Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ATLETISMO

Torrijos: "La semana pasada entrené algún día más porque sabíamos lo que iba a venir"

17/03/2020 - 

CASTELLÓ. El atleta Pablo Torrijos vive con especial preocupación la incertidumbre en torno a la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio. El saltador castellonense, que celebró su clasificación para la cita japonesa gracias a una marca espectacular de 17,18 metros en triple salto, conseguida el 1 de marzo en los Campeonatos de España en pista cubierta, no sabe si ese registro le permitirá acudir a la capital nipona debido a los efectos del COVID-19.

La evolución de la pandemia impide garantizar la realización del evento en las fechas previstas (del 24 de julio al 9 de agosto), lo que deja en el aire todo el proceso que ha llevado al atleta del Playas de Castellón a obtener plaza para sus segundos Juegos Olímpicos. Y mientras crecen esas dudas, Torrijos tiene que estar en casa sin poder entrenar debido a las medidas adoptadas por el Gobierno para tratar de frenar la expansión del virus. Con el cierre del Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde tiene su residencia, el atleta ha regresado a Castellón para vivir las semanas de confinamiento decretadas por las autoridades, a sabiendas de que perderá la forma física que le llevó a mejorar su propia plusmarca nacional de triple salto. “La semana pasada ya entrené algún día más porque sabíamos lo que iba a venir y ahora veremos cómo trabajo”, comenta el saltador.

Torrijos tiene el inconveniente de la falta de espacio para poder reunir las herramientas de trabajo, pero lo bueno para él es que este parón le llega en unas fechas en que no tenía programado entrenar con gran intensidad. “Los atletas que disponen de jardín en casa tienen más opciones, sobre todo por el trabajo de fuerza con barras y pesas. Yo estoy peor en espacio porque mi piso es pequeño, pero he entrenado bien durante seis meses y he hecho marca personal. Ahora paro dos o tres semanas y me va a perjudicar, pero vengo de un nivel mucho más alto”, explica. “Está claro que perderé la forma, pero el resto de atletas también. Hay que adaptarse. Yo parto con la tranquilidad de que tengo la marca mínima y de que hicimos un buen trabajo en invierno, comenta el atleta.

Material que emplea Torrijos para mantenerse activo durante las semanas de confinamiento.

Un aspecto que le hace ser optimista es la buena respuesta que tuvo tras superar problemas físicos en 2019. “El año pasado ya estuve sin entrenar por las lesiones y un mes después de empezar a trabajar con normalidad, ya estaba en forma. En aquel momento me di cuenta de que, con menos entrenamientos, podía conseguir grandes cosas, y que, con tantos años trabajando, mi puesta a punto era rápida”, recuerda.

La gran pregunta ahora es si podrá disputar los Juegos Olímpicos en las fechas previstas. “Hace dos o tres semanas era optimista, pero ahora no lo veo tan claro”, reconoce Torrijos. “Si los aplazan, tendrían que celebrarse en unas fechas que sean buenas para todos los deportes, y eso no será fácil. En enero y febrero, por ejemplo, no se podría hacer atletismo al aire libre. Si fuese un solo deporte, sería más viable, pero englobar todos es complicado”, advierte el saltador del Playas de Castellón.

En las últimas horas ha trascendido la opción de retrasar la cita a 2021. “Sería tremendo porque habría Mundial de atletismo y Juegos Olímpicos el mismo año”, avisa Torrijos, que reconoce que el COI tiene una papeleta difícil de resolver. “Van a tener más trabajo del que tenían y deben tomar una de las decisiones más difíciles que han tomado nunca”.

Noticias relacionadas

next