Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

cd castellón

Castalia, Jairo y el Badalona

27/09/2019 - 

CASTELLÓN. Castalia busca el lleno este domingo. El club ofrece entradas adicionales a los socios a tan solo cinco euros. Completar el aforo en cualquier estadio de Segunda B, incluso en unos cuantos del fútbol profesional, resulta casi una utopía en un partido más de Liga, como lo es el que viene.

Así que lleno no, pero casi. Ninguna duda tengo de que la afición albinegra estará ahí, como siempre. Más en partidos así, donde el triunfo podría situar a los castellonenses en puestos de honor para afrontar un desplazamiento, seguramente masivo, a Tarragona para jugar frente a un ex Segunda como el Nàstic.

Pero antes, hay que centrarse en el Badalona. Los jugadores y técnicos intentarán hacer las cosas tan bien o mejor que hasta ahora, para permitir a los aficionados orelluts seguir soñando. La grada no fallará.

El fútbol y la competición caminan tan rápido que casi no te dejan asentar precedentes y detalles en la memoria, pero hay tardes que no se olvidan. Llega el CF Badalona, si. Y me acuerdo perfectamente de los dos partidos de la temporada anterior. Todavía con Guti al mando del equipo, visitamos en la primera vuelta su feudo. Gradas vacías. Para colmo ese día se jugaba a pocos kilómetros un Barça-Madrid. Los que allí fuimos, vimos el repaso táctico que le dio Calderé (entonces entrenador del CF Badalona) a David Gutiérrez. El Castellón olía a muerto deportivamente. Palmatoria. Una más.

Luego vino lo que vino. Refuerzos de invierno y Óscar Cano. Un arranque esperanzador truncado por el Espanyol B que, con su triunfo, despertó las dudas anteriores en el equipo.

El inicio de todo

Siempre hay un punto de inflexión. En positivo y en negativo. Para los de abajo, llega un momento en que tocas fondo. O te levantas o adiós. Ése es el buen recuerdo que vendrá a muchos a la memoria este domingo.

En marzo, el Castellón había perdido en Paterna contra el Valencia Mestalla. La imagen fue paupérrima y el resultado peor. Aquel día y de vuelta para casa, fuimos muchos los que empezamos a pensar que el regreso a Tercera, un año después del ascenso, empezaba a ser algo más que una posibilidad.

Y llegó el Badalona a Castalia. Y se puso por delante en el marcador. Y se escuchó ese runrún que agranda al rival y encoge a los de casa. César, cómo no, empató. Y en el segundo tiempo se vio al Castellón que tanto gusta al aficionado albinegro. Un equipo que va y que empuja, aunque no sea por juego, si por raza y por orgullo.

Aquello acabó de manera épica. Gol en el 93 de Jairo. Júbilo general y, sobre todo, esperanza.

El asturiano marcó un gol decisivo para la permanencia y fue ese día ante el Badalona. Ahora se prepara para regresar cuanto antes al equipo después de superar la pubalgia que le ha impedido estar al ciento por ciento.

Por supuesto que a partir de ahí vendrían otros triunfos y otros goles salvadores. Pero sin ese gol de Jairo, a saber dónde y cómo estaríamos ahora. En aquel momento, antes del choque, los catalanes peleaban por jugar la Copa del Rey. El CD Castellón estaba a cuatro puntos de la permanencia, a falta de nueve jornadas. Pintaban bastos.

El domingo llega el Badalona como colista. El conjunto castellonense es quinto a un punto del play off de ascenso. Intercambio de papeles y de urgencias. Así que el recuerdo de lo ocurrido en el anterior curso, en partidos como el que viene, debe servir para aprovechar este momento e intentar que este sea un año para pelear por un éxito y no para evitar un fracaso.

Queda mucho pero las señales son buenas. Lo iremos contando semana a semana, aunque yo tengo una cosa clara: cada domingo Castalia estará lleno, o casi lleno. Lo estuvo a las duras. ¿Cómo no lo va a estar ahora?

next