Hoy es 23 de julio

El futuro del Programa de Actuación Integrada pende de un hilo... y del nuevo gobierno local

Las obras de Golf Sant Gregori de Borriana seguirán paradas al menos hasta septiembre

5/06/2023 - 

CASTELLÓ. La reciente anulación judicial de la designación de la empresa Urbanización Golf Sant Gregori como promotora del PAI de Borriana ha llegado en un momento de máxima incertidumbre. Las obras siguen estancadas en el 7% desde el pasado mes de enero, cuando la mercantil logró que el Ayuntamiento prorrogara hasta el 8 de julio de 2025 el plazo para finalizarlas tras reconocer entonces un retraso en los trabajos de 787 días.

A esa incertidumbre judicial se suma ahora la derivada del previsible cambio de gobierno municipal tras las elecciones del pasado 28 de mayo. PP y Vox siempre se habían mostrado favorables al PAI Golf Sant Gregori, aunque muy críticos con la manera de tramitarlo por parte de los socialistas con la anuencia silenciosa de Compromís. Consumado el vuelco electoral, habrá que esperar al menos a final de verano para que el nuevo alcalde de Borriana -previsiblemente el popular Jorge Monferrer- tome posesión, designe al concejal que llevará la cartera de Urbanismo y clarifique la línea política a seguir en este controvertido macroproyecto.

Trámites pendientes para la reprogramación

El edil de Urbanismo saliente, el socialista Bruno Arnandis, admite que, entre unas cosas y otras, los trabajos de urbanización permanecerán paralizados, como mínimo, hasta el próximo mes de septiembre. La promotora todavía no ha presentado el nuevo plan de obras ajustado a julio de 2025 y la nueva memoria de cuotas de urbanización, dos requisitos ineludibles para retomar los trabajos. Y, además, debe hacerlo ahora con la evidente incertidumbre de la sentencia que le inhabilita como agente urbanizador, por mucho que ésta aún no sea firme, con lo que habrá que ver si lo hace.


El ejecutivo municipal estará en funciones hasta el pleno de investidura del próximo 17 de junio, por lo que la alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont, puede ser quien dé luz verde a la interposición del recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS) antes de finalizar su mandato. Otra posibilidad es que deje la decisión en manos del próximo alcalde, ya que el plazo para recurrir al TS vence el 5 de julio. En cualquier caso, una de las primeras decisiones que deberá tomar el próximo ejecutivo de Borriana PP-Vox será qué rumbo dar a la tramitación y a las obras un PAI que ahora navega en la incertidumbre.

11 cuotas de urbanización giradas

Tras hacerse con el control del proyecto en base al acuerdo transaccional invalidado ahora por los tribunales, la promotora Urbanización Golf Sant Gregori adjudicó en septiembre de 2019 el contrato de movimiento de tierras a la empresa Áridos Mijares y, en diciembre de 2020, las obras completas a las empresas Durantia y Hormigones Martínez. Desde entonces ha girado al cobro 11 de las 18 cuotas de urbanización por un importe global cercano a los 11 millones de euros. La promotora y Caixabank tienen depositados en el Ayuntamiento diferentes avales para cubrir problemas de urbanización por un montante total de unos 8,4 millones de euros.

Procedimiento abierto contra el Ayuntamiento... y otros 32

Además del recurso contencioso administrativo que ha desembocado en el descarrilamiento de la actual empresa urbanizadora, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Vila-real dirime actualmente una querella contra la alcaldesa en funciones, el edil Arnandis y otras dos personas más por supuestos delitos de prevaricación y falsedad en las certificaciones de obra del PAI. Además, Castellón Plaza tiene constancia fehaciente de al menos 32 recursos contenciosos interpuestos por propietarios de terrenos afectados por el PAI que están pendientes de resolver en diferentes instancias judiciales. La cifra real podría alcanzar los mil, según asegura un portavoz de los cerca de 340 propietarios afectados por el PAI.

El recelo de los propietarios hacia la gestión y la solvencia económica de la empresa urbanizadora del PAI Golf Sant Gregori no es nuevo. Ya estuvo al rojo vivo hace más de un año, cuando la promotora pidió aplazar el pago de su deuda bancaria con Caixabank. En aquel momento, dos propietarios que estaban en situación de embargo al no haber pagado seis cuotas de urbanización intentaron sin éxito recusar a la alcaldesa y a los concejales socialistas Arnandis y Vicente Aparisi para dejar al ejecutivo municipal en minoría en todas las votaciones del pleno relacionadas con Golf Sant Gregori.

El bloqueo del PAI del golf por la vía judicial y por la no presentación del nuevo plan de obras y de cobro de las cuotas de urbanización se suma a los problemas que han retrasado los trabajos desde que arrancaron. La modificación del proyecto de urbanización, las lluvias en ciertos momentos, la imposición de una zona de protección para la colonia de galápagos por parte de la Generalitat, las excavaciones arqueológicas y algunos casos de desocupación de viviendas abandonadas han ralentizado la evolución de las obras, además de la falta de voluntad de la promotora.

Expropiaciones pendientes

También sigue pendiente aún hoy la expropiación de terrenos para ejecutar las obras de conexión externa que genere los accesos por carretera al golf, así como las acometidas a la depuradora de aguas residuales y el abastecimiento de energía eléctrica.

La paralización del Golf Sant Gregori de Borriana no es un caso único en la provincia. En Sant Jordi, el Ayuntamiento ha aprobado de forma definitiva la modificación número 18 de su PGOU, que descalifica el suelo incluido en el sector del Plan Parcial Sant Jordi Golf para que vuelva a ser urbanizable sin ordenación pormenorizada. De esa manera, la ampliación del campo de golf queda definitivamente enterrada.

Noticias relacionadas

next