Hoy es 23 de julio

el comandante se ha despedido este miércoles del villarreal

La despedida de Morales inicia su camino a Orriols

12/06/2024 - 

VALÈNCIA. "Dicen que lo bueno y breve dos veces bueno. Hoy después de dos años toca separar nuestros caminos". Así se ha despedido José Morales del Villarreal tras dos temporadas en el Submarino. A través de un vídeo difundido en las redes sociales, el Comandante agradece al presidente y a los dirigentes del club, así como a los diferentes cuerpos técnicos, trabajadores y aficionados su confianza y la oportunidad de vivir nuevas situaciones y entre ellas "poder competir en las competiciones europeas”. Y, ahora, empieza su posible camino al Ciutat de València para volver a vestir de blaugrana.

Morales acaba su contrato el 30 de junio y ambas partes decidieron no prolongar su relación una situación que puede propiciar su regreso al Levante, una situación parecida a la de Vicente Iborra, que ha jugado en el Olympiakos. "Son dos grandes jugadores y ojalá puedan estar con nosotros, es un sueño poder incorporarlos. Ellos no vienen aquí por un tema económico sino para poder ayudarnos en nuestros objetivos", apuntó este lunes Felipe Miñambres, director deportivo granota.

Morales, el tercer jugador de la plantilla del Villarreal que dice adiós al vestuario capitaneado por Marcelino García Toral, llegó al Villarreal hace dos temporadas tras haber acabado su contrato con el Levante -precipitado por el último descenso- y en este tiempo ha disputado ochenta partidos en los que ha marcado un total de veinticinco goles, una cifra con la que ha sido uno de los referentes en ataque del equipo. Aterrizó en La Cerámica tras polémica en su despedida del levantinismo: el club le ofreció su suelo para decir adiós pero sin la presencia del presidente, entonces Quico Catalán, a su lado. Y el entonces capitán granota declinó la proposición. Decidió despedirse en un vídeo y a través de entrevistas como la que ofreció en esta casa

La edad de Morales, clave para su posible vuelta al Levante

Ahora el Levante se enfrenta al mismo problema de un año atrás, cuando intentó retener a Vicente Iborra después del trágico no ascenso inmediato a Primera: la justificación de la reducción de su salario, obligada para que Iborra quepa en el humilde Fair Play Financiero del club. No obstante, hoy la edad del centrocampista -y también la de Morales, es el billete de acceso. 

Las reglas especiales que marca La Liga para el cálculo del coste del jugador en el Límite de Coste de Plantilla Deportiva permiten incorporar a un jugador de campo que esté por encima de los 36 años -es el caso del Comandante, pues cumplirá 37 este julio-, al salario que se acuerde con la entidad. Es decir, el mismo escenario que en verano de 2023 tras aquel infausto no ascenso.

La Liga deberá verificar que el regreso del futbolista, más allá de que se trate de una cuestión emocional, se debe a un deseo expreso por su parte que anule cualquier competencia de otro club por incorporarle a sus filas -entre otros baremos que se tienen en cuenta por el organismo-. Solo así, la importante reducción de salario necesaria será aceptada por La Liga. En cualquier caso, el Levante habrá de analizar lo que La Liga computa por el extremo en el límite salarial para conocer si puede incorporarle a él, a Iborra o a los dos. Es el deseo reconocido por Felipe y Julián Calero.

Noticias relacionadas

next