Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La Vilavella, Sant Mateu, Jérica, La Llosa, Sorita, Herbés y onda

El Gobierno fuerza a siete municipios a recortar gastos pero no les obligará a subir impuestos

30/08/2020 - 

CASTELLÓ. Los ayuntamientos de Onda, La Vilavella, Sant Mateu, Jérica, La Llosa, Sorita y Herbés estarán sometidos este año al estricto control contable del Gobierno de España. Los cuatro consistorios se han visto obligados a aprobar sus respectivos Planes Económico Financieros para tratar de reequilibrar sus cuentas. En ninguno de los municipios la situación económica es grave, pero el estricto control del déficit que impone el Gobierno a los ayuntamientos les forzará a poner en marcha algunos ajustes contables en lo que queda de año.

Onda incumplió la regla de gasto el pasado año 2019 al registrar un desfase contable de 2.814.157 euros. El concejal de Hacienda, Salvador Aguilella, asegura que ese desajuste se dio “a pesar de que culminamos el pasado año con superávit ya que ingresamos 700.000 euros más de lo que gastamos”. El edil asegura que este año ajustarán el gasto en algunas partidas presupuestarias “pero no tenemos que tomar ninguna medida restrictiva. Seguiremos mejorando los servicios que prestamos y mantendremos la bajada progresiva de impuestos en este 2020”, reitera.

Onda prevé una rebaja del IBI del 15%

El consistorio aprobó en el pleno de abril la reducción del gravamen del IBI del 0,72% al 0,68%, la cuota más baja de la historia del municipio, y la previsión es bajarla al 0,65% en 2021 y al 0,61% en 2020. Es decir, una rebaja del 15% durante esta legislatura.

El pico del IBI se dio en los años 2013 y 2014, cuando el gravamen se situó en el 0,88%. La deuda municipal tampoco está en niveles preocupantes dado que a finales de 2019 ascendía a 1.863.000 euros (74,94 euros por habitante), según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda.

Qué sucede en otros municipios

En La Vilavella, el desfase en el gasto fue de 344.301 euros en 2019. Según la liquidación municipal, el gasto se descontroló debido al incremento en el contrato de alumbrado público, a la prestación del servicio de la escuela infantil y de verano, a la celebración del curso internacional de música y al gasto superior al previsto en la conservación de las vías públicas. El consistorio pretende reequilibrar los números recortando este año algunas partidas de los salarios municipales y renunciando a la sustitución de los contenedores marrones. En 2021 se pretende reducir la factura del alumbrado público.

El gravamen del IBI lleva congelado en el 0,85% por tercer año consecutivo. Desde 2015, el consistorio está completamente saneado, sin deuda municipal.

Por su parte, el Ayuntamiento de Sant Mateu cerró el año 2019 con un desequilibrio negativo de 239.628 euros debido al préstamo que se contrató para financiar las obras del Palau de Villores. El recorte en el gasto será mínimo. En este caso, el IBI permanecerá invariable en el 0,4% vigente desde 2010. La deuda viva se situó en 598.000 euros al cierre de 2019 (304,64 euros por habitante).

En Jérica, el Plan Económico Financiero tampoco acarreará un gran trastorno en el recorte de gasto. El IBI se mantiene estancado en el 0,65% de gravamen desde el año 2014. La deuda municipal es inexistente desde 2013.

El Ayuntamiento de La Llosa deberá enjugar este año un desfase de 365.371 euros. Lo hará recortando levemente el gasto en Personal. El desajuste contable se dio el año pasado por el desembolso en cuatro talleres de empleo y por imprevistos como la reparación de la caldera del colegio público Vicente Faubell Zapata tras un episodio de lluvias. En este caso el gravamen del IBI está en el 0,65% mientras la deuda municipal se sitúa en 100.000 euros (105,15 euros por habitante).

Sorita es uno de los ayuntamientos con más deuda por habitante (3.824 euros por vecino, dado que el endeudamiento asciende a 436.000 euros). El desfase contable a finales de 2019 fue de 35.828 euros, aunque no se activarán medidas drásticas para reequilibrar las cuentas. Por último, Herbés concluyó 2019 con un desequilibrio en el gasto de 10.541 euros. El consistorio está saneado, por lo que tampoco se activarán medidas de incremento del IBI.

Noticias relacionadas

next