido al virus, habrá rebrotes, mutaciones del mismo… volatilidad pero rentabilidad a largo plazo. La bolsa funciona por expectativas, en situaciones críticas como la que nos toca vivir le da mucho peso a las malas noticias y poco a las buenas, pero las buenas noticias también existen y cuando aparecen (vacuna), el efecto alcista es brutal.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Creo que el 'efecto Trump' ya estaba finiquitado. Hacen falta nuevos estímulos que muevan al mercado y no me refiero a los económicos. Un tono no tan beligerante ni agresivo, más conciliador, quizás no sea tan positivo para la bolsa americana pero sí para la europea o la de los países latinoamericanos -o resto de emergentes-, que han sufrido mucho. Lo bueno es que en Estados Unidos se concentran las compañías en las que el dinero quiere estar, gobierne quien gobierne.

Álex Gálvez, director de Inversiones de Talenta Gestión

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-Mientras la vacuna de Pfizer siga desarrollándose con éxito y no se de un confinamiento domiciliario total en España, el potencial alcista del Ibex 35 es notable. El importante peso de los valores financieros y cíclicos dentro del selectivo han supuesto un sobrecastigo para la gran mayoría de cotizaciones. Los resultados empresariales no van a ser buenos en 2020 y seguramente tampoco en 2021. Una vacuna eficaz permitiría a los valores cíclicos volver a la 'vieja normalidad' haciendo nuevamente viable su actividad. Esto se traduciría en mejores proyecciones a medio plazo con una repercusión directa en las cotizaciones, más aún si tenemos en cuenta los precios tan sumamente bajos de muchas compañías.           

A todo lo anterior hay que sumar las nuevas medidas monetarias que anunciará el BCE en diciembre. Los estímulos que vienen implementando los bancos centrales explican en gran parte las alzas en las bolsas durante los últimos años. Adicionalmente, el último trimestre suele ser estacionalmente alcista para los mercados.

Si introducimos en la coctelera los siguientes factores…

  • La vacuna de Pfizer mantiene su eficacia.
  • No se dan confinamientos domiciliarios severos.
  • Valores en el Ibex-35 enormemente castigados en precio.
  • Posible nuevo paquete de estímulos monetarios por parte del BCE.
  • Periodo estacionalmente alcista para las bolsas.

… podríamos llegar a ver al Ibex-35 alrededor de los 8.500 puntos.

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Consideramos que este es el principal driver para explicar la evolución del mercado durante los próximos meses. Tal y como hemos comprobado tras el anuncio de Pfizer citando la elevada efectividad de su vacuna, los mercados se muestran extremadamente sensibles a este tipo de noticias.

Consideramos tres escenarios clave a seguir respecto a la posible vacuna del coronavirus:

  • Positivo: Alguna de las otras farmacéuticas que están desarrollando la vacuna consiguen buenos resultados en ensayos avanzados.
  • Positivo: La vacuna de Pfizer obtiene la aprobación de las autoridades sanitarias y se comienza a suministrar lo que permite conocer un calendario de vacunaciones global.
  • Negativo: La vacuna de Pfizer no sale adelante sin que haya alternativas.

Los movimientos que pueden darse, sea cual sea el escenario final, van a provocar movimientos bruscos en las bolsas. Tal y como hemos visto recientemente, eventos geopolíticos importantes (elecciones estadounidenses o un posible Brexit desordenado) quedan eclipsados ante la esperanza de una vacuna contra el virus.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Tradicionalmente, el comportamiento de Wall Street tras las elecciones suele ser muy diferente a lo pronosticado por los analistas. La victoria ajustada de Biden y la posible impugnación del resultado por parte de Trump era el peor escenario imaginable y las bolsas reaccionaron con ascensos. El principal motivo lo encontraríamos en que el Senado va estar dominado por el Partido Republicano. El Senado norteamericano tiene poder de veto real sobre las leyes que se quieran promover, lo que dificulta enormemente que Biden pueda llevar a cabo su programa de reformas. Esto alejaría la posibilidad de impuestos elevados para empresas o medidas fiscales especiales para el sector tecnológico, algo que temía Wall Street.

La lectura que hacen los inversores es que Biden no va a poder perjudicar fiscalmente a las compañías -y que además va a reducir las tensiones geopolíticas con China y el resto del mundo-, lo que se puede calificar como un escenario positivo. Además, lo que las bolsas quieren son nuevos estímulos, tanto monetarios como fiscales. Estos van a llegar indistintamente de quien sea el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Se estima que el nuevo programa de ayudas por parte del Tesoro llegue en el corto plazo, mientras que la Reserva Federal sigue teniendo las puertas abiertas a incrementar su programa de estímulos monetarios en caso de que sea necesario.

Víctor Peiro, director de Análisis de GVC Gaesco

-¿Espera (y por qué) un 'rally fin de año' en la bolsa española tras este nefasto 2020? ¿Dónde sitúa el Ibex 35 al cierre del presente ejercicio?
-Sí espero un rally debido a que van a proliferar las noticias de avances en las vacunas y porque pasado casi un año desde que se inició la pandemia, el efecto negativo en las empresas ya ha sido descontado por el mercado. Las bolsas anticipan unos 6-7 meses los eventos macro, por lo que si el escenario central es que a mediados de 2021 la situación este controlada, es lógico que el mercado reacciones positivamente.

Con la volatilidad (esta vez al alza) que hay, con una subida del 15% en cuatro días -y sin la bola de cristal a mano, sonríe- es complicado dar una cifra exacta de cierre del Ibex 35, pero creo que estará entre los 8.500 y 9.000 puntos

-¿Hasta qué punto los mercados se van a mover en función de dar con la tecla de la vacuna de la covid-19?
-Como hemos visto con el anuncio de Pfizer, el impacto de avances adicionales en las vacunas y medicinas contra el coronavirus va a ser recibido con mucha euforia por los mercados; y por ello creemos que las noticias adicionales que vamos a ir teniendo en ese sentido van a permitir que durante los próximos meses se vaya recuperando el terreno perdido en la primera mitad de este ejercicio. No vemos descabellado que a mediados de 2021 estemos cotizando con el Ibex 35 por encima de los 9.500 puntos en los que estaba en enero de este año.

-¿Cómo valora el resultado electoral en EE UU y por qué Wall Street ha celebrado con nuevos máximos históricos si con Trump no le ha ido nada mal?
-Ni siquiera se sabe el resultado definitivo, pero se demuestra que dentro de un cierto arco político para las bolsas el resultado es indiferente. Las opciones políticas de los países consolidados suponen en la práctica pocas diferencias económicas y se centran más en la ideología, que a corto plazo tiene menos peso en el devenir económico. Sobre todo con los poderes en el Senado y Congreso más equilibrados, que previenen de movimientos radicales en impuestos y regulación. En realidad. al mercado lo que le interesa es estabilidad política y que la FED siga aportando un fuerte respaldo a la economía.

Noticias relacionadas

next