X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

gran entrada en el principal de castelló

'Copenhague', inquietante encuentro de dos genios a los que dan vida Gutiérrez Caba y Carlos Hipólito

18/01/2020 - 

CASTELLÓ. El Teatre Principal de Castellón acogió en la noche de este sábado la representación de la obra Copenhague, del dramaturgo británico Michael Frayn, de la mano del Institut Valencià de Cultura. La obra narra el encuentro que tuvo lugar en 1941 en la capital de Dinamarca, en ese momento ocupada por Alemania, entre el gran científico danés Niels Bohr, padre de la física cuántica y Premio Nobel en 1922, y el que era su mejor discípulo Werner Heisenberg, padre del principio de incertidumbre y que también recibió el Premio Nobel en 1932.

Copenhague, que contó con la presencia de numeroso público, se acompaña de un montaje teatral adaptado y dirigido por Claudio Tolcachir, que junta en el escenario a dos grandes de la interpretación como son Emilio Gutiérrez Caba y Carlos Hipólito. El primero encarna a Niels Borh, el maestro, el físico que recibe en la Copenhague ocupada por los nazis en 1941 al que fuera su joven discípulo, alemán instalado en Leipzip de quien llevaba tiempo sin saber y al frente del proyecto nuclear ordenado por Hitler, interpretado por Hipólito.

A ambos les acompaña una ni menos magnífica Malena Gutiérrez en el rol de Margrethe, la mujer de Borh, y una suerte de narradora-juez capaz de ir ubicando al público en lo que va sucediendo.

Su autor, el escritor y dramaturgo británico Michael Frayn, recibió en el año 2000 el Premio Tony a la mejor obra de teatro por Copenhague, una de las piezas más premiadas y representadas en los últimos años que se estrenó en el Teatro de la Abadia de Madrid y que ahora llega a Castellón.

Copenhague cuenta una historia sobre la colaboración con uno u otro bando en la Segunda Guerra Mundial. Heisenberg era representante de los estamentos nazis, pero también de la rivalidad y de la amistad en la que el autor permite a cada personaje exponer los motivos que le llevan a actuar de uno u otro modo. Maestro y discípulo, interpretados aquí por ambos actores protagonistas, se enfrentan al problema ético del uso de los avances en física teórica para el desarrollo de armamento nuclear en el conflicto armado. Todo son conjeturas sobre aquel encuentro, que algunos han querido ver como decisivo para que la
balanza de la guerra se inclinase a favor de los aliados, impidiendo la creación de la bomba atómica por los alemanes. Por razones que se ignoran, estos dos grandes científicos rompieron relaciones de forma permanente después de este encuentro.

(Fotos: SLOWPHOTOS)

next