Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el presidente de la generalitat pide unidad y transversalidad

Ximo Puig: "Tomaremos las decisiones oportunas en cada momento en la Fase 3"

Foto: GVA
31/05/2020 - 

VALÈNCIA (VP)Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, ha pedido este domingo unidad y transversalidad para superar la crisis. "Hasta ahora tenemos dos ágoras para la recuperación socioeconómica de la Comunitat: Les Corts tienen la comisión para la reconstrucción y, por otro lado, la Generalitat ha impulsado la Mesa del Diálogo Social". A finales de julio concluirán los trabajos de estos dos pilares".

A esos dos pilares, Puig ha señalado que "ahora incorporamos una nueva pata, la territorial. Hemos convocado a los alcaldes de València, Castellón, Alicante y Elche y a los presidentes de las diputaciones a un consenso territorial sin centralismo que respete la diversidad y la diferencia".

Por otro lado, el presidente ha recordado que "la Comisión Europea ha concretado su reacción y ha presentado un plan económico. Siempre he defendido que la salida de esta crisis será europea o no será, ahora toca que los estados tomen conciencia. Hoy hemos sabido que las autonomías participarán en ese reparto de fondos europeos, que atenderán a sectores importantes, como el turismo, los transportes o la digitalización". Asimismo ha destacado que va a pedir "un pleno monográfico a las cortes para recoger todas las miradas que los grupos políticos puedan ofrecer en relación a Europa".

Puig ha informado que Pedro Sánchez les ha comunicado a los presidentes de las diferentes CC AA que a partir de la Fase 3 "las comunidades gestionaremos la desescalada y podremos pedir que se levante el estado de alarma en este territorio. Tomaremos las decsiones oportunas en cada momento en la Fase 3". En este sentido ha incidido en que hay que prepararse "para posibles rebrotes. La unidad de acción se ha demostrado eficaz y positiva. He propuesto que se institucionalice la conferencia de presidentes autonómicos porque ha sido un instrumento muy eficaz".

Prudencia a la hora de pedir el pase a la Fase 3

La Comunitat Valenciana pedirá el pase a la Fase 3 de desescalada como consecuencia del coronavirus cuando se cumplan los parámetros epidemiológicos, ha afirmado el presidente quien ha pedido "prudencia". Asimismo ha repetido que "la pandemia está ahí. No está superada y no quiero crear falsas expectativas", ha dicho, para agregar: "Si no cambia la tendencia, dentro de 15 días estaremos en Fase 3 y el Gobierno valenciano tendrá capacidad para decidir cómo se gestiona". En cualquier caso, Puig ha recordado que a partir de mañana toda la Comunitat entrará en Fase 2: "Avanzamos con voluntad de intensificar la reactivación económica y ganar calidad de vida. Lo hacemos con responsabilidad y prudencia", ha aseverado.

Por otro lado, Ximo Puig ha avanzado que el gobierno valenciano pedirá al Ejecutivo central "un convenio para que lo más pronto posible pueda gestionar" el Ingreso Mínimo Vital (IMV), al tiempo que ha recalcado que "lo más importante son los ciudadanos, no quien administra una prestación". El presidente ha remarcado que el IMV tiene "una enorme relevancia" y es un "gran paso adelante", al tiempo que ha incidido, durante la reunión, en la "necesidad de que haya coordinación entre administración" para que se implemente "de la manera más eficaz". En este sentido, ha anunciado que la Generalitat pedirá un convenio "para que lo más pronto posible pueda gestionar el IMV".


Asimismo, preguntado por la opinión del Consell sobre la decisión de que la Comunitat no gestione desde el primer momento el Ingreso Mínimo Vital, compo sí harán País Vasco y Navarra, y sobre que este se pueda utilizar para negociar prórrogas del estado de alarma, Puig ha recalcado que el Ingreso Mínimo es una "medida extraordinariamente positiva y eso es lo que piensa el gobierno valenciano en su totalidad", porque son "conscientes" de que es un "gran avance". En este sentido, ha señalado que quieren "la máxima coordinación posible" y la "máxima unidad de acción" entre administración, al tiempo que ha señalado que el gobierno central tiene "instrumentos muy potentes" como en este caso son Agencia Tributaria y la Seguridad Social. También ha reconocido que si la Comunitat Valenciana tuviera hacienda foral tendría "más capacidad".

Sobre el papel que pueda tener la gestión del IMV en las negociaciones para la prórroga del estado de alarma, cree que de sebe "discernir lo que es el estado de alarma, que está condicionado por el límite de la movilidad, de otras cuestiones". "Eso no ha pasado", ha dicho, para afirmar que en su opinión es "una manera de funcionar que no ha sido la más correcta". Puig ha subrayado que el propio real decreto "habla de convenios con las comunidades autónomas". Si hay distintas ayudas dirigidas a las mismas personas con el objeto común de la lucha contra la exclusión, hay que trabajar lo más coordinado posible". Sobre cómo ha recibido Pedro Sánchez este planteamiento, el 'president' ha dicho que "hay voluntad por parte del gobierno de que sea así", y que "la voluntad de la Generalitat es manifiesta".

Cien mil familias en la Comunitat

El 'president ha señalado que "no tiene que haber ningún tipo de discrepancia en el gobierno valenciano". "El gobierno ha puesto en marcha un instrumento extraordinario contra la pobreza, a partir de ahí hay que hacerlo bien, generar la máxima coordinación posible" y, "sobre todo, pensar en el ciudadano", ha indicado, antes de abogar por "sumar todas las sinergias para que no haya duplicidades". "Eso se pedirá", para tener un convenio "lo más pronto posible", ha reiterado. El 'president' ha señalado que hay que "poner a la persona ahí donde es el sujeto fundamental de la acción política" y que lo que "interesa es que tenga los menos problemas posibles y sea lo más ágil" esta ayuda, con una "ventana única y que no tenga que marearse".

Puig ha destacado que el IMV supondrá en la Comunitat Valenciana "una inversión por parte del estado de 377,27 millones de euros año", que hará que "100.000 familias tengan un apoyo por parte de la sociedad". Serán 280.000 beneficiarios, 125.000 personas entre Alicante y Valencia y 28.000 en Castellón, ha precisado el 'president'. Ha resaltado que, como pretende la Ley Valenciana de Inclusión, hayan itinerarios para "salir de esta situación" y "no cronificar la pobreza" sino proporcionar "pasarelas" para abandonarla.

Noticias relacionadas

next