X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de agosto y se habla de almenara participación e impulso GRESPANIA wizz air Aerocas

entrevista al presidente de la confederación hidrográfica del júcar

Manuel Alcalde (CHJ): "Repararemos el aliviadero de Arenós para que pueda albergar 10 Hm3 más"

20/04/2019 - 

CASTELLÓ. Nacido en Valencia en 1951, Manuel Alcalde preside la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) desde agosto del año pasado. El cargo supuso la culminación de una trayectoria profesional durante muchos años vinculada a la entidad que gestiona las aguas de la mayor parte de la Comunitat. Y es que, al sustituir a María Ángeles Ureña en la presidencia, este ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universitat Politècnica de València, ocupó durante más de ocho años, del 2004 al 2012, el segundo escalafón de la entidad como comisario de aguas de la Confederación. 

Alcalde, que también ha sido director territorial del Ministerio de Sanidad en la Comunitat Valenciana es actualmente el máximo responsable de la gestión hídrica en la provincia de Castellón.

-En Castellón la gestión del agua tiene un nombre propio: Arenós. ¿Cuál es la situación del principal embalse de la provincia?
-Actualmente estamos completando un escalón de carga. Los embalses tienen dos misiones: almacenar agua y laminar las crecidas de los ríos. Para esto último, hay que dejar un volumen vacante sin llenar por el agua. En función de la época del año y la probabilidad de crecida y del caudal, se tienen que reservar unos volúmenes u otros. Eso es el resguardo estacional: la parte del embalse que no puede estar llena. Arenós es un embalse que técnicamente todavía no se ha completado el llenado porque no depende solo de la voluntad de la CHJ, también de la situación hidrológica.
El embalse ha necesitado de algunas reparaciones, como en el aliviadero,… Había que tomar la decisión y hemos decidido completar el cuarto escalón de llenado. Se ha tomado la decisión porque hidrológicamente hay posibilidad. Pretendemos llegar a 94 hectómetros cúbicos de volumen embalsado. Eso representa la cota 588 sobre el nivel del mar. Para ello hemos pedido autorización a la Dirección General y hemos hecho algún contrato para analizar el comportamiento del embalse.

-¿Para estos 94 Hm3 hacen falta más obras o entra dentro de las pruebas que vienen llevando a cabo en los últimos años para ver cómo se comporta el embalse?
-No. Hay que tener una serie de precauciones, por si acaso ocurriera un episodio de avenida. Hace unos años se hizo una impermeabilización de una ladera, hasta la cota 590 y ahora vamos a poder probar esa impermeabilización hasta la 588. Si completamos el escalón de llenado, la siguiente operación que tenemos que hacer es reparar el aliviadero.

-Esa es una obra bastante importante. ¿Para  cuándo la tienen prevista?
-Esa obra en principio se encomendó a Acuamed…

-Era un proyecto de 50 millones de euros…
-Lo que afectaba al aliviadero está cifrado entre 12 y 14 millones de euros. Hemos solicitado ya formalmente en el Ministerio que se produzca la desencomienda, que la obra se retire del convenio con Acuamed, para hacerla directamente la Confederación. Se ha pedido la autorización, el proyecto está hecho y en 7 u 8 meses podría comenzar.

-Con esa obra, ¿qué nivel podría alcanzar el embalse de Arenós?
-Con esa obra lo que se podrá es fijar de nuevo el resguardo en otro volumen, llegaremos a la cota 594. Y podremos almacenar más agua, entre 10 y 15 hectómetros cúbicos más, de forma habitual. Con esto ya empieza a mejorar la situación del embalse.

-¿En este momento cuál es la situación hidrológica en la provincia de Castellón?
-La situación es buena. Según el volumen embalsado y la situación de las aguas subterráneas, el nivel piezométrico, estamos en una situación en que tenemos recursos.
 
-Quizás la situación más complicada está en el sistema del Senia…
-Allí estamos en un caso parecido porque el pantano tiene volumen pero el río no lleva agua… 

-Así, ¿se avecina un verano difícil en el norte de Castellón?
-No, porque tiraremos de nuestros recursos, de nuestros ahorros. Lo que tenemos es que tirar con muchísima prudencia. Esto se acuerda por los regantes, aunque la confederación hace de árbitro, de guía…

-En la Comunitat Valenciana, ¿cuál es la zona más problemática?
-La del Vinalopó y las marinas, el sur. En el resto, la situación es igual que la que acabamos de describir, hay agua, pero se tiene que gastar con prudencia.

-Es decir, a corto plazo no se prevén problemas de abastecimiento.
-No. Este verano no habrá problemas de abastecimiento y el que viene trataremos de que no haya porque este verano comenzaremos a ahorrar agua.

-En cuanto a las desaladoras, que acaban de entrar en producción en Castellón, aunque a un ritmo muy bajo. ¿Qué opinión tiene? ¿Son necesarias?
-Por supuesto. Las desaladoras se proyectaron y construyeron en un momento con unas expectativas urbanísticas que finalmente no se han plasmado. Fue entonces cuando se firmaron los convenios con los ayuntamientos. Pretender que los convenios se ejecuten tal cual se firmaron, es irreal. También lo es que los ayuntamientos piensen que no tienen convenios suscritos. A partir de ahí, como las desaladoras tienen que atender cualquier incremento de demanda, cualquier situación de sequía… son absolutamente precisas. Es una fuente de recursos de la que no se puede prescindir. Sería absolutamente ilógico. Además, estamos en pleno cambio climático y esto dice que vamos a tener menos recursos. Por eso, ahí, en las desaladoras, tenemos un seguro de vida.

-En la planificación hidrológica de Castellón, hace años se inauguró un elemento que parecía la panacea pero después apenas recibe agua: la balsa del Belcaire. ¿Qué se puede hacer para darle utilidad para los regantes?
-La balsa del Belcaire la hizo también Acuamed y se proyectó para un sistema de explotación que debe replantearse. También debe replantearse la capacidad, porque los recursos, procedentes del macizo cárstico, se evaluaron de forma optimista. Hemos pedido al Ministerio que Acuamed adscriba a la Confederación la balsa, porque entendemos que modificando el sistema de explotación y yendo a una repercusión de costes más acorde con las disponibilidades de recurso, es viable y se puede introducir en el sistema. Con el planteamiento actual, incluso los regantes han dicho que no la pueden explotar.

-¿Ahora mismo almacena agua?
-Del orden de medio millón de metros cúbicos. Muy poca agua.

-Es decir, le llega poca agua. ¿Cómo se puede llenar?
-A lo mejor tenemos que pensar que, de momento, la capacidad que se debió de proyectar es de medio millón de metros cúbicos e iniciar la explotación de esa manera. Y el otro millón de metros cúbicos requeriría hacer, por ejemplo, obras adicionales, como traer agua del sistema del Millars.

-Eso lo han pedido los regantes de la zona en varias ocasiones: llevar agua desde la cota 100…
-Está en el Plan Hidrológico.

-Entonces, ¿barajan esa posibilidad?
-El Plan Hidrológico la contempla. Otra posibilidad es echar mano de las aguas reutilizadas.

Noticias relacionadas

next