Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Sacrificio cero y erradicación del abandono: llega la Ley de Protección de Animales de Compañía

Foto: RAFA MOLINA
16/10/2020 - 

VALÈNCIA. El pleno del Consell ha aprobado este viernes el anteproyecto de Ley de Protección de Animales de Compañía, que establece el sacrificio cero, la erradicación del abandono y del maltrato, endurece las sanciones y limita a cinco el máximo de animales por vivienda.

El nuevo texto legislativo, que sustituye al anterior de hace 30 años, ha sido desarrollado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica y es uno de los más avanzados en España, al reconocer el carácter sintiente de los seres no humanos y sustituir el carácter posesivo vinculado a los términos amo o dueño por el de persona responsable, según ha manifestado la consellera Mireia Mollà.

El anteproyecto, que debe pasar por el dictamen del Comité Económico y Social y del Consell Jurídic Consultiu, endurece el régimen sancionador desde los 100 euros para las faltas leves hasta los 45.000 euros en las más graves, y establece multas en tres niveles: de 100 a 3.000 euros para las multas leves, hasta 9.000 para las graves y hasta los 45.000 para las más graves.

Las sanciones, de hasta 45.000 euros, tendrán un carácter finalista para actuaciones de protección de los animales por parte de los ayuntamientos.

Las novedades que incluye son el sacrificio cero; no poder dar animales como premio, regalo o recompensa, la esterilización de los animales abandonados; la prohibición del uso de animales en espectáculos circenses, ferias o eventos ni su exhibición en vídeos comerciales; y la tenencia responsable, que no solo se refiere al maltrato, abandono o daño físico sino también a la garantía de que viven en dignidad, ha explicado Mollà.

El nuevo marco legislativo integral se articula en torno al refuerzo de la acción de las administraciones en la tutela de los derechos de los animales de compañía, las obligaciones de las personas responsables para garantizar el cumplimiento de esos derechos y en la concienciación social a través de la formación y educación en favor de una conducta cívica y compasiva.

La futura ley destaca la formación obligatoria de todas aquellas personas que se relacionen con animales de compañía en el ejercicio de su trabajo y el enfoque holístico del concepto "tenencia responsable" que introduce un completo articulado sobre las condiciones de vida del animal relativas a la atención, supervisión, cuidados, condiciones higiénico-sanitarias, espacio o alimentación y bebida conveniente para su desarrollo, entre otras.

La protección de los animales que persigue la ley incorpora un amplio marco regulatorio que prohíbe la exhibición de los animales en escaparates comerciales y locales de ocio, la donación de animales de compañía como premio o reclamo publicitario, la educación agresiva, la atadura permanente o los espectáculos circenses con animales salvajes, una práctica que ya eliminó la ley de medidas fiscales de 27 de diciembre de 2018.

Asimismo, el anteproyecto brinda amparo legal a prácticas dentro del ámbito municipal como la regulación del número de animales de compañía por vivienda con la suficiente flexibilidad y proporcionalidad, o la aplicación de una tasa asociada a la cría y la tenencia para sufragar los gastos derivados de la Ley. El encaje legal se extiende también al reconocimiento de las casas de acogida.

Asimismo, el control poblacional, que en ningún caso comportará el sacrificio, se realizará a través de medidas de prevención, como, por ejemplo, todas aquellas destinadas a la promoción de la adopción frente a la compra, y de esterilización en el caso de especies caninas no controladas y colonias felinas.

next