Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 26 de septiembre y se habla de VIVES estudio #CORONAVIRUS debate de política general

La Unión de Consumidores propone facilitar las reclamaciones en pueblos de hasta 5.000 vecinos

8/01/2020 - 

CASTELLÓ (EP). La Unión de Consumidores de Castellón (UCE) ha propuesto a la Diputación la creación de un servicio de atención al consumidor en el ámbito rural y de interior, que se prestaría en municipios de hasta 5.000 habitantes. Con su puesta en marcha se pretende superar la situación de "indefensión" en la que se encuentran las personas de avanzada edad que residen en pequeños pueblos y que no están familiarizadas con el manejo de las nuevas tecnologías, según ha informado la institución provincial en un comunicado.

A modo de ejemplo, los responsables de esta asociación han expuesto al presidente de la Diputación, José Martí, que en el ámbito rural apenas se generan reclamaciones relacionadas con la telefonía móvil a pesar de ser uno de los sectores más "conflictivos". Es una circunstancia que, según el secretario general de la Unión de Consumidores de Castellón, Juan Carlos Insa, obedece a la lógica de que "nadie va a hacer 60 u 80 kilómetros para desplazarse hasta Castellón y otros tantos de vuelta para una presentar una queja por una factura de 40 euros".

En términos similares se ha manifestado el abogado de la entidad, Enric Pallarés, quien ha puesto de manifiesto que "no hay relación entre el número de personas que residen en las poblaciones de interior y el número de quejas que presentan y que se dilucidan en la Junta Arbitral de Consumo".

Puntos informativos itinerantes

Lo que propone la Unión de Consumidores es habilitar puntos de información en las comarcas más necesitadas de este servicio y colaborar con los ayuntamientos para que la ciudadanía pueda tramitar sus reclamaciones. Esos puntos podrían estar operativos una vez al mes en Jérica, Sant Mateu y Morella. En cuanto a la colaboración con los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, de lo que se trataría es de que el personal administrativo municipal recogiera la documentación y la enviara telemáticamente a UCE Castellón para que se tramite la pertinente reclamación ante la Junta Arbitral de Consumo.

Además de Insa y Pallarés, en la entrevista mantenida con el presidente de la Diputación también ha estado presente el presidente de la Unión de Consumidores, Lluís Lleó.

next