X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La Asociación Española de Startups remite un documento consensuado por todos los agentes 

Por qué debería mantenerse la ley de 'startups' gobierne quien gobierne

25/02/2019 - 

VALÈNCIA. El plan trazado por el Gobierno socialista habla de un mínimo de 10 años para hacer de España una Nación Emprendedora. Al menos eso es lo que mantiene su Secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco Polo. “Es una estrategia a diez años vista que busca sentar las bases del modelo de país que necesitamos construir. Un país donde el ecosistema de startups no trabaje aislado, sino en colaboración con todos los demás actores de la economía y que sirva además para reducir las desigualdades. Un país que no deje a nadie atrás”, sostiene.

La duda es qué pasará ahora con dichos planes si el ejecutivo actual no logra revalidar en las elecciones del 28 de abril su puesto al frente el Gobierno. Los distintos agentes sostienen que ni la iniciativa ni las propuestas presentadas deberían caer en saco roto. Entienden que la pretendida Ley de Fomento al Ecosistema de Startups es necesaria y una buena excusa para corregir debilidades del ecosistema, poner en orden las dispersas herramientas de apoyo al emprendimiento y aclarar, sobre todo, las dudas jurídicas y burocráticas que frenan el desarrollo de determinados modelos de negocio.

Así lo manifestaba un equipo de expertos legales en un encuentro celebrado en el Colegio de Abogados de Madrid al objeto de analizar las repercusiones de una ley que, desde su punto de vista, posee carácter transversal. En este participaron Alejandro Touriño, socio director de Ecija Abogados y presidente de la sección TIC del Colegio, Jorge Bleda, responsable legal de Leroy Merlín, en representación de las corporaciones, Edwin Mata, responsable del departamento legal de Signaturit, y Carlos Mateo, actual presidente de la Asociación Española de Startups.

En lo que respecta a esta última, se sabe que remitió un documento con más de 30 páginas a la consulta previa abierta por el Gobierno en el que se recogen los principales puntos que debería contemplar la Norma. La mayoría son ya archiconocidos: reconocer las particularidades de una startup y, conforme a ellas, ajustar la legislación; mejoras fiscales, eliminación de barreras burocráticas, facilidades para la financiación y para el cierre…pero también hay algunos puntos nuevos.

No es un tema de partidos

Para la elaboración del documento la Asociación Española de Startups recabó también el parecer de todos los agentes, desde las universidades y centros de investigación hasta el venture capital. Según Carlos Mateo, la conclusión que más llama la atención es lo alineados que se muestran todos. “Yo creo que la ley es ahora más importante que nunca. Siempre hemos mantenido que tenemos que ponernos todos de acuerdo con respecto a las medidas que debemos alcanzar. La industria parece que lo ha conseguido, falta solo que se unan al consenso las Administraciones públicas y que sean conscientes de que esto no es un tema de partidos, sino de un cambio de mentalidad donde se aúnen esfuerzos para conseguir esa sociedad y esa economía de país que queremos para el futuro”.

Aprovechar para ponerlo todo en orden

Por orden de prioridades, siempre son la seguridad jurídica y la flexibilidad las primeras reivindicaciones que salen a colación. “No puede ser que un juez considere a un empleado como trabajador autónomo y otro entienda que ese mismo empleo es trabajo por cuenta ajena”, pone como ejemplo de paradoja Carlos Mateo.

Pero hay muchos otros aspectos que, en opinión de los expertos, deberían revisarse en la pretendida Nación Emprendedora. Entre las reformas apuntadas en el encuentro de abogados se habló de: la necesidad de unificar mercados, “en qué cabeza cabe que un ingeniero que diseña una app de movilidad tenga que ajustarse a la normativa de los más 8.000 ayuntamientos que hay en España”; de actualizar la legislación de I+D+i “todavía demasiado enfocada a la industria, cuando la innovación radica ahora en la digitalización empresarial”; erradicar el hábito de hacer todos los trámites de forma presencial ante un notario cuando “tenemos la tecnología necesaria para hacerlo todo online y agilizar los trámites”; favorecer la relación de las corporate con las startups mediante incentivos fiscales hasta crear una especie de Responsabilidad Emprendedora Corporativa, como sugirió Bleda; o incentivos a los inversores “para que ,en lugar de invertir en ladrillo, apuesten por la innovación”.

Al margen de las reformas fiscal, financiera y laboral que implican todas estas medidas se habló de otras disposiciones ya existentes que deberían integrarse en el engranaje como el mecanismo de segunda oportunidad, el apoyo a la internacionalización o el plan de empresas de trabajo temporal. “Igual, más que añadir un montón regulación, lo que hay que hacer es ponerlo todo en orden”, observa Bleda.

Los riesgos

Claro que meter todo en la misma olla también tiene sus riesgos. Por ejemplo, una reflexión hecha por los letrados es la de si deberían recibir el mismo tratamiento una startup en fase seed que otra que cuenta ya con una plantilla y una facturación considerables. Otro supuesto: ¿qué pasa cuando la startup es adquirida por una corporate o nace ya dentro de la gran empresa? En este sentido, reconoce Carlos Mateo que hace falta cierta vigilancia. “Nosotros defendemos que las startups que se integren en una corporate deben hacerlo como organización independiente. Se trata de evitar que, una vez aprobada la ley, vayan todas las empresas del Ibex y monten sus 300 startups y sean las que más se beneficien de los incentivos”.

Pero también los hay que piensan que el calado de la reforma es mucho más profundo que el dictamen de un marco regulatorio. “Es una cuestión de cambio de mentalidad y de inculcar una cultura emprendedora real- dice Jaime Velasco, CEO de GoSupply - Ahora se habla mucho de emprendimiento porque se ha puesto de moda. La duda es qué sucederá cuando esta moda pase sin que se haya producido un cambio educacional verdadero, más allá de las leyes y las ayudas”.

next