X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Punto y final a una campaña 'exprés' con cañas, perros, guiños al valenciano y bocadillos

8/11/2019 - 

VALÈNCIA (EP) La tercera campaña electoral del año, en este caso 'exprés' por su formato reducido a solo una semana, ha vuelto a suponer el desembarco en la Comunitat Valenciana de los líderes de los principales partidos nacionales, que han protagonizado los tradicionales mítines, que comparten protagonismo con otras acciones a pie de calle como encuentros para tomar cañas, la degustación de arroz al horno o una chocolatada.

También ha habido tiempo para saludar a algún perro, hacer guiños al valenciano y su literatura y hay quien ha tenido que parar a media tarde para comer un bocadillo de jamón en una pensión ante el frenesí de la agenda.

Durante los últimos siete días se han sucedido los actos de campaña a lo largo y ancho de la Comunitat Valenciana y los partidos han redoblado sus esfuerzos para cuadrar agendas, poner en marcha la logística y organizar mítines en tiempo récord, lo que ha provocado en algunos casos el cambio de agenda casi en el último momento.

Como es habitual en las campañas, no han faltado los actos a pie de calle, con militantes y simpatizantes, tratando de acercar el mensaje a través del paladar, con arroz al horno (PP), cañas (Ciudadanos) o una chocolatada (Més Compromís) en las que han participado candidatos y dirigentes políticos. También Més Compromís hizo un guiño al colectivo LGTBI con actos en las salas Picadilly y Peligro de València, protagonizados por las 'drags queen' La Prohibida y Liz Dust.

Los grandes mítines, que en abril se celebraron en espacios abiertos aprovechando la primavera, esta vez se han celebrado en lugares cerrados como polideportivos, auditorios, teatros o el recinto ferial. En ellos, la música también ha aportado un granito de arena a la puesta en escena, con elecciones muy dispares, optando el PSOE por 'Resistiré', Vox por el himno de la legión o el clásico 'Que viva España', Unidas Podemos con música épica de tintes celtas, el PP fiel a su himno instrumental y Cs por pop español de los 80.

Más allá de los ya casi preceptivos 'selfies' con los candidatos, algunas de las anécdotas de la campaña han sido las máscaras de terror que algunos socialistas se colocaron al inicio, dada la coincidencia con la noche de Halloween, o la aparición en un acto de Albert Rivera en València del perro Pelayo, un can similar a Lucas, que el candidato de Ciudadanos presentó en redes como "arma secreta" ante el debate en televisión en un vídeo que se hizo viral. En este acto dedicado a la familia, varios niños estuvieron correteando por el escenario mientras el candidato hacía su alocución.

Además, una avería de un coche que acabó ardiendo frente a Feria Valencia este jueves y provocó un importante atasco en las inmediaciones hizo que la organización del mitin de Vox optara por retrasarlo 40 minutos para facilitar el acceso.

Que los candidatos recorren estos días miles y miles de kilómetros es un hecho, con agendas apretadas que incluyen visitar varias comunidades en un mismo día. El propio Pablo Casado (PP) lo dejó claro y comentó que este jueves antes de su mitin vespertino en València había comido a las 17 horas de camino un bocadillo de jamón en una pensión de Muro de Alcoi. Allí le hablaron en valenciano, dijo, y lo entendió porque sus abuelos también lo hablaban.

En esta campaña en clave valenciana también ha participado un nuevo protagonista, el candidato de Más País, Íñigo Errejón, que aliado con Compromís para la cita electoral pronunció íntegramente en valenciano su mítin en València el sábado y se atrevió incluso a parafrasear al poeta Vicent Andrés Estellés para elogiar la confluencia: "No hi havia a València dos amants com nosaltres".

Compromís ha apostado nuevamente por las redes sociales para viralizar sus planteamientos. Lo hizo con Mari Carmen, una militante jubilada de Castelló a quien encomendó comentar el 'debate a cinco' en televisión, y también con una parodia de la canción 'Fucking money men' de Rosalía, cambiándola por 'Fucking Finançament' para denunciar la infrafinanciación valenciana.

Noticias relacionadas

next