Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Los auditores: el tamaño y la escasa inversión en innovación lastran a las empresas valencianas

26/12/2019 - 

CASTELLÓ. El Colegio de Auditores de la Comunitat ha dado a conocer los resultados de su primer análisis de coyuntura económica del territorio valenciano, en el que una treintena de expertos han valorado la evolución de la economía regional a cierre de 2019 y las previsiones en términos de empleo, cifra de negocio, inversiones y costes de las empresas de la autonomía. "Los auditores son una de las figuras más rigurosas a la hora de evaluar y analizar una empresa. Conocemos en profundidad la actividad de las compañías, de manera absolutamente independiente", ha explicado Rafael Nava, presidente del Colegio.

Bajo esa premisa, un equipo de auditores pertenecientes a la corporación ha indicado que el PIB de la Comunitat Valenciana crecerá por debajo de las previsiones oficiales que lo situaban alrededor del 2% (cifras de BBVA) y ocurrirá lo mismo con el del territorio nacional.

Además, el 80% de los expertos consultados apunta que el objetivo del déficit público será superior o muy superior a la previsión (de un 1% a cierre de 2019) que ha sido revisado en distintas ocasiones a lo largo del año con sucesivos incumplimientos de las estimaciones. "La Comunitat Valenciana no es ajena, por tanto, a la ralentización de la economía. Desde el Colegio de Auditores hemos constatado que, en épocas de desaceleración, hay una necesidad creciente de transparencia en la información financiera y las auditorías, y la confianza que aportan, ayudan a mitigar el impacto negativo de la economía", apunta Nava.

Malas perspectivas para la economía valenciana

Los expertos consultados han señalado que la cifra de negocio de las empresas valencianas, en líneas generales, disminuirá durante el próximo ejercicio, aunque un 8,8% de los auditores cree que aumentará. En el lado bueno de la balanza, el número de empresas, considerando la creación por un lado y el cierre, liquidación o concurso de empresas por otro, se mantendrá en la Comunitat.

Sin embargo, desde el Colegio de Auditores señalan que la liquidez de las empresas disminuirá, mientras que aumentará el número de sociedades que planifica reducir costes globales. Uno de estos costes que se verán reducidos será el de personal. A pesar de que los últimos datos publicados anunciaban que la Comunitat Valenciana lideraba el descenso del paro en términos absolutos, la mayoría de los auditores consultados afirma que 2019 cerrará con una tasa de paro superior a la esperada (13,9%).

"Vamos a padecer una ralentización de la creación de empleo en nuestra región siendo el empleo fijo el más castigado, mientras que aumentará el trabajo temporal", explica Nava. Sin embargo, no se esperan descensos de salario para aquellos que conserven su puesto de trabajo, que mantendrán también el salario medio.

Sin cambios se mantendrán también el próximo año la inversión en bienes de equipo, en internacionalización o adquisición de empresas o la I+D o el endeudamiento empresarial.

La falta de Gobierno "no ayuda"

Preguntados por los principales problemas a los que se enfrentan las empresas valencianas coinciden en señalar el tamaño y la escasa inversión en tecnología, innovación y digitalización de procesos que lastran a las compañías instaladas en nuestra autonomía. En términos macro, la inestabilidad política nacional "no ayuda, ni da garantías de afrontar ni tomar ninguna decisión relevante, pero también la incertidumbre a nivel internacional está afectando a nuestra región ya que está provocando una caída de las exportaciones y una disminución de la demanda debido a las tasas arancelarias". 

En este sentido, la imposición de aranceles aduaneros por parte de Estados Unidos a los principales productos agroalimentarios afectará significativamente al sector valenciano, según los auditores.

Cumplir con objetivos sostenibles

Recientemente ha entrado en vigor la Ley de Información No Financiera y Diversidad que obliga a algunas empresas y entidades de interés público (con más de 500 trabajadores o 40 millones de euros en ingresos) a reportar sus impactos ambientales, sociales y de gobierno, así como su estrategia para mitigarlos.

En el caso de la Comunitat Valenciana los expertos miembros del Colegio de Auditores autonómico han analizado los aspectos no financieros que más preocupan al empresariado valenciano con el objetivo de mejorar su actividad en términos de políticas ambientales, éticas y sociales. Así, y por orden de importancia, las cuestiones sociales y de personal ocupan el primer lugar, seguidas de las cuestiones medioambientales, la lucha contra el fraude y la corrupción, las relaciones con la sociedad y la comunidad local y en última instancia el respeto a los derechos humanos.

"Los informes de información no financiera potencian la transparencia y la confianza en las empresas y son cada vez más valorados por los mercados y los inversores", ha concluido el presidente de los auditores valencianos.

next