Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La UCO incluye en la trama a un empresario de Ibiza que ocultó fondos para alquilar barcos y aviones a Zaplana

30/07/2020 - 

VALÈNCIA. (EP) La presunta trama de Erial incluye entre sus protagonistas, según la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), a un empresario detenido en Ibiza acusado de ocultar fondos ilícitos para alquilar embarcaciones y avionetas para el disfrute del expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro con el PP, Eduardo Zaplana.

Así se desprende de la documentación que obra en la pieza secreta del caso Erial, que se instruye en el Juzgado de Instrucción número 8 de València, y está relacionado con presuntas irregularidades en adjudicaciones de las ITV y del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana a cambio de comisiones. En el centro de la trama se sitúa a Zaplana.

 De la pieza que ha estado declarada secreta durante un mes se desprenden nuevos nombres que supuestamente colaboraron con el fraude y el blanqueo. Se trataría del exconseller de Industria con Zaplana, Fernando Castelló, su mujer y su hija, en relación con una comisión de 151.000 euros con la que se sufragó la compra de coches de alta gama y los estudios de la joven; el peluquero de Zaplana por supuestamente ayudar a blanquear fondos a través de sociedades en las que participaba; y otro empresario detenido en Ibiza.

Este último también está acusado de un delito de blanqueo de capitales y de otro de falsedad documental, según le informó la jueza tras ser detenido y darle la oportunidad de declarar, algo a lo que se negó, tal y como se desprende de la documentación a la que ha tenido acceso Europa Press.

 El papel que jugó este empresario también fue "clave" para colaborar con la trama, mantiene Anticorrupción y la propia UCO tras la diversa documentación intervenida en registros domiciliarios y empresariales. "Participó activamente en la ocultación y transformación de los bienes ilícitamente adquiridos, permitiendo el disfrute e inversión de los mismos por parte de Zaplana y la estructura criminal creada", advierte el fiscal.

 Anticorrupción apunta cuatro indicios contra este empresarios. El primero, el pago en el año 2009 de 2,2 millones de euros a la sociedad holandesa Natland por parte de Nuevo Sol Granadella, vinculada a él, por concepto de una supuesta actividad de consultaría "inexistente". Así, los "ficticios" pagos de asesoría se han convertido en uno de los mecanismos "más habituales" utilizados en los delitos asociados con la corrupción para justificar formalmente el trasvase de dinero.

Precisamente la sociedad Natland, según el fiscal, está vinculada a Zaplana, dado que fue la destinataria del dinero que tenía en Luxemburgo cuando decidió cambiar de gestor financiero. Se llegó en este caso a un incidente concursal que finalmente fue resuelto con el abono por parte de Natland de 860.000 euros a la masa de acreedores. En esta negociación participó "activamente" Zaplana y su secretaria, Mitsouko.

Otro indicio: la participación del empresario en el aprovechamiento de las ganancias de Zaplana en los años 2009 y 2010 por un importe de algo más de 210.000 euros para el alquiler de dos embarcaciones de recreo para que las disfrutara el 'expresident' con sus amigos. El abono se hizo desde una sociedad de este empresario.

Además, precisamente desde esa misma sociedad se desviaron en los mismos años 50.000 y 25.000 euros a una entidad de Zaplana por trabajos de consultoría que "no serían realizados".

La embarcación de recreo

El tercer cargo contra el empresario sería la utilización de otras dos sociedades para ocultar que Zaplana adquirió una embarcación de recreo atracada en el puerto de Marina Greenwich, "donde se adquieren dos áticos, ocultando también el origen de parte del dinero y su titularidad".

Por último, se ha hallado entre los años 2007 y 2010 diferentes pagos por parte del empresario para el alquiler de avionetas que fueron utilizadas por Zaplana, "de tal forma que nuevamente se habría utilizado su entorno empresarial para ocultar los fondos ilícitos empleados para dichos alquileres", apostilla el fiscal.

En definitiva, concluye la UCO: "Constan evidencias en la causa de las que se desprende que, a través de operativas, --el investigado-- habría abonado en beneficio de Eduardo Zaplana el alquiler de diversas embarcaciones, gastos varios en relación a las mismas o el alquiler de vuelos privados; entre otras".

Noticias relacionadas

next