X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La calidad de vida y la UJI, determinantes en su elección de la ciudad

La multinacional del audiovisual Mirada se instala en Castelló

26/08/2019 - 

CASTELLÓ. ¿Puede una multinacional, proveedor líder de tecnología de televisión digital de vanguardia, con importantes clientes en todo el mundo, fijarse en Castelló? La respuesta es Mirada, una empresa que desde su creación en 2008 desarrolla servicios interactivos de última generación al servicio de tres tipos de clientes: operadores de telecomunicación que entre sus servicios ofrecen televisión de pago o video; las productoras y canales; y finalmente, un segmento de empresas que crece como híbrido entre estos dos primeros modelos. Más de 10 millones de personas ya utilizan sus servicios, y entre sus más de 50 clientes se encuentran las españolas Telefónica o RTVE, entre otras.

La compañía ha abierto recientemente un centro tecnológico en el número 4 de la céntrica Puerta del Sol castellonense, con un equipo que ya cuenta con 28 profesionales, la mayoría ingenieros informáticos, algún físico y algún matemático. El objetivo es alcanzar los 40 empleados a finales de año, un buen pellizco del total de 180 trabajadores con que cuenta el Departamento de Tecnología de la empresa, que se completan entre Madrid, Exeter (Reino Unido) y Ciudad de México. Además, cuentan también con representación en Chile, Eslovenia y Singapur.

A primera vista, el aterrizaje de Mirada podría vincularse a la presencia en su oficina-matriz de Madrid de varios profesionales nacidos y crecidos en la capital de la Plana. Sin embargo, la realidad es algo más compleja, como explica uno de estos castellonenses, José Gozalbo Sidro, director de Tecnología (CTO) y consejero de la compañía: "En el ámbito de la tecnología, la inmensa mayoría de empleos se concentran en Madrid y Barcelona, y en estas ciudades somos mayoría los de fuera, lo que supone que sacrificas muchas cosas por un buen trabajo. Ahí vimos una ventana de oportunidad: si unimos a un empleo interesante, el hecho de que tu labor cotidiana es utilizada cada día por miles de personas e influye de forma visible en su vida, y a ello sumas buenas condiciones laborales, horarios flexibles, una cercanía de trato que no tienes en grandes corporaciones y puedes aportarles calidad de vida, acabas teniendo un empleado más motivado, más productivo y más fiel".

La calidad de vida, diferencial

En ese puzle, obviamente la gran ciudad no puede aspirar a ofrecer una pieza clave: la calidad de vida de otros entornos. Y ello fue lo que finalmente llevó a Mirada hasta la Plana: "Empezamos a analizar capitales de provincia, que no fuesen ni muy pequeñas ni muy grandes, y con universidades que contasen con Ingeniería Informática, y con unos ciertos parámetros de comunicaciones, coste de la vida… y de ahí salió una pequeña lista en la que figuraba Castelló. En este punto ya entró mi propia afinidad y el hecho de que hubiera un grupo de personas dispuestas a moverse hasta allí". El objetivo era ofrecer "algo diferencial en la ciudad, con unas posibilidades atípicas y dar la posibilidad al talento que queremos captar de crecer en un equipo". No obstante, la operación no fue de coser y cantar: "Como empresa cotizada en bolsa, hay que estudiar bien la viabilidad, presentar un plan, que el Consejo lo apruebe, en fin, una concepción larga".

Además de ser castellonense de nacimiento, Gozalbo vivió en primera persona la experiencia de obtener la titulación de Ingeniería Informática en la Universitat Jaume I -"¡de la primera promoción, en 1996!"- y tener que emigrar para encontrar un trabajo acorde con sus conocimientos. Cumple actualmente 10 años en Mirada, que surgió en 2008 de la fusión de la empresa española de servicios interactivos Fresh IT y la compañía británica de entretenimiento digital YooMedia.

La oficina de Castelló se ha concebido como 100% técnica, focalizada en la ingeniería: "Queremos que sea un centro de excelencia tecnológico que nos ayude en la expansión y desarrollo de nuestros productos". Mirada se centra en el software "para todo tipo de dispositivos que puedas pensar", argumenta Gozalbo, "desde móviles a Smart TV pasando por videoconsolas o dispositivos de streaming como Chromecast" hasta la parte que no interactúa con el usuario final: el software de backend que se ejecuta en la nube de Amazon o en el Data Center de sus clientes. Estos son los referentes del sector y las apps que desarrolla Mirada son utilizadas en todo el mundo, desde el mayor operador de televisión de pago de Europa (BskyB) hasta la mexicana Televisa. Entre sus últimas novedades, Mirada ha integrado Netflix en su producto multipantalla Iris y lo ha desplegado en la plataforma mexicana Izzi.

Relación con la UJI

Interesados en participar en el ecosistema tecnológico de Castellón, Mirada ha iniciado ya contactos con la Universitat Jaume I, según afirma Gozalbo: "Hemos participado en eventos con algunas cátedras que imparten másteres de Big Data y exploramos varias líneas de colaboración, con la posibilidad de que la gente haga los trabajos de final de Grado con prácticas en nuestra empresa, y también estamos haciendo contactos con grupos de investigación, especialmente los de Big Data y de Inteligencia Artificial, porque tienen aplicación a nuestro trabajo y queremos estudiar la posibilidad de esponsorización y de proyectos conjuntos". Asimismo, en la UJI los profesionales de Mirada impartirán clases prácticas "para ejemplificar en las asignaturas de la carrera los usos en la industria".

En el marco de su desembarco en Castelló, Mirada celebrará el 3 de octubre su primer Tech Fest en la ciudad, en el que acogerá a estudiantes y profesionales del sector tecnológico y que cuenta con las inscripciones abiertas. El evento está concebido para aprender de grandes profesionales, mejora la empleabilidad y compartir una cerveza gratis. Obviamente, los asistentes están invitados a llevar su curriculum, porque la familia de la empresa "siempre está creciendo".

Buena prueba de ello son sus números del último año. En el ejercicio cerrado el pasado 31 de marzo, tras facturar 12,3 millones de dólares, la compañía registró un Ebitda (beneficios antes de intereses, impuestos,depreciación y amortización) positivo de 0,8 millones. Esto supone una mejora significativa comparado con las ventas de 8,8 millones de dólares y el Ebitda negativo de 1,1 millones del año anterior.

Noticias relacionadas

next