Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La probable marcha de Dalmau al Consell abre el abanico de síndics de Podem en Les Corts

3/05/2019 - 

VALÈNCIA. En 2015, cuando se firmó el Pacto del Botánico entre PSPV, Compromís y Podem, la formación morada rehusó entrar a formar parte del Ejecutivo valenciano. Una decisión que arrastraron a lo largo de la legislatura -muchas iniciativas que propusieron en Les Corts no consiguieron salir adelante-, que derivó también en que su protagonismo y visibilidad fuera menor a la de sus socios y que ahora no tienen intención de repetir. 

Con la experiencia del pasado y con una importante renovación del grupo parlamentario, Podem quiere "sentarse en la mesa donde se toman las decisiones" -en palabras de Dalmau-, entrar en el Consell. Incluso, ya se aventuran a proponer que algunas áreas tengan una conselleria propia como "Feminismo y LGTBI" o Turismo, entre otras. 

El paso adelante de formar parte del Ejecutivo sería significativo para un grupo parlamentario que ha obtenido ocho escaños en la cámara valenciana y que además tiene establecido en sus estatutos -los de Podemos, que no los de Izquierda Unida- que cada persona solo puede ocupar un cargo. 

Foto: EVA MAÑEZ

Con esta premisa, conviene recordar que el candidato de Unides Podem (UP) a la Presidencia de la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, se presentó a las primarias de los morados con el objetivo de lograr la jefatura del Consell, pero no para formar parte del cuerpo de lista de la candidatura de UP. Es decir, sólo se presentó para la Presidencia del Gobierno valenciano, pero no para ser diputado. Una maniobra de la que se desprende que Dalmau tiene intención de ostentar algún cargo en el futuro Ejecutivo que se constituya. Con la incompatibilidad del doble cargo, no podría ser a la vez conseller y síndic del grupo parlamentario.

Así, si se consumara su marcha a un área de gobierno, el abanico que se abriría de posibles portavoces en Unides Podem sería amplio, ya que siete diputados, además de él, formarán el grupo parlamentario: Pilar Lima, Rosa Pérez (EUPV), Ferran Martínez, Beatriz Gascó, Estefanía Blanes (EUPV), Irene Gómez y Cristina Cabedo

De entre estos, todo apunta a que Pérez también pudiera ocupar un puesto en el futuro Consell, pues en esta legislatura ha sido la vicepresidenta cuarta de la Diputación de Valencia y la diputada delegada de Inclusión Social, Teatros y Memoria Histórica. Es decir, ha ocupado cargos de responsabilidad en la institución provincial. 

Si como Dalmau, Pérez tuviera la oportunidad de ostentar un cargo en el Consell y dar el salto a la Administración autonómica, el número de aspirantes a posibles síndics quedaría reducido a seis. 

Ahora bien, la experiencia parlamentaria será con toda probabilidad un factor determinante para ayudar a reducir aún más esta media docena de nombres. En este punto cabe recordar que Pilar Lima y Ferran Martínez han sido senadores en la pasada legislatura; y Beatriz Gascó, Irene Gómez y Cristina Cabedo han sido diputadas, si bien la primera ocupó además un cargo en el grupo -coordinadora y después portavoz adjunta-. En los mentideros del partido, además, se baraja la posibilidad de que Gómez vuelva a repetir en el puesto de la Mesa de Les Corts que Podem tiene garantizado y que ya ocupó desde la marcha de Marc Pallarés. Blanes, por su parte, no ha estado en Les Corts en la pasada legislatura. 

Con esto, el nombre que suena con más fuerza entre los cuatro parlamentarios restantes que quedan como candidatos -Lima, Martínez, Gascó y Cabedo- para erigirse como futuro portavoz es el de Martínez. No obstante, su nombramiento podría levantar más de una ampolla ya que con ello Podemos tendría a tres hombres en distintos cargos de representación: Antonio Estañ como secretario general del partido, Dalmau como conseller y él mismo, Martínez, como síndic. Un escenario un tanto paradójico para una formación que reivindica su carácter feminista y que pretende una conselleria en esta materia. El sudoku será complejo de resolver. 

Noticias relacionadas

next