Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Nadia Calviño será candidata a la presidencia del Eurogrupo

25/06/2020 - 

MADRID (EP). La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, será candidata a la presidencia del Eurogrupo, un órgano clave para la cooperación entre los miembros de la zona euro y la construcción de una Europa "más fuerte y unida", según ha informado este jueves Moncloa, que ha precisado que España formalizará hoy su candidatura.

La propia Nadia Calviño ha publicado un tuit con el siguiente mensaje: "He presentado mi candidatura para presidir el Eurogrupo con la voluntad de seguir trabajando por una zona euro fuerte y próspera en beneficio de todos los ciudadanos europeos".

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, considera que "sería un honor" para el gobierno de España que Calviño pudiera presidir el Eurogrupo, una responsabilidad que "nunca ha ejercido España y que tampoco ha desempeñado antes una mujer".

Desde esa posición Calviño tendría que liderar a los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, pero representando asimismo los intereses de España, que está pendiente de fijar con Bruselas la senda de déficit público a medio plazo, después de que este año el objetivo se prevé que se dispare por encima del 10 % del PIB.

La ortodoxia de las filas socialistas

Calviño, guardiana de la ortodoxia dentro del Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, es respetada por sus colegas europeos y reconocida por su labor después de doce años de trabajo en la Comisión Europea donde los últimos cuatro (2014-2018) desempeñó el cargo de directora general de Presupuestos.

Su credibilidad fue clave para que Pedro Sánchez la aupara a una vicepresidencia del Gobierno cuando la economía empezaba a desacelerarse y las políticas pactadas con Podemos despertaban recelos en algunos ámbitos económicos, aunque al final ha tenido que enfrentarse a una crisis económica inédita en la historia reciente del país.

Su departamento ha coordinado muchas de las medidas para frenar el impacto en la economía de las restricciones para contener la epidemia, como la línea de avales de 100.000 millones de euros del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para sostener la liquidez de las empresas ante la falta de actividad.

En la anterior legislatura ya dejó claro que le parecía poco productivo deshacer la reforma laboral de 2012 y en la actual zanjó la reapertura del debate forzando el cambio del acuerdo parlamentario de PSOE y Podemos con EH Bildu que incluía la derogación íntegra de la reforma a cambio del respaldo al estado de alarma.

Calviño aclaró que no se iba a generar inseguridad jurídica en un momento en que el tejido productivo y el empleo del país están en riesgo por una crisis económica sin precedentes, e invitó a volver a la mesa de diálogo social al presidente de CEOE, Antonio Garamendi, después de que los empresarios reaccionaran con dureza al pacto con Bildu, firmado hace poco más un mes cuando el país iniciaba la desescalada.

Ahora podría formar parte de las instituciones europeas a las que España está pidiendo generosidad y recursos suficientes para salir de una crisis inesperada que ha afectado a toda Europa, aunque la economía española es una de las que saldrá peor parada.

Respaldo de PP y Ciudadanos

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos han mostrado ya su apoyo a la candidatura de Calviño. El portavoz del Partido Popular en el Senado, Javier Maroto, ha elogiado su "capacidad técnica" y currículum en una entrevista en la Cadena SER, donde ha asegurado que su partido actuará de forma "responsable" y apoyará al PSOE en Bruselas como ya lo hizo con Pedro Solbes, Josep Borrell o Joaquín Almunia.

Maroto ha dejado claro que el PP nunca vetará a un candidato español en Europa si es "bueno para España" como hicieron los socialistas, como ha recordado, con las candidaturas de Luis de Guindos y Miguel Arias Cañete. "Tenemos que pensar en los mejores intereses para España. Cuando una candidatura se juega frente a otras nacionalidades, siempre es buena", ha defendido, para después afirmar que siempre es positivo si, además, "el currículum es bueno".

Además de Maroto, el vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons, también ha mostrado públicamente su apoyo a la candidatura de Calviño, argumentando que "no hay mejor garantía para que la política española siga las directrices moderadas de la Unión Europea".

Por su parte, Ciudadanos ha respaldado la candidatura mediante su cuenta oficial de Twitter, desde donde han asegurado que se trata de una "buena noticia para España y el conjunto de Europa". La formación que preside Inés Arrimadas ha mostrado su convencimiento de que Calviño puede "hacer una gran labor al frente del Eurogrupo".

Además, el secretario general del PSOE en el Congreso de los Diputados, Rafael Simancas, ha defendido este jueves que la candidatura de la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, a la Presidencia del Eurogrupo "ayudará" a España a conseguir los fondos europeos "para salir adelante".

En una entrevista en 'Las mañanas de RNE', Simancas ha asegurado que la elección de Calviño supondría un "reconocimiento al compromiso" de España "en pos de la reconstrucción y la integración europea", ayudando a "lograr" los objetivos del país en la UE.

Otros candidatos

Además de Calviño, en Bruselas se ha contado con que el luxemburgués Pierre Gramegna y el irlandés Paschal Donohoe. El primero, de familia liberal europea, es el segundo ministro más veterano del Eurogrupo, foro en el que participa desde diciembre de 2013.

Gramegna ya optó a la presidencia del Eurogrupo en 2018, cuando el portugués Centeno se impuso al resto de candidatos, por lo que es previsible que quiera evitar otra derrota y no dé el paso adelante salvo que tenga apoyos suficientes para ser elegido.

El principal problema de Donohoe es que su partido, el Fine Gael, está todavía negociando un programa de gobierno para poder formar un Ejecutivo de coalición en Irlanda, un proceso que podría lastrar sus oportunidades puesto que su continuidad no está garantizada.

Algunas fuentes creen que la disputa será de Donohoe contra Calviño. Sea quien sea la persona elegida para sustituir a Centeno, se convertirá la cuarta en ocupar la presidencia del Eurogrupo, un cargo que desde su puesta en marcha en 1998 sólo ha sido ocupado por hombres, puesto que estrenó el cargo el luxemburgués Jean-Claude Juncker y su sucesor fue el holandés Jeroen Dijsselbloem.

La elección del nuevo presidente o presidenta del Eurogrupo no tendrá lugar hasta la reunión del 9 de julio. La persona elegida estrenará el cargo en la reunión del Eurogrupo prevista para el 11 de septiembre en Berlín, salvo que se convoque un encuentro extraordinario a lo largo de agosto. Por delante, dos años y medio en los que los ministros de la moneda común tendrán que lidiar con las consecuencias de la crisis.


Noticias relacionadas

next