La adopción masiva de la tecnología 'blockchain' lo cambia todo 

La vinculación del mundo cripto con los NFT, la web3 o el metaverso

25/04/2022 - 

VALÈNCIA. La adopción masiva de la tecnología blockchain, superior ya a la experimentada por internet en sus orígenes, es la que está revolucionando todo. Esta es la que permite su construcción, la posibilidad de interactuar en ellas, las transacciones económicas y la tan cacareada descentralización.

Luis Ivan Cuende, emprendedor desde los 19 años y cofundador del proyecto global Aragon, define la blockchain como “un registro descentralizado de datos innovador que está instalado en una red peer-to-peer de ordenadores alineados para que todos ellos se dediquen a contribuir a este registro añadiendo páginas, pero sin que se pueda borrar ni modificar nada de forma maliciosa”. 

En esa inmutabilidad de las anotaciones a cuyo histórico ‘cualquier’ interesado en comprobar o trazar algo podría acceder sin necesidad de la mediación de terceros, radica la fuerza y la atracción de esta tecnología. El mismo discurso se traslada a todas sus aplicaciones, que cada vez son más, desde el entorno financiero, con las criptomonedas y las Finanzas Descentralizadas (DeFi); hasta el legal, con los smart contract; el del arte y los activos digitales no fungibles, con los NFTs; el mercado energético o internet.

“Es la única tecnología capaz de empoderar al individuo y dotarle de libertad a la vez que le hace responsable de sus actos. Yo creo que ese es el salto siguiente en la evolución”, decía Álex Sicart, otro “niño prodigio” de la tecnología que aprendió a codificar a los 10 años. Sus palabras resumen el pensamiento de muchos de los defensores de esta tecnología que ven en ella una oportunidad para la redistribución de la riqueza y el poder en el mundo.

Ello no significa que algunos de los protagonistas que se mueven en este entorno renuncien a crear empresas gigantescas y hacerse megamillonarios. Changpeng Zhao (CZ), CEO y fundador de Binance, en su visita a Madrid el pasado 19 de abril, reaccionaba como si fuera una sorpresa cuando el presentador del evento, Pau García-Milà, le preguntaba por la fortuna de 90.000 millones de euros que se le atribuye, motivo por el cual figura en el número 19 de la lista de los millonarios Forbes.


En dicho evento, el fundador del exchange de criptomonedas más grande del mundo por volumen informado, habló también de la web 3, del metaverso, o de los NFTs de los que dijo que, 2022 será el año de su explosión igual que pasó en 2021 con las DeFi.

Los NFT

La vinculación de los token no fungibles (NFT) con el mundo cripto es muy cercana. Aunque una criptomoneda es un bien intercambiable, es decir fungible, un NFT es un activo único, físico o digital en origen, pero tokenizado. Entran aquí desde obras de arte hasta artículos para coleccionistas o un edificio.

Dentro de esta categoría es el ‘criptoarte’ el que ha ganado más popularidad hasta el momento, pero se le augura un largo recorrido y multitud de usos nuevos en sectores como la salud, la educación, las finanzas, el marketing o el entretenimiento. Se trata ahora de agregar valor a estos activos digitales asociándolos a beneficios nuevos.

Web3 y la descentralización de internet

La Web3 hace referencia a la evolución de Internet tal y como lo conocemos. Lo que propone es un internet descentralizado gracias al uso de la tecnología de blockchain. El objetivo final es desarrollar un internet ajeno al control de las grandes compañías devolviendo a los usuarios la privacidad y el control de sus datos pudiendo interactuar entre ellos sin mediación de terceros.

Polkadot es el primer proyecto de Fundación Web3, una organización suiza sin ánimo de lucro creada para facilitar una web totalmente descentralizada, funcional y fácil de usar. Polkadot, el proyecto estrella de la fundación, está construida para conectar blockchains privadas y de consorcios, redes públicas y sin permisos, oráculos, y tecnologías futuras que aún no se han creado. 

El proyecto facilita una internet donde las blockchains independientes pueden intercambiar información y transacciones de forma fiable a través de la relay chain de Polkadot. Junto con Bitcoin o Ethereum, Polkadot es una de las blockchain más reconocidas a nivel mundial. Las blockchains actuales son muy buenas guardando y ejecutando operaciones de manera segura dentro de sus propias redes, pero no son tan eficientes a la hora de comunicarse con otras redes sin tener que confiar en un intermediario. Disponer de blockchains sin la capacidad de comunicación es equivalente a tener distintas “internet” esparcidas por el mundo, sin que haya conectividad entre ellas.

Bertrand Pérez, de origen español, director actual de operaciones (COO) de web3 Foundation, subraya que se trata de una evolución, no de una nueva red, a la que se añade nueva capa de tecnología que permita unas funcionalidades inexistentes en la web2, como es el control de los datos por parte de los usuarios.

El metaverso

Aunque en pañales, tampoco su concepción habría sido posible sin la tecnología blockchain, sobre todo teniendo en cuenta que la web3 será su base. Aunque agregue otras tecnologías, como la realidad virtual o la aumentada, los conceptos de identidad y propiedad no parece que vayan a desaparecer en el universo virtual por lo que las criptomonedas estarán en el centro y los smart contracts darán fe de las transacciones que se efectúen en él.

next