X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Fernando Roig ultima la incorporación de Keramex e impulsa el crecimiento de Grupo Pamesa

19/04/2019 - 

CASTELLÓ. El sector azulejero no atraviesa a día de hoy por la mejor situación de los últimos años, pero Fernando Roig y el conglomerado de empresas que dirige parecen estar por encima de los vaivenes del mercado. Tanto es así que el propietario del principal grupo industrial europeo en cuanto al volumen de fabricación de baldosas y revestimientos cerámicos (con más de 75 millones de metros cuadrados anuales) está ultimando la incorporación de una nueva empresa. 

Se trata de Keramex, un fabricante de azulejos de pequeño tamaño de Vila-real sobre el cual ya existe un principio de acuerdo, señalan fuentes conocedoras del proceso de negociación. De hecho, para cerrar la incorporación de Keramex a un grupo que ya cuenta con compañías como TAU, Navarti, Compacglass o Cottocer, además de la enseña, Pamesa, tan solo falta por resolver "flecos formales", ya que los términos económicos están totalmente pactados, indican las fuentes. 

Primeros despidos

No en vano, la compañía vila-realense incluso ha procedido ya al despido de una decena de sus trabajadores de las áreas de administración y carga para reducir sus costes fijos, demasiado elevados para su nivel de facturación, tal como exigían desde Grupo Pamesa para llevar a cabo la operación. 

Y es que, con la absorción por parte del grupo radicado en Almassora, estas labores de gestión las podrán asumir directamente desde el propio grupo. En este sentido, las fuentes apuntan a que será la firma Ecoceramic, también perteneciente al conglomerado de Roig, la que asumirá estos trabajos. 

Instalaciones de keramex.

Al contrario de otras incorporaciones de los últimos años (la más sonada fue la de TAU), la llegada de Keramex, en la que de forma previa a los despidos trabajaban unas 70 personas, no supondrá un gran salto en la facturación para Grupo Pamesa. Y es que, aunque en 2017 la compañía de Vila-real facturó 14,8 millones de euros, el año pasado esta cifra se redujo sustancialmente, por debajo de los diez millones, apuntan fuentes conocedoras. Cifras relativas si se comparan con las del grupo al que se suma, que en 2018 superó los 643 millones en ventas

Con todo ello, esta absorción es uno de los primeros movimientos en términos de concentración del sector azulejero desde que, hace cerca de un año, comenzase la ralentización en las ventas debido a la sobreproducción a nivel mundial. Pero, con otras compañías cerámicas en serias dificultades, a buen seguro que no será el único movimiento de los próximos meses. 

Noticias relacionadas

next