Hoy es 26 de junio y se habla de

ENTREVISTA AL CEO DE LA EMPRESA, PRESENTE EN CASTELLÓN DESDE 1978 AL ABRIGO DEL GRUPO ICF&WELKO

Carlos Llansola: "En Wibe somos conscientes de que una asistencia postventa es prioritaria"

18/05/2022 - 

CASTELLÓ. Cuatro décadas después de su plena implantación en Castellón, la empresa Wibe, perteneciente al grupo italiano ICF&Welco, mantiene su compromiso con el sector cerámico español, con un estrecho seguimiento, en cuanto a venta y postventa, de toda la maquinaria que se mueve en el ámbito de los hornos y todo lo que tiene que ver con los atomizadores, molinos o secaderos, entre otros campos de la industria.

Al frente de Wibe y como máximo responsable de ICF & Welko en España se encuentra Carlos Llansola Sales quien, después de treinta años en el sector, señala con absoluta convicción de que "sin una asistencia técnica de calidad no puede darse las ventas, de ahí la importancia que tiene el servicio postventa, además de lo fundamental que resulta la capacidad de diversificar y estar siempre cerca del cliente a lo largo del desarrollo de los proyectos".

El CEO de Wibe, empresa asociada a Asebec, explica en esta entrevista a Castellón Plaza las claves que han situado a su compañía como uno de los referentes del sector cerámico en España.

Foto: Antonio Pradas

-Usted tiene una larga experiencia en el sector. Hábleme de sus inicios.
Pues llevo treinta años trabajando para el grupo ICF&Welko, donde prácticamente he pasado por todos los departamentos: desde el comercial, administración... hasta llegar a gerencia. Creo que ha sido siempre muy importante en este periodo conocer el aspecto global de una empresa. Es algo que, entiendo, es fundamental y así ha sido .

- ¿Qué tipos de clientes tiene?
Los Clientes son muy diversos y de diferentes sectores del ámbito nacional. En nuestra zona, puedo decirle que contamos con clientes punteros en el sector de la lámina, de la cerámica y sobre todo  en el sector de la preparación de la tierra. Estamos muy presentes en esta parte de la industria.

-Descríbame de manera gráfica como ha sido esa evolución de su empresa a lo largo de estos años.
La evolución de la tecnología ha sufrido muchos cambios. El grupo ICF&Welko transformó este aspecto hace años y sin dejar de fabricar en Italia todas nuestras maquinas, se han ido convirtiendo y equipando con la tecnología mas puntera del mercado

-¿Y sobre los perfiles profesionales que trabajan en Wiber?
Contamos con equipos formados por electromecánicos y otro por mecánicos soldadores, por ejemplo. Aquí realizamos íntegramente el montaje y la puesta en marcha de todos nuestros equipos. Entendemos que esa llave en mano no es la venta en sí, sino que es muy importante para nosotros la postventa de cada cliente.

Foto: Antonio Pradas

-Usted hace constantes alusiones al servicio postventa... ¿tan importante es?
Fundamental.. El proyecto de nuestro cliente es también nuestro proyecto. Así que en el desarrollo de cualquier máquina, aparte de presentar un proyecto inicial, llevamos a cabo reuniones con los técnicos de la propia fábrica para intercambiar opiniones, ver modos de trabajo, prioridades… Tenemos la capacidad no de vender una máquina que consideramos que es la mejor, sino de ir más allá y adaptar esa máquina a las necesidades del cliente. Este es el inicio. Después, acompañamos al cliente desde la confección de los primeros diseños de obra civil, hasta la puesta en marcha. Y posteriormente, con independencia de que los clientes nos llamen o no para una posible asistencia o una venta de recambios o simplemente una consulta, periódicamente visitamos a los clientes como rutina autoimpuesta para saber cómo les va con la máquina que les hemos facilitado, con el objetivo de conocer cualquier necesidad que pudieran tener tanto actual como a futuro.

- ¿Y en ese servicio postventa incluyen formación?
Efectivamente, formamos a los técnicos en caso de ser necesario. Normalmente son máquinas con software muy intuitivo, pero en nuestra responsabilidad también está resolver los problemas que pudieran darse a la hora de adaptar al personal para el normal funcionamiento de estas máquinas.

-Pero no solo están en la industria cerámica...
Así es. Estamos muy metidos en la industria del reciclado, además del químico y el farmacéutico. Hemos vendido atomizadores en el sector de las fritas, pero estamos trabajando mucho en el reciclado del material de descarte.

-¿Por qué cree que es tan importante diversificar?
Es importante diversificar, pero siempre con el propósito de ofrecer lo mejor y en las mejores condiciones. Porque la calidad debe ser siempre máxima y en nuestro caso esto lo podemos ver también en sectores como el alimenticio, químico y el farmacéutico.

-Dígame en qué mercados se mueven especialmente.
En nuestro caso el nacional, pero llegamos a todo el mundo desde nuestra central. Por otro lado, desde Wibe España es habitual hacer intervenciones en el exterior, principalmente en Argelia. Digamos que somos un apoyo a la central cada vez que solicitan nuestra participación.

Foto: Antonio Pradas

- ¿Dígame cuáles son las principales particularidades de su producto en general?
Hay un factor fundamental para mí que es el made in Europe, todo se fabrica dentro de nuestras fronteras comunitarias, en Italia. Desde el acompañamiento de inicio hasta el fin del proyecto... su personalización, la postventa.... Yo creo que son todos estos, los aspectos que nos permiten distinguirnos siempre

-Ustedes están ubicados en pleno centro de la producción cerámica, en el límite de Castelló y Almassora. ¿Hasta qué punto es importante esa proximidad?
Efectivamente, es importante. Estamos radicados en el triángulo azulejero y disponemos de servicio 24 horas. Por otra parte, la confianza es clave y eso se gana a través del tiempo y de esa cercanía, porque siempre es bueno compartir las inquietudes que plantean los clientes y asumir sus propios retos desde la proximidad.

-¿Qué previsiones tienen?
La guerra en el Este de Europa ha añadido incertidumbre en este sector, que trataba de salir de una pandemia que aún está ahí, pero que esperamos que pronto podamos superar. Nosotros, incluso con todas estas dificultades, no hemos dejado de trabajar de manera intensa, ni siquiera en los meses más duros de la covid-19. Podría decirse que nos vimos ante una normalidad no esperada. Por otro lado, en un escenario como el actual es muy complicado hacer previsiones. Es verdad que veo una evolución positiva en el sector del reciclaje. Estamos apostando fuerte en el ámbito de la transformación de quemadores en energía verde y esperamos que ése sea parte del futuro, debido a la enorme crisis energética a la que nos estamos enfrentando y a los desafíos que tenemos por delante en este campo.

Foto: Antonio Pradas

-Ustedes vienen trabajando en la industria 4.0, ¿Cuál es su papel en este campo?
Estamos cambiando todo el software que tenemos a la industria 4.0 y en todas las fábricas. Esto te permite un ajustado control de todos los procesos que antes no existía , además de ofrecer indudables ventajas frente a cualquier variación que se pueda dar en una máquina. Ofrece control absoluto también de cualquier operación y seguridad en el manejo, y cómo no, nos ayuda a tomar las decisiones más acertadas en cualquier momento para asegurar la máxima calidad y rentabilidad de nuestras maquinas.

-¿Y cuál es la aportación de su empresa a los desafíos energéticos?

Los quemadores que se vienen instalando son de bajo consumo. Es verdad que tenemos por delante grandes desafíos en el sector energético. Pero también es verdad que se está investigando mucho, dedicando mucho esfuerzo por parte de los departamentos de ingeniería. Este sector es muy dinámico, con una fuerte apuesta por la I+D+i y siempre en evolución. El tiempo y esa evolución del conocimiento dirán hacia dónde va la industria en este aspecto concreto de la energía

Noticias relacionadas

next