Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de noviembre y se habla de diseño CIUDADANOS CASTELLÓ evha coronavirus

ATRACÓN DE PANTALLAS

‘Primal’, la serie animada que te deja sin palabras

Basada en secuencias de acción, lenguaje corporal, expresiones faciales y una banda sonora espectacular, el canal de televisión estadounidense Adult Swim recrea, sin decir ni mu, una historia aparentemente simple: la lucha por la supervivencia de un hombre de las cavernas y un dinosaurio. Acción, emoción y humor a raudales en diez episodios de poco más de veinte minutos

23/10/2020 - 

VALÈNCIA. Un hombre de las cavernas y un dinosaurio, unidos por la tragedia y el miedo, luchan por sobrevivir en un mundo salvaje donde habitan multitud de seres feroces. Primal, la serie creada por Genndy Tartakovsky (El Laboratorio de Dexter, Samurai Jack), en España disponible en HBO, es una historia épica rodeada de violencia, tristeza, humor e incluso ternura. Emoción en su máxima expresión a través de una animación 2D, un diseño de sonido espectacular y ni una sola frase de diálogo. Recomendarles encarecidamente que visualicen la serie en su mejor equipo de vídeo y audio, para mayor sobrecogimiento.

Según las leyes de la naturaleza, sendos protagonistas, un hombre de Neardental (Spear) y un Tiranosaurio rex (Fang) de género femenino, deberían ser implacables enemigos. Fang podría (y querría) devorar a Spear, un alimento más para su supervivencia. En el polo contrario, el hombre de las cavernas desearía aniquilar a criaturas como ella, por ser los responsables de la muerte de su propia familia. A través de diversos encuentros violentos, la historia cambia de rumbo y los dos personajes, el hombre y la bestia, comienzan a caminar juntos como dos iguales. 

Banda sonora como narrador

No hace falta que digan palabra alguna porque es el diseño de sonido el que lo hace. La música puntualiza el estado anímico de los personajes y las diversas amenazas durante su lucha primitiva por sobrevivir. Es así como descubrimos lo que los personajes sienten en cada momento, hasta tal punto de entender la empatía que surge entre ambos. Los crujidos, los rugidos o las salpicaduras de sangre traducen cada escena en una situación violenta, fatigosa, tierna o divertida.

Esta apasionante serie de diez episodios contiene, como decía, gran cantidad de sangre y brutalidad. Es por ello que, pese a que en un principio se creó con la intención de llegar a un público infantil, terminó por convertirse en una obra para adultos. El vínculo entre ambos personajes, sin embargo, dota la historia de una sensibilidad extraordinaria que genera un poso único en el espectador.

Según su creador, la historia trata en todo momento “sobre la pérdida, la muerte y la supervivencia”. Con esta idea en la cabeza, se diseñó una banda sonora emocional que salpicara in crescendo las escenas de acción. Tartakovsky, crea así un espectáculo audiovisual  extremadamente conmovedor.

Un mundo primitivo y ficticio

Ganadora de tres premios Emmy, Primal está ambientada en un escenario prehistórico no real, dado que, según los paleontólogos, los dinosaurios y el hombre nunca estuvieron juntos. Se trata, por tanto, de un mundo de fantasía, aspecto que va desarrollándose más y más a medida que avanzan los capítulos hasta llegar a conocer a seres sobrenaturales como un Diplodocus zombi, un batallón de murciélagos vampiros o unos seres de luz. Criaturas que conviven junto a serpientes gigantes, lentos mamuts y temibles hienas.

El hombre y la bestia comparten una cualidad que, en el caso del dinosaurio, no sería académicamente posible: ambos poseen inteligencia emocional. Pese a las tensiones iniciales, consiguen comunicarse de manera no verbal y, por tanto, comprenderse y hacerse amigos.

Spear y Fang son atacados por un Diplodocus zombi

Tartakovsky, el genio de los silencios

El animador, productor y guionista ruso-estadounidense, Genndy Tartakovsky, es uno de los creativos de Cartoon Network más reconocidos de los últimos tiempos. Creador de El laboratorio de Dexter, Samurai Jack, Star Wars: Clone Wars, también dirigió la película Hotel Transylvania.

De padres judíos, nació en la vieja Unión Soviética. Por temor al antisemitismo, su familia se mudó a los Estados Unidos cuando él tenía siete años. Allí se formó como creativo. Su trabajo de fin de carrera fue posteriormente rehecho como episodio piloto con el título de El laboratorio de Dexter (1996), su primera creación profesional. En 1998 fue fichado por Hanna-Barbera para supervisar la producción de la mítica Las Supernenas.

La obra más célebre de su carrera fue la serie épica Samurai Jack (2001-2004), protagonizada por un samurái que viajaba en el tiempo para luchar contra el mal. El estilo original de Samurai Jack, donde las escenas de acción estaban envueltas de una gran intensidad y donde  el uso de los silencios se convirtieron en su marca personal, fue lo que le llevó a George Lucas a contratarle para realizar la serie animada Star Wars: Clone Wars (2003-2005). En esta novedosa versión animada de la popular saga, Tartakovsky minimizó al máximo el uso de los diálogos, algo que ha llevado a su máxima expresión en Primal.

Su primer proyecto de formato largometraje fue la exitosa película, después convertida en trilogía, Hotel Transilvania (2012), donde combinó por primera vez la animación 2D con la 3D y logró el total control creativo.

Adult Swim ha confirmado que para el próximo año podremos disfrutar de una segunda temporada. Así que no se pierdan esta primera temporada. Después de verla desearán, como yo, que llegue pronto el 2021 y no solo para quitarnos de en medio el terrible coronavirus.

next