X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 8 de diciembre y se habla de masculinidad FEMINISMO à punt living ceramics

entrevista con el conseller de educación y miembro destacado de la coalición

Vicent Marzà: "El Bloc necesita avanzar y evolucionar, lo haga o no Compromís"

28/10/2019 - 

VALÈNCIA. El conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà (Castelló de la Plana, 1983), es un miembro destacado del Bloc. Una formación que el próximo año celebrará su congreso ordinario en el que decidirá, además de los puestos directivos, la hoja de ruta de los próximos años.

Tal y como publicó Valencia Plaza días atrás, altos cargos del Bloc vienen debatiendo en las últimas semanas la posibilidad de acometer un proceso de refundación que conlleve un nuevo nombre y marca para el partido, además de cambios en el ideario de la fuerza valencianista. Sobre esto y también sobre la situación actual de Compromís, habla Marzà en la entrevista concedida a este diario. 

-Se empieza a hablar en sectores de la dirección del Bloc de una refundación del partido de cara al 2020, cuando además debe celebrarse un congreso ordinario del partido. ¿Puede hablarnos un poco de este proceso?
-Desde la izquierda del País Valenciano necesitamos un instrumento útil y fuerte, de base participativa, extremadamente democrática, feminista, ecologista y de izquierdas que busque soluciones a los problemas de las personas. Y ese instrumento debe hacernos sentir cómodos a todos los estamos en ese espectro, que es toda la gente que conformamos ahora Compromís y también la que está alrededor de las políticas de la coalición y de otros partidos. Y ese instrumento fuerte debe funcionar orgánicamente, tener una estructura, diálogo interno y capacidad de reflexión para cambiar la sociedad. Los partidos políticos son necesarios aunque desgraciadamente se han convertido muchas veces en problemas para la ciudadanía porque eligen de forma inversa al talento, porque no permiten que la gente participe en las decisiones y porque, en definitiva, a menudo piensan más en el interés propio que en el colectivo. Hemos de romper con esto y por eso hablamos de esa refundación del Bloc que pueda llegar a todo ese espectro de gente que pueda sentirse cómoda trabajando de esta manera.

-Entiendo que deberá existir también un debate sobre el concepto de nacionalismo del Bloc y la evolución del mismo.
-El valencianismo del siglo XXI no puede ser el mismo que del XX o estar basado solamente en reflexiones hechas después de la República, el franquismo o de la transición. Hemos de avanzar y las soluciones que necesita el País Valencià ahora no son las pensadas en el siglo XX y por eso debemos adaptarnos. Tenemos que marcar una estrategia sin complejos para un valencianismo de izquierdas, feminista, ecologista, moderno y conectado con todos los movimientos sociales y políticos que hay aquí, en Europa y en el resto del mundo.

-¿Cree que el apellido 'nacionalista' que posee el Bloc tira para atrás ahora de cara a una expansión o refundación? ¿Que la gente ya no está en eso?
-La concepción nacionalista antigua creo que no se adapta a la actualidad y debe reformularse. Yo vengo de la tradición internacionalista por la que los pueblos del mundo nos hablamos de igual a igual y creo que esa es la base. El pueblo valenciano tiene la suficiente capacidad para organizarse, trabajar conjuntamente y construir soluciones dentro de la modernidad y de la izquierda que le sirvan a la gente. Y eso pasa por que te puedas sentir representado por nosotros tanto si hablas valenciano como si hablas castellano, tanto si eres nacido aquí como si eres nacido fuera pero vives aquí, o simplemente perteneces a ese grupo de gente que quiere mejorar los derechos sociales de la ciudadanía. Todos cabemos en ese proyecto si es verdaderamente democrático, participativo, abierto, transversal y con ideas que vayan más allá de las que siempre se han repetido en nuestro espacio electoral.

-Hay personas dentro del Bloc que hablan de que debe cambiarse la idea de nacionalismo por un valencianismo más preocupado por conceptos transversales como la defensa de la movilidad sostenible, el feminismo o la protección del medio ambiente por citar algunos ejemplos. Quizá son políticas que, incluso llevándolas como bandera, no le terminan de sacar el rédito político.
-En las políticas que estamos desarrollando esos conceptos están en nuestro ADN. Nadie puede negarlo: son políticas marcadamente de izquierdas, ecologistas, feministas, valencianistas y debemos integrarlas de forma transversal. Las etiquetas del pasado no sirven para poner soluciones al futuro.

-¿No tiene la sensación de que, en todo caso, se lleva ese rédito Compromís y nunca el Bloc?
-El valencianismo político siempre se ha rehecho y reformulado y siempre ha tenido históricamente la capacidad de adaptarse a los tiempos y a las necesidades del País. Hace muchos años existía UPV, anteriormente hubo otros proyectos políticos de valencianismo, después se creó el Bloc y conseguimos luego juntarnos con mucha más gente y conformar Compromís. Y ese es el camino: cooperar, sumar, transformar y adaptarse a la realidad. Las siglas, como digo, son instrumentos, y lo que hace falta es tener un instrumento potente, con el nombre que haga falta, con los estatutos que sean necesarios y útiles para la ciudadanía, con un debate ideológico y una ponencia política fuerte. Eso es lo que me gustaría que consiguiéramos de cara al próximo congreso.

-Ha mencionado la intención de llegar a zonas y votantes castellanohablantes, algo que a día de hoy se hace un reto difícil para el Bloc y que Compromís tampoco ha terminado de lograr.
-En la anterior legislatura yo me he sentido tanto o más representado por discursos que han hecho personas de Podem que incluso de mi propio partido. Y eran personas que venían de zonas castellanoparlantes y hablaban en castellano. Creo que no hay esa división ni esa confrontación en la sociedad valenciana que algunos quieren dibujar por eso pienso que debemos conseguir tirar hacia delante desde esa concepción amplia desde ese valencianismo de izquierdas, feminista y ecologista que estoy comentando.

Marzà con Ovidi Montllor de fondo. Foto: EVA MÁÑEZ

-Hace cuatro años usted escribió en Valencia Plaza junto a Fran Ferri pidiendo un Congreso de Compromís y aquí estamos. ¿Qué piensa ahora sobre ello?
-Compromís ha sido el instrumento más útil que ha construido la ciudadanía valenciana en los últimos años a nivel político con unos resultados magníficos y que ha consolidado un espacio muy potente. Ahora bien, necesita reestructurarse de forma más unívoca y conjunta para que sea todavía más útil y pueda seguir avanzando. No podemos quedarnos en la situación que tenemos ahora. Siempre he optado y opto por conformar un partido y que todos, de igual a igual, decidamos de forma coordinada y cooperativa el futuro y los posicionamientos en cada cuestión. No es esta la actual situación, dado que somos una coalición y las otras fuerzas de Compromís no lo ven así. Esto es respetable y el Bloc no puede obligar a que se haga una cosa que otros no quieren, por tanto lo que decimos es que creemos que debemos avanzar y si no lo hacemos el conjunto de fuerzas de Compromís pues lo haremos el Bloc. Y avanzaremos para que todo el mundo que piensa así pueda sentirse cómodo y tenga un instrumento, de ahí esa refundación de la que estamos hablando del Bloc.

-O sea, que si no avanza Compromís que el Bloc evolucione.
-Sí. Compromís fue una idea y sigue siendo una idea magnífica pero necesita de unos procesos de decisión más abiertos, transparentes y participados por todos y eso pasa, desde mi punto de vista, por hacer un partido. ¿Que otras fuerzas no quieren? Pues avanzamos nosotros porque la gente debe tener un espacio donde poder decidir esas cuestiones.

Noticias relacionadas

next