SILLÓN OREJERO

'Cinema Panopticum', un cómic de Thomas Ott, dibujante cafre entre los cafres

En el sobresaturado, pero paradójicamente poco generoso en ventas, mundo del cómic, la reedición de obras como las de Thomas Ott supone un acontecimiento especial. Natural de Suiza, Ott siempre ha querido mostrar las facetas más oscuras del ser humano a partir del humor negro de sus grandes influencias: EC Comics y Charles Burns. En Cinema Panopticum ofrecía una serie de historias que nos recuerdan la mezquindad de la existencia humana. Pesimismo y negritud

2/10/2023 - 

VALÈNCIA. La semana pasada fue un día especial, regresó Daniel ClowesDeberíamos todos estar hablando de eso, de qué nos ha parecido su último enredo psicotrópico lleno de símbolos, matices y significados ambiguos. Sin embargo, se conoce que a España le importa más la investidura. Por lo menos, una semana después nos ha llegado la reedición de Cinema Panopticum, del gran Thomas Ott, otro estajanovista del mal rollo. 

Basta ver el documental que le dedicó la televisión pública de su país, Suiza, para encontrar desde las primeras de cambio un auténtico cenizo. Aunque, queridos jóvenes, un detalle que habría que apuntar en este caso es que hoy tener esa personalidad tan oscura también puede ser una posición basada en simple realismo. Ott comenta nada más empezar en la entrevista que le hacen en su estudio que no ve mal que la humanidad colapse como consecuencia de la destrucción de la naturaleza y que, de esta manera, el ecosistema resucite. Que tampoco le parecería mal. 

Explica en estos términos su misantropía. En la masa no reconoce al individuo, es algo que le causa pavor, porque solo es una mancha que se extiende consumiendo, necesitando cada vez más energía y matando para sobrevivir. Le dice al autor de la pieza, Marius Eckert: “Es como si el planeta tuviera cáncer”. Mientras acaba de decir estas palabras, la cámara graba en su estantería cabezas de cuervo metidas en formol. 

Cinema Panopticum es una historia que encierra varias historias. Emplea el recurso de una niña que va a una feria y solo tiene dinero para una atracción, una especie de cine que permite visualizar películas en pantallas pequeñas y a precio reducido. Verá cuatro escabrosas historias sin reparar en que la quinta, The girl, va sobre ella misma. Un alivio cómico final al más puro estilo pre-code o EC Comics. 

La independencia ha caracterizado siempre a este autor que nada le debe a nadie. Desde muy pequeño, sus padres, que eran profesores de arte y dibujo, reconocieron su talento y gozó de respaldo para tirar donde le indicaran sus instintos. Siendo muy joven, a mediados de los ochenta, ya era conocido en la Escuela de Diseño de Zurich y había acabado un cortometraje de animación, La grande illusion. En 1993, sería un mediometraje, Robert Creep, une vie de chien. Y siguió un estreno más, Sjeki Vatcsh!, tras acabar sus estudios de cine, pero nunca más siguió por esos derroteros. Es un autor consagrado de cómic. 

Si hablamos hace un año de 73304-23-4153-6-96-8, un juego numérico tétrico y macabro, ahora con Cinema Panoptiocum tenemos una de sus obras donde más destacan sus influencias reconocidas. La más importante, Charles Burns. Pero entre los europeos destaca Marc Caro, del que en España solo recuerdo que se publicara una bella historia de amor entre insectos en un Metal Hurlant. 

Esa es una de las referencias más reconocibles en este álbum. En la primera historia, un hombre cae víctima de una trampa para insectos… puesta por una cucaracha gigante. Estas bromas macabras, pero en el fondo infantiles, no sé qué salida tendrán en el mercado actual de la viñeta, donde las tendencias más consolidadas están bastante alejadas de esta propuesta, con un dibujo que no está dibujado, sino rasgado con el cutter sobre fondos negros, donde cada página aspira a ser un cuadro. Según el autor, componer estas escenas con esa técnica, para él, es como estar en la oscuridad y encender la luz. 

A esa oscuridad hay que sumarle que las historias sean mudas. Una práctica que, a partir del silencio, consigue poner una distancia entre el lector y el relato con la que es mucho más fácil dar vía libre a la crueldad. Un ejemplo sería la historia en este volumen de un luchador que tiene que enfrentarse a la muerte. El desenlace es tan extremadamente cruel que en silencio tiene una pátina de irrealidad que permite que se dibuje la sonrisa en el rostro del lector. Al mismo tiempo, sin palabras, también se logra que los dibujos adquieran una dimensión superior. El suspense es mucho más tenso y los recursos escénicos cobran mucha más importancia. 

En un sentido más filosófico, el pesimismo de Ott se puede palpar en esta obra de forma evidente. Viene a decir que todo tiene un precio en la humanidad, que cuando se te cura algo, te enferma otra cosa. Si logras una victoria personal, es a costa de una derrota en otro campo. A veces comes, a veces eres comido. Nadie está a salvo, con la excepción de los marginados. Un mendigo que anuncia el fin del mundo es el único que se salva de un apocalipsis que realmente sucede. En la entrevista mencionada de la televisión suiza, Ott declaraba su fascinación por los sin techo parisinos. Se fijaba en ellos cuando vivía allí y se quedó perplejo con muchos de sus tatuajes, que parecían indicar mensajes apocalípticos o sobrenaturales. Toda esa misantropía, a veces cargada de odio, está presente en todas y cada una de estas páginas laboriosamente trabajadas. 

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'Eternum', el cómic de ciencia ficción sobre el miedo a la extinción total de la humanidad

Por  - 

Con un tercio de la población de las ciudades de La Tierra viviendo en las alcantarillas, “auténticos hormigueros”, Eternum es un cómic de ciencia ficción que especula sobre la actividad del Consorcio de Exploración Espacial, corporación que explota los recursos mineros de la Vía Láctea, una vez agotados los del planeta. La novela gráfica se hizo con la premisa de evocar las películas de los 70 y 80, particularmente Atmósfera Cero, 2001 y Alien, y es un divertimento interesante para los fans del género en ese periodo

SILLÓN OREJERO

'Post York', una distopía sobre la subida del nivel del mar con los ricos en ciudades flotantes

Por  - 

James Romberger ha publicado una novela gráfica de aventuras postapocalípticas en un Nueva York sumergido bajo el agua, en el que los ricos pueden flotar y alimentarse de ballenas, y los demás tienen que sumergirse por sus medios. El cómic viene acompañado de un reportaje realizado con cierta solvencia que fecha en 2050 la peor de las pesadillas climáticas

next