X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en 2019 pondrá en el mercado su primer pedido

Navlandis: el contenedor plegable 'made in Valencia' se prepara para surcar los mares

12/08/2019 - 

VALÈNCIA.  El sueño de Navlandis está cada vez más cerca de hacerse realidad. Y es que 2019 será el año en el que sus contenedores plegables para el transporte marítimo empezarán a rodar. Así lo explica Miguel Navalón, CEO de la compañía, quien lleva desde 2015 inmerso en un proceso para encontrar la fórmula perfecta que le permita reducir el impacto generado por los contenedores que vuelven vacíos de destino.

Navalón, ingeniero de Caminos, se vio inmerso en este proyecto fruto de la crisis en el mundo de la construcción y de las obras públicas. Estudió un MBA allá por 2011 y cuando acabó decidió emprender nuevas nuevas iniciativas empresariales. "El contenedor plegable surge de una conversación informal en la que una persona comentó la cantidad de contenedores vacíos existentes en el Puerto de Valencia y si era posible hacer algo", recuerda.

Con la idea metida en la cabeza empezaron a ver proyectos de I+D para solventar el problema pero se dieron cuenta de que ninguno les gustaba, por lo que se pusieron manos a la obra para diseñar su propio mecanismo. Actualmente, su sistema está patentado en España y está en vías de conseguir la patente internacional.

El CEO de Navlandis recuerda que el proyecto empezó gracias a un programa de I+D de Ivace. Más tarde entraron en el programa de aceleración de Climate KIC, donde depuraron el modelo de negocio de la compañía y accedieron a las primeras inversiones. Prácticamente la totalidad de sus clientes serán las navieras, quienes ya han mostrado su interés.

"El transporte marítimo tiene un componente fuerte de emisiones en CO2", asegura Navalón. El problema de la gestión de contenedores está en que un 25% de los contenedores de los viajes van vacíos mientras que pasan casi el 50% de su vida en tierra esperando a que alguien los llene. Esto ocasiona 20.000 millones de pérdidas al año y 200.000 millones de emisión de CO2.

"Al poder poner cinco donde uno, reduce entre cinco los gastos tanto en el transporte como en el almacenamiento y al poder manejarse por paquetes reduces las operaciones de carga y descarga", apunta. "Estimamos que podemos ahorrar del orden del 30% de las pérdidas de gestión de contenedores vacíos y reducimos el 80% del espacio ocupado en tierra". 

A esto se suma una reducción del 16% de las emisiones de CO2 del transporte marítimo en la gestión de contenedores vacíosenfocado siempre las zonas externas al puerto que es donde este contenedor plegable adquiere gran valor. "Nos gusta decir que no vendemos contenedores, sino que vendemos ahorros"; señala. 

Hasta ahora han aparecido algunas soluciones para intentar atajar este problema, como software de optimización de rutas para tratar de equilibrar el flujo de mercancías o marketplaces para compartir contenedores. Sin embargo, ninguna ha conseguido acabar con los desequilibrios a nivel mundial. "Viendo que no se puede eliminar el transporte vacío, lo que persigue el contenedor plegable es tratar de reducir el coste que supone y ser más eficiente", insiste.

Navalón, quien actualmente perfila su producto en una nave en Picanya (Valencia), recuerda que cuando se inventaron los contenedores sobre 1960 supuso una revolución en toda la logística a nivel mundial. "El contenedor supuso tal revolución que esta ineficiencia se dejó un poco de lado hasta que empezó a ser un problema importante". 

El CEO de Navlandis reconoce que su producto no es el primer intento de contenedor plegable, sino que se han dado intentos previos de contenedor plegable que no han terminado de tener éxito en el sector al no cumplir todas las especificaciones o requisitos que requiere la industria marítima. "No hay que modificar sustancialmente las características y la geometría del contenedor y debe ser manipulable de forma estándar con la maquinaria existente en el sector, además de robusto y resistente", recuerda. 

Actualmente ya tiene un acuerdo con una naviera para empezar a operar con ellos con un primer lote de 15 contenedores pero la intención de llegar a 300 en año y medio si cierran su tercera ronda de financiación. "La presencia que hemos tenido en ferias internacionales ha sido muy positiva, con conversaciones relevantes para poder empezar también a operar con otros agentes del sector a nivel internacional", señala. Para este primer lote la producción será combinada a nivel interno y externo y, tras realizar su primera entrega, su intención es crear una flota propia para hacer acciones comerciales de mayor impacto.

"Queremos fabricar una flota mínima de unos 100 contenedores para poder tener mayor alcance en nuestra base, en nuestras entidades comerciales. Esa perspectiva de flota de fabricación de flota propia para hacer rutas piloto con cada nuevo cliente", explica. Al margen de la venta, también exploran un modelo de negocio a través del alquiler donde utilicen la sensorización para darle seguimiento y trazabilidad a los contenedores y tener constancia de en qué estado se encuentran. 

next