Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de noviembre y se habla de diseño CIUDADANOS CASTELLÓ evha coronavirus

ambos presidentes lo barajan ante los dos puentes en noviembre en la capital

Puig, abocado al cierre de la Comunitat Valenciana si Díaz Ayuso no confina Madrid

28/10/2020 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y su equipo ya no descartan nada, incluido un cierre de la Comunitat Valenciana antes del próximo fin de semana. Las cifras de los últimos días han causado una honda preocupación en el Consell, este mismo martes, récord de fallecidos desde el desconfinamiento (19) y 1.066 nuevos contagios. De hecho, los datos de la pasada semana ya hicieron reaccionar al jefe del Ejecutivo para impulsar el toque de queda en el ámbito autonómico que, finalmente, contribuyó al respaldo del estado de alarma decretado por Pedro Sánchez.

Pero hasta hace apenas 48 horas, Puig no se planteaba aumentar las restricciones en lo referido a la movilidad entre las Comunidades Autónomas (CCAA). Una seguridad que empezó a flaquear este martes: "Por supuesto se cerrará la Comunitat si se considera necesario y se adoptarán esa y otras medidas si no somos capaces de controlar la situación", recalcó el presidente en una entrevista en Espejo Público (Antena 3), si bien puntualizó que en este momento no estaba sobre la mesa.

Ahora bien, esto podría cambiar -más aún con las últimas cifras- en apenas unas horas, especialmente si el gobierno de la Comunidad Madrid que lidera la popular Isabel Díaz Ayuso no toma esta determinación. ¿Cuál es la relación? El próximo lunes, 2 de noviembre, es festivo en seis CCAA, entre ellas la madrileña, donde además es festivo también el siguiente lunes, por lo que existe cierta preocupación en la Generalitat porque puede producirse un repunte de los contagios debido a la movilidad entre estos dos territorios, especialmente por la llegada de madrileños a la costa valenciana. 


En este sentido, fuentes de la Conselleria de Sanidad admiten que, según los datos que manejan, el puente del pasado 9 d'Octubre, contribuyó de "forma importante" al aumento de positivos y la consiguiente expansión de la pandemia que se está observando ahora.

El Gobierno de Díaz Ayuso decidirá este miércoles si lleva a cabo el cierre perimetral de la autonomía tras debatirlo con técnicos de Sanidad y con los presidentes autonómicos limítrofes, principalmente los de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Ahora bien, la jefa del Ejecutivo madrileño puntualizó este martes que, con los datos actuales, la autonomía podría "seguir abierta", aunque abogó por sopesar la decisión pensando "hacia delante".

Una reflexión abierta que no termina de aclarar la postura de Ayuso, si bien el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado (Ciudadanos), ya se mostró este mismo martes favorable al cierre perimetral. En la otra orilla, y pese a que el Gobierno valenciano ha tratado de mostrar comprensión con el sector hotelero en esta crisis sanitaria, el presidente ha insistido en los últimos días en la necesidad de "adelantarse" al coronavirus, lo que ha incorporado el hipotético cierre al abanico de posibilidades, especialmente si Madrid no mueve ficha. Una medida que ya han confirmado Asturias, Aragón, País Vasco, Navarra y La Rioja; mientras otras como Andalucía, Madrid y Castilla y León han manifestado que lo sopesan.

El sector hotelero, resignado

Una posible restricción, la del cierre, que desde el sector hotelero aceptan con resignación. La ausencia del turista internacional y el miedo a los rebrotes ha contraído significativamente las reservas. El duro golpe de la pandemia en el sector turístico ya ha causado sus primeros estragos. Muchas cadenas han optado por cerrar la mayoría de sus hoteles y propietarios de alojamientos independientes ya buscan compradores ante la imposibilidad de hacer frente a un invierno 'en blanco'.

Foto: RAFA MOLINA

El sector augura un horizonte negro que ni las 'minivacaciones' pueden ya salvar. "Este año dudamos que los puentes estimulen significativamente la demanda. Esta situación que vivimos de incertidumbre jurídica es incompatible con la planificación de unas mini vacaciones. A estas horas ni siquiera se sabe qué comunidades estarán confinadas perimetralmente mañana. Ni tan solo tenemos la seguridad que la nuestra no pueda llegar a estar confinada el viernes", señaló a este diario Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunidad Valenciana (CET-CV).

En este sentido, explicó que el 'libro de reservas' de los hoteles valencianos "apenas se ha movido" pese a la cercanía de los puentes debido a que hay "mucha incertidumbre". "Si se mueve algo será hacia finales de semana, esperando la evolución de la pandemia y también las ofertas", puntualizó. Pero las esperanzas de ver la luz son pocas.

Un escenario que contrasta con las cifras alcanzadas el pasado año. Por estas fechas, la ocupación rozaba el 80%, pero ahora mismo, con más del 60% de la oferta hotelera cerrada, no se supera el 30% de ocupación. "Es una debacle muy preocupante", lamentó Martí.

Sobre esto, fuentes de Hosbec coincidieron en el escenario de incerteza de cara a los puentes, dado que tras las últimas medidas anunciadas se están produciendo "muchas cancelaciones" y "alguna que otra reserva", lo cual complica realizar estimaciones que, por otro lado, tampoco son demasiado optimistas debido a las incógnitas que se mantienen de cara a los próximos festivos.

Noticias relacionadas

next