X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La CEV señala que las políticas que hay son "insuficientes"

La conciliación mejora 5,4 puntos respecto a niveles precrisis pero la percepción ciudadana es que empeora

6/11/2019 - 

VALÈNCIA (EP). El estado de la conciliación en España ha experimentado una mejora de 3,2 puntos entre los años 2015 y 2017, una cifra que se eleva a los 5,4 puntos si se compara con niveles precios a la crisis económica. Sin embargo, la percepción de la ciudadanía va en dirección contraria, y mientras los datos marcan una tendencia al alza, la sociedad siente que la conciliación ha empeorado 23,2 puntos desde 2008, y 10,6 puntos en los últimos años.

Así se refleja en el 'Barómetro de la Conciliación en España-Índice efr', un estudio realizado para conocer y evaluar el estado de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en nuestro país, elaborado por la en La Fundación Másfamilia en colaboración con Cepsa, que ha sido presentado este miércoles por el director de la iniciativa efr de la Fundación Másfamilia, Roberto Martínez, junto al presidente de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV), Salvador Navarro, en cuya sede se ha dado a conocer.

De acuerdo con los datos del barómetro-índice efr, las mejoras se producen tanto en el ámbito social (+4,3 puntos), como en el empresarial (+2 puntos), tras analizar hasta 91 indicadores, --cada uno formado por varios supraindicadores--. De ellos, se observa que 50 han mejorado, 16 se han mantenido igual respecto al anterior barómetro y 34 han empeorado.

En la parte social se produce un crecimiento significativo en todos los indicadores, siendo muy destacable el de igualdad de oportunidades, con una mejora de más de 12 puntos, --aunque las mujeres dedican todavía un 55% más de tiempo que los hombres a tareas domésticas--, seguido del indicador de la economía y el empleo (+5,7 puntos).

El de salud pública también crece 5 puntos, pero Martínez ha llamado la atención a "riesgos" como son el empeoramiento en el tiempo dedicado a actividades de ocio, que cae un 18%, o el aumento del consumo de ansiolíticos, antidepresivos y opioides que toman ya 7 de cada 100 personas. Y es que la ansiedad es una enfermedad que afecta ya a 2,7 millones de españoles y supone 23.000 millones de euros, el 2,2% del PIB, ha alertado.

El indicador de natalidad y demografía asciende 3 puntos y el de la familia 1,6 puntos, pero el referente a la infancia, que abarca problemas como el bulliyng, empeora -1,3 puntos.

En el ecosistema empresarial, también se producen mejoras, aunque no tan significativas como en la edición anterior. Se observa un crecimiento en indicadores como diversidad laboral de 5,9 puntos, gestión de la conciliación (+5,5 puntos) y calidad laboral (+2,3 puntos). Sin embargo, retroceden ligeramente otros como RSE (-,1,2 puntos) reputación corporativa (-1 punto) o competitividad y productividad (-1,2 puntos).

A pesar de que el análisis global de los indicadores sociales y empresariales revela un resultado positivo, la percepción de la ciudadanía con respecto a la evolución de la conciliación en España durante el período 2015-2017 continúa siendo negativa y empeora en esta edición más de 20 puntos.

Según el director de Fundación Másfamila, Roberto Martínez, "la conciliación sufrió un serio varapalo con la crisis, especialmente en lo referente al mercado de trabajo, pero en la edición 2018 mejoramos el nivel de partida. Estamos en la senda adecuada, por tanto, el mensaje debe ser positivo y optimista. No será fácil, nos aguardan desafíos importantes, pero en esto tenemos que estar siempre juntos".

La conciliación tiene una "afección múltiple", ha advertido Martínez, por lo que ha llamado a los Gobiernos ha desarrollar un estado de bienestar "en paralelo" y ha animado a las empresas a dar "un paso adelante" a la hora de implantar medidas que la favorezcan y a dar más "flexibilidad". A su entender, los "retos" de futuro requieren "confianza" en los equipos de trabajo e incorporar el "DATA" a la hora de elaborar soluciones.

Una responsabilidad compartida

Desde la CEV, su presidente Salvador Navarro, ha compartido la "necesidad" de desarrollar acciones para mejorar la calidad de vida y bienestar de las familias a través de la conciliación de la vida personal y laboral.

"Somos conscientes de que cuando hablamos de conciliar muchas de la miradas se dirigen a la parte empresarial, sin embargo estamos ante un objetivo que no solo es empresarial, es de interés general, en el que debemos de trabajar de forma conjunta y cuya responsabilidad no puede recaer exclusivamente sobre las empresas, esta es una cuestión de sociedad", ha puntualizado.

Según Navarro, "la incorporación de la mujer al mundo laboral ha provocado profundos cambios en los modelos de organización a los que la sociedad, y no solo las empresas, no han sabido dar respuesta", por lo que ha instado a "buscar fórmulas para contar con estructuras y servicios que posibiliten un óptimo nivel de conciliación y al mismo tiempo permitan mantener y fomentar la necesaria participación y promoción laboral, tanto de hombres como de mujeres".

Según algunos estudios, ha señalado, "las medidas de conciliación más utilizadas actualmente podrían genera efectos ralentizadores del desarrollo profesional, podrían afectar a la promoción en el trabajo, a los períodos de cotización y por tanto al propio sistema de la Seguridad Social", dado que "las políticas públicas existentes también resultan insuficientes para alcanzar un nivel óptimo de conciliación".

"Corresponde por tanto también a las administraciones públicas fomentar la corresponsabilidad en el ámbito doméstico y de cuidados de la familia, garantizar sistemas de apoyo a las familias para atender al cuidado de los niños y dependientes o aprobar ayudas, beneficios e incentivos para familias o empresas que concilien", ha reivindicado.

Por su parte, "las empresas pueden y deben hacer mucho en materia de conciliación pero la responsabilidad es compartida. No podremos avanzar sin la colaboración de la Administración Pública, los trabajadores, las familias, el sistema educativo, la sociedad en su conjunto y por supuesto, las empresas", ha concluido.

Noticias relacionadas

next