Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La vuelta al trabajo llega con un reparto masivo de mascarillas

Foto: KIKE TABERNER
14/04/2020 - 

VALÈNCIA. El fin de la hibernación laboral que ha mantenido la Comunitat parada los últimos 15 días, exceptuando los trabajadores de trabajos esenciales, ha supuesto la vuelta a las calles de miles de valencianos. Para evitar contagios, el Gobierno Central ha comenzado un reparto masivo de 1.118.000 mascarillas en 467 nodos de transporte en las tres provincias. De la entrega de las mascarillas protectoras se han encargado la Guardia Civil, la Policía Nacional, Protección Civil y las diferentes policías locales.


Valencia Plaza se ha trasladado a algunos de los principales puntos de reparto para comprobar la afluencia de trabajadores, así como la distribución del material protector. En el metro de Ángel Guimerá, principal estación de transbordo de FGV, a las ocho de la mañana había mucho más movimiento de personas que la semana pasada, pero mucho menos que cualquier día previo al confinamiento. 

Metro 

A las 8.15, unas 25 personas esperan el paso los convoyes que se dirigen hacia Lliria y Bétera. La mayoría son mujeres, aunque también hay algunos hombres. Todos esperan guardando la distancia de seguridad de metro y medio que recomiendan las autoridades, y si alguien se despista, los miembros de seguridad se encargan de recordárselo.


Apoyado en la pared se encuentra Javier, un autónomo operario de la construcción. Javier no ha podido trabajar los últimos 15 días y no ha generado ningún ingreso. Está nervioso por la situación. "Al ser autónomo y no poder trabajar, no he ganado ni un euro, tengo hijos a mi cargo y no tenía colchón económico. Además, el gobierno nos ha cobrado la cuota como si no hubiera pasado nada", explica muy enfadado.


Le preguntamos si ha solicitado alguna ayuda, a lo que nos responde que "obviamente las he tenido que pedir por narices. Pero dan lo mismo esas ayudas, porque estoy seguro de que, cuando todo esto termine, lo acabaremos pagando los de siempre, pocarropa".


 A un par de metros espera Mª del Carmen. Hoy va a trabajar limpiando un centro comercial, pero mañana volverá a entrar en el ERTE de su empresa. Dice que está sola en su casa y que está contenta de poder salir, aunque sea un día, para "hacer una limpieza general del sitio donde habitualmente trabaja".


Otra pasajera es Lola. En su caso no ha dejado de trabajar, pues es conserje en un colegio de Paterna, pero el consistorio la ha movido de un sitio a otro durante este mes. Ha estado en el reparto de comida del comedor social que hay en el colegio donde habitualmente trabaja, pero también hace su labor en el edificio donde se realizan las llamadas a las personas mayores que viven solas para saber cómo están y si necesitan algo.


Lola es usuaria diaria del metro y cuenta que "hoy hay mucha más gente que la semana pasada, pero tampoco te creas que esto está lleno. Cualquier día normal, a estas horas, no cabes en el metro y mira hoy, hay sitio de sobra". Preguntamos a una trabajadora de FGV cómo ha ido la mañana, a lo que nos responde que: "hay mucho más trasiego que estos últimos días, pero nada del otro mundo. Solo el tren de las 6.30 iba muy lleno. Tanto, que de hecho algunos usuarios se han quejado de que era imposible mantener la distancia de seguridad".


En cuanto al reparto de mascarillas, en la calle llueve y la Policía Local dice que "va bien, pero menos de lo que esperaban". Dentro de la estación, tres compañeros suyos reparten sin descanso a los viajeros que ven desprovistos de una, aunque también a los que sí llevan pero piden que les den más". 

Tren

En la estación del Norte de València es la Policía Nacional la que se encarga de proveer de mascarillas a los transeúntes. Son las 9.30 y de los trenes baja poca gente, de hecho uno de los policías comenta que "hay más periodistas que viajeros". Los agentes están estratégicamente colocados en el acceso principal para poder repartir el máximo número posible de mascarillas.


Según nos cuentan los usuarios, en la estaciones de metro hay policía en todas. Sin embargo, no en todas las paradas de tren hay gente repartiendo mascarillas. Susana viene de la Pobla Llarga, hasta que ha llegado a València no se ha podido hacer con ninguna, pues según nos cuenta, "en mi estación no había nadie". Ella ha estado estos días teletrabajando pero hoy su jefe, un médico, le ha pedido que acuda a la clínica.


En la estación también se encuentra Alfonso que trabaja en la hostelería. Según explica, "no hemos hecho ERTE, estamos dejando todo listo para cuando podamos reabrir. Sé que es raro, pero así es, no hemos dejado de trabajar". Alfonso también aprovecha la presencia de los agentes para proveerse de varias mascarillas.

Coche

Así como en el transporte público hay gente, pero tampoco demasiada, donde sí se notaba más movimiento del habitual estos últimos 15 días era en las carreteras. En los accesos a València y las salidas hacia los polígonos, se podía observar mucho más tráfico que en jornadas anteriores. En lo polígonos, otro de los centros neurálgicos de la vuelta al trabajo, también se han puesto puntos de reparto de mascarillas.  

Noticias relacionadas

next