X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de septiembre y se habla de AYUNTAMIENTO DE CASTELLÓ tascas tile of spain argenta

AUTORRETRATOS IMPENSABLES 

El selfiematón de Aarón Rodríguez Serrano

24/07/2019 - 

CASTELLÓ. Los vemos en las noticias, en festivales de cine, conciertos o inauguraciones de exposiciones pero, ¿a quién nombrarían de conseller de Cultura?¿Cómo se llama su playlist favorita de Spotify? Culturplaza invita a distintos agentes culturales de la geografía valenciana (o de visita) a darse a conocer a partir de 35 preguntas imposibles y un selfie. Allá va.

Aarón Rodríguez Serrano
WebInstagram

-Si tu nombre no fuera el que tienes, ¿cómo te gustaría llamarte?
-Cualquiera que no fuera Daenerys me iría bien. 

-¿A qué persona –de fuera del ámbito político- nombrarías conseller o consellera de Cultura?
-Probablemente a José Luis Pardo. A juzgar por sus Estudios del malestar, no se me ocurre otra mente política tan lúcida. En cuanto a la esfera valenciana, creo que Eduardo Guillot sería mi primera opción.

-Una serie para no salir de casa.
-The Young Pope. Probablemente uno de los acontecimientos audiovisuales más relevantes del siglo XXI, y uno de los productos culturales más importantes para entender cuáles son las coordenadas y los riesgos en los que nos estamos moviendo a nivel global. 

-Un artista/creador sobrevalorado.
-Cualquiera que se presente como un iluminado capaz de ayudarte a ser feliz, a estar en paz contigo mismo o cualquier otra zarandaja de ese calibre.

-Un artista/creador infravalorado.
-Bobby Womack. Sigue teniendo discos insuperables, pero por razones que se me escapan todavía no se le ha reivindicado. En el campo del cine, creo que habría que rendir un homenaje urgente a Delmer Daves.

-La canción del verano definitiva es…
-'In the summertime' de Mungo Jerry, por supuesto. ¿Acaso hay otra?

-Confiesa alguien a quién hayas pedido un autógrafo o foto.
-Cuando era un adolescente atolondrado asedié a Álex de la Iglesia para que me firmase un ejemplar de Payasos en la lavadora que guardo como oro en paño. Siempre he sido muy mitómano, no tengo apuro en reconocerlo. 

-¿Qué has desayunado?
-Leche y cereales. Un clásico.

-¿El sexo está sobrevalorado o infravalorado?
-Creo en Freud, ergo Infravalorado.

-¿Cuál es el capricho más raro que te has dado?
-Una copia de segunda mano del Saved de Bob Dylan sobre la que alguien había escrito en rotulador “I wish someone had Saved me from listening to this record”. Más allá de que me parezca un discazo como una catedral –nunca mejor dicho-, me encantó esa frescura del crítico espontáneo.

-Tu mejor viaje fue a…
-No sé si sería “el mejor”, pero quizá el más relevante fue un viaje en solitario que hice por Polonia hace ya casi una década. Siempre me ha gustado viajar sin compañía y tener tiempo para recorrer los lugares a mi ritmo, visitar las filmotecas, las bibliotecas, cualquier cosa que no pase por las rutas de los viajes organizados. 

-Qué final fue mejor: ¿El de Juego de Tronos o el de Perdidos?
-El de Perdidos sin duda. No se me caen los anillos: siempre he sido uno de los (pocos) defensores del descabellado pero muy coherente cierre de la última temporada. De lo de Juego de Tronos no hablaré si no está presente mi abogado.

-¿Cuál fue el último libro que dejaste a mitad?
-Puede que suene feo, pero Pureza de Franzen. Me fastidió enormemente porque Las correcciones es una de mis novelas favoritas, pero reconozco que el tan cacareado “retorno” del escritor no me aguantó ni trescientas páginas.

-¿Cuándo fue tu última resaca?
-Hace cosa de seis meses. En San Sebastián. Y hasta aquí puedo leer.

-¿Qué tres cosas NO te llevarías a una isla desierta?
-Ni móviles, ni tablets, ni banderas.

-¿Qué palabra usa la gente habitualmente para describirte?
-Resolutivo.

-¿Te gustan tus orejas?
-Con locura. Las necesito para sujetarme las gafas.

-¿Paella o arroz al horno?
-Lamentándolo profundamente, mi amor incondicional es hacia la fideuá. 

-Si se publicara mañana, ¿cómo se titularía tu biografía?
-“Al final, descubrí que todo era una canción de Belle & Sebastian

-¿Planchas la ropa interior?
-Nunca. De hecho, la plancha me provoca alergia. 

-¿Qué frase pondrías en un sobre de azúcar?
-Por ejemplo, esta de Toteking: “No soy feliz coño, ni falta que me hace/No bebo café porque el sobre de azúcar trae una frase/Que dice "Si sonríes puede que el problema pase"/Y luego mueres sin avatar al que engancharte”. 

-València puede ser Capital Mundial del Diseño pero, además de eso, ¿de qué te gustaría que fuera capital mundial?
-Me encantaría que fuera capital mundial del cine, obviamente.

-¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas?
-Maldecir. Mirar el reloj. Maldecir otra vez.

-¿Eres zurdo o diestro?
-Diestro, aunque mi torpeza para cualquier asunto que requiera una cierta pericia parece sugerir siempre lo contrario. 

-¿Cuál es tu horóscopo?
-Depende del día. Siempre me hubiera gustado ser Ofiuco.

-Método Marie Kondo: sí o no.
-Jamás. Vivo en un caos permanente y rodeado de libros.

-Tu palabrota favorita.
-Más que una palabrota, es la expresión soez y algo castiza “Pa tu culo un futbolín” para expresar una negativa rotunda en una conversación.

-Dinos el nombre de uno de tus grupos de WhatsApp.
-Capitanes

-¿Cómo se llama tu playlist favorita de Spotify?
-No es exactamente mi favorita, pero tengo una con temazos de Johnny Hallyday que se llama “Johnny, eres el copón” en honor al programa de radio Psychobeat. Es una delicia absoluta.

-¿Cuál es la cosa más extraña que te has metido en la boca?
-Una ortodoncia gigantesca que haría palidecer al invento más sádico de Fu Manchú. Y estuvo en mi boca, todo hay que decirlo, durante casi un lustro. 

-Tu personaje de ficción favorito.
-James Bond. En todas sus variantes, sus encarnaciones, sus reencarnaciones y sus acepciones. 

-¿Tocas algún instrumento?
-El piano y la guitarra. Mal pero con muchas ganas.

-¿Qué programa/serie necesita su versión valenciana en À Punt?
-Me encantaría un Mark Kermode´s Secret of cinema pero con cine español. Algo más centrado en el análisis cinematográfico –y no simplemente la crítica- que tuviera ese punto divulgativo y, al mismo tiempo, riguroso.

-¿Es Suavemente de Elvis Crespo la mejor canción de la historia?
-Rotundamente: No. Y rotundamente, niego que en ciertos locales y a ciertas horas se me haya visto bailándola como si lo fuera.

-Recomiéndanos una novela, una película y un disco reciente
-Mis películas favoritas en lo que va de año son Dolor y gloria (Almodóvar) y Dobles vidas (Assayas). 

Leo pocas novelas, así que recomendaré algunos ensayos: Ver para creer de Santos Zunzunegui e Imanol Zumalde (Cátedra), La luz lo ha revelado de Shaila García (UOC) y Narración y materia de Roberto Amaba (Shangrila). 

En el terreno musical, ando muy enganchado a American Love Call de Durand Jones & The Indicators, y a dos grabaciones de piezas clásicas que acaban de salir y me parecen impecables: las sinfonías 2 y 21 de Weinberg que ha dirigido Mirga Graznytè-Tyla y la aproximación a Wagner y Strauss de Lise Davidsen. ¡Todo muy veraniego, oigan!


El retratado, que podía declinar la respuesta de hasta cinco preguntas, no ha querido contestar a las siguientes:


Lee aquí a todos los participantes del selfiematón.


Noticias relacionadas

next