Desde agosto de 2020 , los accidentes de trabajo con baja han aumentado un 7,1 % en la CV 

Los autónomos y la pandemia rompen las series estadísticas de siniestralidad en la Comunitat

12/10/2021 - 

VALÈNCIA (EFE/Inmaculada Martínez).  La entrada de 330.000 autónomos en el Régimen de Autónomos en la Comunitat Valenciana al comenzar a cotizar por contingencias profesionales en 2019 y, posteriormente, los ERTE desatados por la pandemia en 2020 y 2021, han originado una ruptura de las series estadísticas de siniestralidad laboral desde el año 2018.

Estas circunstancias llevan a que los datos de siniestralidad de los últimos doce meses no puedan compararse con los años anteriores, sino que la relación debe hacerse con la media nacional o, si se quiere, con otras comunidades autónomas.

Desde agosto de 2020 a julio de 2021, los accidentes de trabajo con baja han aumentado un 7,1 % en la Comunitat Valenciana pero los accidentes graves y los que causan víctima mortal se han reducido.

La patronal y los sindicatos, así como la Generalitat, ya han comenzado a trabajar para desarrollar una nueva Estrategia Valenciana de Seguridad y Salud para el periodo 2022-2026, una vez agotada la anterior, que se prorrogó un año más debido a la pandemia.

Ruptura de las estadísticas

El INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo) advierte en sus estadísticas de que el Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, sobre la obligatoriedad de la cobertura por contingencias profesionales en el RETA con carácter general, comenzó a aplicarse en 2019 y en enero de ese año el número de afiliados en la Comunitat se incrementó en 330.000 personas.

Una vez anotado este incremento repentino, se pensó que las estadísticas de siniestralidad volverían a estabilizarse, pero entonces llegó el coronavirus y sus ERTE, con trabajadores en activo pero que no podían acudir a trabajar -por lo que la exposición al riesgo de accidente es cero-, y la ruptura de las series ya fue total, según fuentes del INVASSAT consultadas por EFE.

De ahí que la comparativa no pueda hacerse con años anteriores -mucha masa social ha estado en ERTE- sino con la media de España y con otras autonomías.

Solo analizando los periodos comprendidos entre enero y julio de 2020 y 2021, los accidentes de trabajo han subido tanto en la Comunitat como en España (un 24,4 % y un 18,7 % respectivamente), pero los mortales han aumentado en la comunidad (11,4 %) y han bajado en el conjunto nacional (-4,9 %) y en los graves ha ocurrido lo contrario: han bajado en la autonomía (-1 %) y han subido en España (10 %).

En índice de incidencia, la valenciana ocupa el octavo lugar en accidentalidad entre las comunidades autónomas.

Entre agosto de 2020 y julio de 2021 -últimos datos publicados- en la Comunitat se produjeron 49.034 accidentes de trabajo, un 7,1 % más, siendo servicios el que más accidentes registra con un 54 % de los casos.

La población expuesta al riesgo ha crecido un 1,1 % interanual, hasta los 1.865.305 trabajadores, y el índice de incidencia se sitúa en 2.628 por cada cien mil trabajadores expuestos.

Lo positivo es el descenso de los accidentes graves y mortales: los graves (366) han sido 37 menos que el periodo anterior (un -9,2 %) y las víctimas mortales han sido dos menos (62, -3,1 %).

De los mortales, el 53,2 % corresponde a accidente traumático (golpes, aplastamientos, atrapamientos o caídas a distinto nivel), precisamente los que tienen capacidad de prevención, según el sindicato UGT.

La precariedad, una causa de peso

No hay un factor determinante de la siniestralidad, pero los sindicatos CCOO y UGT atribuyen a la precariedad una parte del aumento.

Según el responsable de Acción Sindical de CCOO PV, Jaume Mayor, en las empresas donde hay presencia sindical el cumplimiento de la Ley de prevención de riesgos laborales es más sencillo. "Es necesario que se entienda la Ley de prevención no como un requisito formal, sino como una necesidad real para garantizar la seguridad y la salud", apunta.

Aceptar trabajos que impliquen riesgo por no decir "no" a la empresa o las prolongaciones de jornada -de las que llegan denuncias pero se desconoce el nivel al que están llegando- son factores que pueden influir, y los sindicatos alertan de que a veces ni siquiera da tiempo de hacer formación cuando los contratos son de unas horas o de un mes, en palabras de la secretaria de Salud Laboral de UGT PV, Marisa Baena.

También alertan de la infradeclaración de las enfermedades profesionales, que pasan por ser enfermedad común, y de otros riesgos, los psicosociales (por ejemplo, acoso, estrés, depresión y ansiedad).

La importancia de no bajar la alerta

Con la incorporación de los trabajadores pasado lo peor de la pandemia, la patronal CEV insiste en volver a desarrollar todas las actividades y campañas de concienciación para que los trabajadores y las empresas recuerden la importancia de no bajar la alerta.

Según la CEV, la Ley de prevención de riesgos se tiene que integrar en los contratos, sean indefinidos o temporales, y destaca el papel que desempeña junto a los sindicatos en la actividad preventiva.

La CEV pondrá en marcha la segunda edición de una campaña de concienciación a través de las redes sociales enfocada a alumnos de Formación Profesional y FP Dual. 

Noticias relacionadas

next