Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ENTREVISTA AL TENISTA CASTELLONENSE ANTES DE SU VUELTA A LA COMPETICIÓN

Roberto Bautista: “La Federación Americana es estricta con la covid-19 y tiene todo bajo control”

21/08/2020 - 

CASTELLÓ. Medio año después de su último partido oficial, Roberto Bautista vuelve a la actividad con su participación en los dos torneos que han programado la ATP y la Federación Estadounidense de Tenis (USTA) para retomar el circuito profesional: el Masters 1000 de Cincinnati y el US Open. Lo hará después de una sequía competitiva que se prolonga desde el 26 de febrero, cuando perdió ante el alemán Jan-Lennard Struff en el ATP 500 de Dubai. Su siguiente cita iba a ser Indian Wells, en el inicio de una gira de eventos en Estados Unidos. Pero la crisis del coronavirus canceló esa competición y alargó la inactividad durante casi seis meses. 

Después de esa larga espera, en la que solo ha podido jugar exhibiciones, el número 12 del ranking mundial vuelve a la competición oficial en la burbuja de seguridad que han creado los rectores del tenis americano en Nueva York para reducir al mínimo los riesgos relacionados con la covid-19. La ciudad de los rascacielos acogerá, como de costumbre, el US Open. Pero antes albergará el Masters 1000 de Cincinnati, que excepcionalmente se jugará lejos de la ciudad que lleva su nombre.

A pocos días de debutar, Bautista atiende a Castellón Plaza desde su hotel de concentración, ubicado a muy poca distancia del Billie Jean King National Tennis Center, sede del torneo. El castellonense comenta su día a día bajo las medidas draconianas establecidas por la USTA, a la espera de un regreso que se producirá ante el ganador del partido de primera ronda entre el francés Richard Gasquet y un jugador procedente de la fase previa.

P. Por fin llega la vuelta al circuito…

R. Sí, tenemos muchas ganas de competir. Llevamos muchos meses trabajando para este momento y estamos muy motivados para jugar aquí.

P. ¿Cómo están siendo los primeros días en la burbuja de Nueva York?

La Federación Americana ha hecho un gran trabajo. Ha pensado en cada detalle y tiene todo bajo control. Es muy estricta en el uso de la mascarilla y en los test de la covid-19. Nosotros estuvimos 40 horas en el hotel antes de conocer los resultados del análisis. Hasta que no diésemos negativo, no podíamos salir. Lo tiene todo muy mirado y no se le escapa nada.

P. ¿Cuál es la rutina diaria de los jugadores bajo estas medidas impuestas por la USTA?

R. Intentamos tener el menor contacto posible con la gente. El torneo está muy tranquilo porque no hay público y disponemos de mucho espacio. Tenemos una extensión de terreno muy grande, con muchas pistas y hay muchos rincones donde podemos estar tranquilos. Además, los cabezas de serie tenemos una suite en el club para pasar los ratos libres antes y después de entrenar y de competir. Nosotros desayunamos y comemos en la habitación para evitar el contacto con mucha gente y nuestro ratito de físico lo hacemos en la sala del club o en la habitación.

P. ¿Qué le parece que hayan descalificado a los tenistas Guido Pella y Hugo Dellien por el positivo de su preparador físico?

R. A mí no me parece bien. Mientras un jugador dé negativo, le tienen que dejar jugar. Creo que todo el mundo podía estar en contacto con algún caso positivo antes de llegar aquí y todos nos hemos hecho los test. A ellos les han encerrado en su habitación por haber estado en contacto con él, e incluso después de haber dado negativo en tres ocasiones. Yo creo que eso no es correcto. Quizás deberían intensificar los controles y hacerlos cada día, si hace falta, pero no creo que esté bien que tengan a los jugadores 14 días encerrados en una habitación, siendo negativos.

P. ¿Cómo ha llevado el parón?

R. Ha sido diferente. Después de muchos años estando casi todo el tiempo fuera, yo por lo menos he agradecido pasar más tiempo en casa. Ahora tenemos ganas de competir, de hacer nuestro trabajo y volver a nuestras rutinas. La Federación Americana ha hecho un gran esfuerzo para que estos torneos salgan adelante y puede ser un buen espejo para que la competición siga y nosotros continuemos haciendo nuestro trabajo.

P. ¿La intensidad de los entrenamientos ha sido siempre la misma en los seis meses de inactividad competitiva?

R. Nosotros hemos aflojado poco. Cuando no se podía hacer tenis no dejé de hacer físico y luego sí que es verdad que me tomé más descanso que en una pretemporada normal, pero iba intercalando los días para que no se me hiciera muy pesado. Trabajaba menos días, pero los entrenamientos seguían siendo intensos y duros.

P. ¿Ha podido enfocarse en aspectos que se trabajan menos cuando hay tanta carga de competiciones?

R. Hemos podido enfocarnos más en el aspecto físico que cuando tenemos tantos torneos mezclados. Los entrenamientos en pista han sido más o menos en la línea de siempre.

P. ¿Ha probado cosas diferentes a nivel técnico y táctico?

R. No. Hemos seguido haciendo cosas que nosotros creemos que son importantes, como los inicios de jugada y otros aspectos del juego. Hemos trabajado lo mismo de siempre.

P. Después de casi medio año sin jugar torneos oficiales, ¿hay más nerviosismo que de costumbre antes iniciar una competición de tanto nivel como Cincinnati?

R. Seguro que vamos a sentir estrés después de tanto tiempo sin competir porque no es lo mismo jugar partidos de exhibición que torneos oficiales. Aunque yo me tomo todo muy en serio y todos los partidos y entrenamientos que he hecho para llegar hasta aquí me habrán servido.

P. El año pasado llegó al top-10 del ranking mundial en esta gira americana después de su participación en Cincinnati. ¿Tiene recuerdos especiales de este torneo?

R. Pues sí. El año pasado llegué aquí jugando muy bien, sintiéndome muy en forma. Después, en el US Open, no tuve la actuación que esperaba, pero son pistas donde mi tenis puede lucir bien, y creo que hemos hecho un buen trabajo en casa durante estos meses. Ahora se trata de volver poco a poco a la competición y jugar el máximo de partidos.

P. Después del US Open llega la gira de tierra batida, donde está inscrito en los torneos de Kitzbuhel, Roma y Roland Garros. ¿Cree que corren peligro estos eventos con el aumento de casos de coronavirus que se está registrando en Europa?

 R. De momento hay que centrarse en la gira de Estados Unidos y no adelantarse a lo que pueda ocurrir dentro de un mes. Ojalá se puede jugar en Europa porque se ha hecho un esfuerzo para que haya un calendario de torneos hasta el final del año y sería una pena que no pudiésemos jugar.

Noticias relacionadas

next