Hoy es 21 de abril y se habla de

Los pasos de la refinanciación de Levantina con Bybrook: nuevos contratos y tramos hasta 2029

Bloques de mármol de Levantina en la cantera del Monte Coto, en una imagen de archivo.
10/01/2024 - 

NOVELDA. Desde Grupo Levantina llevan acciones para culminar su plan de eficiencia que daba sus primeros pasos en 2019. Tal y como publicaba ayer este medio,  la empresa con sede en Novelda  mejoraba en el último ejercicio disponible, el de 2022, la facturación y también rebajaba pérdidas. Además de estos datos, otro de los movimientos para retomar el rumbo positivo del negocio ha sido una nueva operación de refinanciación de deuda que se daba en 2023. Levantina y el grupo daban forma a la negociación de una operación de reestructuración de deuda con el fondo Bybrook y otros inversores para la renovación del crédito. Entre las opciones sobre la mesa, nuevos contratos y tramos hasta 2029.

Así, las expectativas de la administración de cara a las cuentas de 2023 eran positivas, "impulsadas principalmente por la implementación de determinadas medidas de mejora de rentabilidad" tal y como destacan en su informe de gestión. Como ponía de relieve este medio, ya en 2023 el grupo con sede en Novelda renovaba el crédito con el fondo Bybrook para necesidades de tesorería del grupo y también para impulsar el proyecto Techlam y la continuidad de la actividad. 

A principios del año pasado, Levantina y la división de Techlam pedían una segunda refinanciación con el fin de conseguir el abono de las instalaciones en Nules y también para asegurar la actividad o mejorarla.

Entre las necesidades de este plan dispuesto a principios de 2023 estarían las de incrementar importes de nuevos tramos de financiación - por un importe agregado de 26,5 millones- y también el de conceder a Techlam uno nuevo, así como alargar plazos de cumplimiento de ratios.

Ya en primavera y tras aprobar los presupuestos previstos para 2023, el grupo junto con los financiadores suscribían el plan de reestructuración financiera para garantizar la continuidad y apoyar la inversión de Techlam. Por este motivo, ponían nuevos horizontes en el vencimiento de la financiación previa según la capacidad de generar caja por parte de Levantina. También adecuaban ratios financieros a la nueva estructura y apoyaban un marco para el funcionamiento de Techlam. El nuevo periodo de cumplimiento de ratios será a partir de 2025, según los datos consultados por este diario. 

El plan de reestructuración también registra el compromiso de Levantina de realizar cambios societarios y de operativa del grupo y la garantía de la sostenibilidad de la deuda. En el acuerdo figuran contratos de financiación con nuevos tramos. Uno de ellos para el plan de Techlam por 20 millones y otro de 15 millones sujeto al contrato firmado, que establece un nuevo vencimiento en 2029.

Antecedentes

Estas acciones tienen sentido en un contexto en el que, como ya contó este diario, se busca relanzar el negocio. En febrero de 2022, desde Grupo Levantina acordaron ampliar el capital social de la matriz, Levantina y Asociados de Minerales SAU, y capitalizan 82,4 millones de euros. Además, esta capitalización de Bybrook se sumó a la que inyección que ya hiciera el fondo británico en 2019, cuando aportó al capital 30 millones de euros. Entonces, lo hizo con el fin poner en marcha su plan de negocio y para coger impulso, después de que, a finales de 2018, tuviera que hacer una drástica reducción de capital, de 100 millones de euros, para enjugar pérdidas y restablecer el equilibrio patrimonial.

Noticias relacionadas

next