Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 26 de septiembre y se habla de 5g PLAZA MOTOR EDUCACIÓN coronavirus #CORONAVIRUS

Estaría en peligro hasta la Segunda B-Pro para la 2021/22

La RFEF puede resolver este lunes que la Liga en Segunda B no arranque hasta el año que viene

8/08/2020 - 

ALICANTE. Los rebrotes están ahí y el fútbol no escapa a los mismos. En pleno debate sobre si España está sufriendo o no una nueva ola de la pandemia de Covid-19, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha citado este lunes (13 horas) a los presidentes de las Federaciones Territoriales a una reunión en la que abordar un aplazamiento del curso liguero 2020/21 en el fútbol aficionado de ámbito estatal y, más concretamente, en la Segunda B y Tercera División masculinas y en la Primera y Segunda División femeninas.

Lo sucedido en los vestuarios del Fuenlabrada (sujeto a un protocolo anti-Covid mucho más exigente) y el Lorca o lo ocurrido con el Portugalete-Sestao y la repesca del ascenso a Segunda B (un entuerto que sigue pendiente de resolverse) ha terminado por encender todas las alarmas en Las Rozas

A primera hora de la tarde del viernes, la RFEF emplazaba públicamente a las territoriales a una reunión el próximo lunes. Lo hacía por medio de una nota informativa en la que invitaba a "una reflexión conjunta sobre la procedencia de iniciar la nueva temporada deportiva con unas garantías sanitarias y jurídicas suficientes para todos los deportistas, clubes y federaciones, dado que en estos momentos las condiciones han cambiado en relación con lo previsto en las semanas anteriores" teniendo en cuenta "la evolución de la situación pandémica".

Se confirmaba así el runrún que circulaba durante la semana sobre la convocatoria inminente de un cónclave para decidir qué hacer con la próxima temporada en el fútbol no profesional: teniendo en cuenta los motivos que llevaron a la RFEF a cancelar la Liga 2019/20 en el mismo y que la situación epidemiológica dista de ser la ideal, parece más que justificado que haya un retraso y/o modificación de un calendario que tampoco estaba nada claro, pues si bien los órganos de la RFEF trabajaban con una propuesta que contemplaba el inicio del curso el fin de semana del 26 y 27 de septiembre (así se lo hicieron saber a los clubes de Segunda B hace dos semanas), la realidad es que a nadie le escapaba en Las Rozas que esa era una previsión más que optimista (de hecho el plazo para inscribir futbolistas no tiene fecha de finalización).

En mayo se decidió que el fútbol aficionado no volviera (salvo para jugar 'play-off' exprés de ascenso) ante la imposibilidad de garantizar la seguridad sanitaria de los agentes implicados, entre otras razones por la falta de dinero de los clubes para implementar las medidas de seguridad que se reclaman por las autoridades, pero también el problema económico que suponía prolongar el curso hasta el verano para jugar sin público. 

Si respecto a lo primero hemos visto que aún poniéndose en marcha las medidas de control que exigen a día de hoy las autoridades (el protocolo del Consejo Superior de Deportes que es más laxo que el de la Liga de Fútbol Profesional que tampoco ha resultado efectivo) la competición se ha visto seriamente alterada (la repesca de ascenso a Segunda B sigue pendiente), la situación económica no solo no ha mejorado: se paró la sangría salarial al extinguirse muchos contratos (al darse por concluida la temporada) y suspenderse otros (por medio de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo), pero ni los patrocinadores van a volver a corto plazo ni mucho menos el público a las gradas lo que reduce a la mínima expresión las fuentes de ingresos de los clubes (en Segunda B, la inmensa mayoría de ellos con plantillas no solo profesionales, es que en muchos casos sus nóminas no tienen mucho que envidiar a las de Segunda A).   

Enero de 2021 y Segunda B-Pro

Miguel Galán, presidente de la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol de España (también candidato a la presidencia de la Territorial Madrileña) y varios clubes andaluces y murcianos apuntaban ya el viernes a que el lunes estará sobre la mesa que la Segunda B no vuelva hasta enero de 2021. Desde la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana o el Hércules apuestan por ser más prudentes, pero reconocen que la situación no invita a ser optimistas. La Nucía y el Racing de Santader, por su parte, anunciaban este sábado que suspendían el inicio de la pretemporada que tenía fijado precisamente el este lunes, el día de una reunión a la que el sindicato mayoritario, la Asociación de Futbolistas Españoles, reclama poder asistir "al afectar las decisiones a sus afiliados".

En función de lo que se retrase el inicio de la Liga 2020/21 en Segunda B, su formato puede ser todavía más abreviado de lo previsto, especialmente si se quiere que la Segunda B-Pro funcione en la 2021/22. Así que ahora mismo no se puede descartar tampoco que la 2020/21 sea de transición pero no hacia una Segunda B-Pro en la 2021/22. El debate será animado y las consecuencias duras con independencia de lo que se decida.

Noticias relacionadas

next