Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 31 de octubre y se habla de estado de alarma CONFINAMIENTO #CORONAVIRUS coronavirus covid-19

marqués acepta la petición de fernández de colocar a alonso en lugar del tránsfuga lorenzo

El PP y Cs apuntalan su pacto en Benicàssim con un 'cambio de cromos' en la Junta de Gobierno

1/07/2020 - 

BENICÀSSIM. El PP y Ciudadanos apuntalan su pacto en Benicàssim con un cambio de cromos en la Junta de Gobierno. A pesar de que inicialmente la alcaldesa, la popular Susana Marqués, se había opuesto a que el concejala naranja Javier Alonso sustituyera al tránsfuga Domingo Lorenzo, al final ha aceptado la propuesta de la portavoz de Cs, Cristina Fernández, que solo contemplaba esa posibilidad con vistas a mantener el equilibrio en el reparto de asientos.

Para entender mejor el guiño de la primera munícipe, hay que remontarse a abril de 2019. A escasos meses de las elecciones, el entonces secretario general y portavoz del Partido Popular en el municipio, además de edil de Cultura, Educación y Deportes, anunciaba su decisión de no repetir en la candidatura de su jefa de filas para reforzar, como número tres, la lista de la alcaldable de Ciudadanos, la citada Fernández. El argumento de "falta de confianza mutua" no convenció a la propia Marqués, lo que marcó un punto de inflexión en las relaciones entre ambos.

Tras los resultados del 26M, la necesidad condenó a populares y naranjas a entenderse. Con seis y tres regidores, respectivamente, tenían mayoría suficiente para gobernar en una corporación de 17 ediles. Así que la coalición se selló sin problemas, más cuando el protagonismo de Alonso se limitaba a asumir ciertas competencias como concejal del Ejecutivo local, sin formar parte de la Junta de Gobierno, en la que Cs se garantizaba su doble representación con su líder y el número dos, Lorenzo.

Esa armonía se mantuvo hasta el pasado 1 de junio. La marcha de este último al grupo de no adscritos, tras causar baja como afiliado en la formación naranja, sentó como un verdadero jarro de agua fría. Además de debilitar a su ex grupo, creaba una crisis en el equipo de gobierno. Al margen de dejar al bipartito en minoría, abría una brecha entre Marqués y Fernández, como se pudo apreciar en el pleno del pasado 30. Ante la petición de la segunda para que la primera dijera públicamente que el PP no iba a admitir el apoyo de un concejal díscolo para gobernar en Benicàssim, no encontró ningún tipo respuesta.

La aparente vaguedad de la alcaldesa dejó un poso de incertidumbre, abocando a Cs a buscar nuevas alianzas con el objetivo de garantizar la estabilidad en la gobernanza.

Sin embargo, la incorporación de Alonso a la Junta de Gobierno se interpreta ahora como un gesto de acercamiento para tratar de reconducir la situación y evitar que el caso de transfuguismo mine la confianza entre el PP y Cs.

Noticias relacionadas

next