Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

COTS Castelló urge minimizar la brecha digital para blindar la igualdad en el contexto de teletrabajo

19/02/2021 - 

CASTELLÓ. El Col·legi de Treball Social de Castelló apela a aunar esfuerzos para minimizar el impacto de la brecha digital en el bienestar de las personas en un contexto, el de la actual pandemia, “que nos afecta cotidianamente y transversalmente a través de la generalización del teletrabajo, la enseñanza online, los hábitos de consumo de bienes y servicios, el ocio y la forma de relacionarnos”. 

El COTS se une así al Llamamiento a la justicia social en la economía digital que centra este año el Día Mundial de la Justicia Social, que se celebra cada 20 de febrero. Una jornada que promueve los esfuerzos de la comunidad internacional por buscar soluciones para lograr el desarrollo sostenible, erradicar la pobreza, promover el pleno empleo y el trabajo decente, la protección social universal, la igualdad entre los géneros y el acceso al bienestar social y la justicia para todas las personas.  

“No podríamos concebir la era Covid sin la economía digital”, explica el profesor jubilado del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universitat de València,  Javier Ferrer. Empezando por el impacto “en la forma de relacionarnos, donde la necesaria distancia social fomenta el incremento del uso de los móviles para la comunicación interpersonal” a través sobre todo de plataformas de mensajería instantánea. 

“Ante esta realidad no podemos olvidarnos de la existencia de una brecha digital que genera grandes desigualdades que afectan en última instancia al bienestar de las personas”, alerta el experto. 

Pobreza digital

Una brecha digital que tiene su reflejo en la pobreza digital, presente todavía en el 5% de los hogares españoles que carecen de acceso a Internet y en el casi 20% de las familias que no disponen de ordenador, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. También en la brecha de género: el 44,1% de los usuarios de Internet poseen habilidades avanzadas, el 45,3% de los hombres y el 43% de las mujeres; la brecha laboral: el 50,5% de las personas con empleo saben moverse en el plano digital, frente al 32,2% de las desempleadas; y la desigualdad generada por cuestión de edad: únicamente el 17,1% de las personas de más de 75 años usan Internet a diario.

Esta situación afecta a la enseñanza online generalizada en casi todos los sectores formativos y al teletrabajo, “que no está suficientemente regulado, lo que genera unas condiciones laborales injustas, salarios no adecuados, reducción de la protección social y del derecho de sindicación”, indica Ferrer.  

Añade que la brecha digital “influye claramente en el acceso al empleo”. De la última Encuesta de Población Activa (2020) podemos destacar que siendo el 14,4% la media de tasa de paro de la Población Activa, asciende al 27,1% en las personas que tienen Educación Primaria e Inferior, y al 9% en las que tiene Educación Superior (brecha formativa); además el 12,8% de hombres se encuentran en paro frente al 16,2% de las mujeres (brecha de género), y mientras el 13,4% de personas españolas están en paro, éste asciende al 21,2% en el caso de las extranjeras (brecha de inmigración).

Noticias relacionadas

next