Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la suspensión de las obras municipales también afecta a actuaciones en el Grau y tetuán xiv 

El Parque Ciclista de Castelló 'pincha' y el retraso por el Covid-19 amenaza los plazos de ejecución

6/04/2020 - 

CASTELLÓ. La suspensión temporal de las obras municipales por la crisis sanitaria afecta directamente a uno de los proyectos estrella de la anterior legislatura: el Parque Ciclista de Castelló. La actuación llevaba varias semanas en marcha tras la firma del acta de replanteo a cargo de la adjudicataria, Becsa SA, después de suscribir el contrato el pasado 3 de febrero.

Con un presupuesto de 593.932,49 euros, el plazo de ejecución debía prolongarse medio año. Así, las previsiones apuntaban a septiembre como posible mes de entrega de la obra, considerando siempre la excepcionalidad de agosto, inhábil.

Sin embargo, la actual emergencia amenaza con alterar esa planificación, dependiendo de la duración de las nuevas medidas impulsadas desde el Gobierno con el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo. 

De hecho, en base a ese precepto el Ayuntamiento de la capital de la Plana decidió este martes paralizar eventualmente los trabajos de las contratas, entre los que también se incluyen la urbanización en el Grau junto a Josefina López y un centro de transformación de Iberdrola en Tetuán XIV, como más destacadas.

Una medida que se puede prolongar 

Aunque la interrupción temporal abarca del 30 de marzo al 9 de abril, el intervalo de tiempo se entenderá automáticamente prorrogado en función de las acciones que se vayan impulsando desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez o desde la Generalitat para la gestión de la situación ocasionada por el coronavirus, según informan fuentes municipales.

El Parque Ciclista de Castelló es una vieja reivindicación de los clubes deportivos, que acumulan años reclamando una instalación propia para entrenar ante la incomodidad y el peligro que siempre supone utilizar polígonos industriales de la periferia.

Hace ahora poco más de un año, el 4 de marzo de 2019, el entonces concejal de Deportes, Enric Porcar, acompañado por el vicealcalde, Ignasi Garcia, presentó el proyecto. Un complejo, situado entre la calle Grecia y la carretera Ribesalbes, que se consensuó con entidades y colectivos locales, como Dos Rodes, Club Ciclista Costa Azahar, Club Patí Castàlia, Club El Gancho y la Asociación de Vecinos San Lorenzo.

Entre las características del diseño del circuito principal, el edil resaltó la longitud, de 650 metros de cuerda, y la anchura, de 6 metros. Además, habló de dos anillos cerrados para mejorar la técnica: uno de 150 metros y otro de 250 metros. Meses más tarde de aquella puesta en escena se inició el proceso de licitación, que culminó con la adjudicación a principios de este año.

Noticias relacionadas

next