Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

TENIS

Fernando Vicente: "Creo que el tenis no comenzará ni en enero"

17/04/2020 - 

CASTELLÓ. Fernando Vicente no ha perdido el pulso al tenis competitivo desde que se retiró de la actividad en las pistas, en 2011. El benicarlando abrió una academia en Gavà (Barcelona), junto a los también ex profesionales Galo Blanco y Jairo Velasco Jr. Atrás quedaron sus tres títulos en torneos ATP y el puesto 29 de la clasificación mundial como mejor ranking, en un recorrido de 14 años por los principales torneos del planeta que le ha dado el bagaje necesario para guiar a los más jóvenes hacia niveles similares.

Actualmente compagina su trabajo en las instalaciones del 4Slam Tennis Academy con el de entrenador del ruso Andrey Rublev, jugador de 22 años que está a las puertas del top-10 de la clasificación mundial –es número 14 en ese ranking- y que ya cuenta con cuatro títulos en su haber en eventos ATP. Vicente acompaña al moscovita en los torneos desde 2016 y ha sido pieza fundamental en la evolución de su pupilo.

Pero la crisis del COVID-19 ha obligado al castellonense a cesar temporalmente sus dos labores, ya que su academia cerró debido a las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno, mientras que la actividad en el circuito profesional también está interrumpida desde marzo, cuando se canceló el torneo de Indian Wells.

Con Rublev mantiene una comunicación fluida, pero el confinamiento le ha obligado a cambiar su forma de trabajar. “Estamos en contacto a través de Skype. También está el preparador físico, que le manda su trabajo. Le conseguimos una bicicleta para que se vaya manteniendo en forma, pero no es fácil la situación porque no sabes con qué objetivo real entrenas”, reconoce.

El jugador, que también está confinado en Gavà, su lugar de residencia, lleva sin competir desde el 27 de febrero, cuando cerró su participación en el torneo de Dubai. Después viajó a Estados Unidos, junto a Vicente, para preparar el primer Masters 1000 de la temporada, en Indian Wells. Una vez allí, se anunció la cancelación del torneo.

Momentos difíciles en Estados Unidos

El benicarlando reconoce que vivió una situación complicada en los siguientes días, cuando empezaron a multiplicarse los casos de coronavirus en todo el mundo. “Lo pasé peor al principio por el miedo que tenía de quedarme encerrado en Estados Unidos. Pillé el primer vuelo a España por temor a que me bloquearan allí y porque veíamos que en Miami tampoco se iba a jugar”, explica el técnico.

Vicente admite que le costó adaptarse a las medidas de prevención decretadas por las autoridades. “He tenido etapas de ansiedad porque sentía la necesidad de salir a la calle, pero ahora estoy más tranquilo. Voy al supermercado sabiendo lo que tengo que ponerme y aceptando la situación”.

Respecto a la reanudación de la competición, Fernando Vicente asume que la espera será larga. “Soy bastante pesimista porque el tenis es un deporte muy global. No hay forma de hacer un torneo con argentinos, franceses o australianos llegando en avión cuando no hay vacunas ni nada. No tiene sentido”, subraya. “La gente está con ansiedad por jugar y deseando que todo sea normal, pero esto lo ha desordenado todo. Yo creo que el tenis no comenzará ni en enero”, avisa.

Noticias relacionadas

next