Hoy es 13 de julio

opinión

¿Y ahora qué tras las decisiones de la Reserva Federal y del BCE?

Tanto la FED americana como el Banco Central Europeo no sorprendieron a los mercados financieros tras sus respectivas reuniones de la semana pasada

20/06/2023 - 

MADRID. En esta ocasión los dos bancos centrales más importantes, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo (BCE), no sorprendieron a los mercados tras sus reuniones de la semana pasada. Así, mientras los norteamericanos dejaban los tipos de interés de referencia del dólar en el mismo rango (5/5,25%), la institución comandada por Christine Lagarde decidía una subida de 25 puntos básicos para los tres indicadores de tipos de interés del euro. Los mismos que ahora quedan el tipo de depósito en el 3,5%, el principal de financiación en el 4%, y el marginal de crédito en el 4,25%. Se trata de un repunte de 400 puntos básicos en los últimos 11 meses, siendo la más intensa y rápida desde que existe el BCE.

En su comunicado la FED mandó tres mensajes:

  • Que los indicadores recientes sugieren que la actividad económica ha seguido creciendo a un ritmo moderado.
  • Que el aumento del empleo ha sido sólido en los últimos meses, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja.
  • Que la inflación sigue siendo elevada.

Por su parte, el BCE señaló que:

  • La inflación ha disminuido, pero se prevé que siga siendo demasiado alta durante demasiado tiempo.
  • Que el Consejo de Gobierno tiene la decisión de que se vuelva a situar en el objetivo del 2% a medio plazo.
  • Que de cara a movimientos futuros seguirá aplicando un enfoque dependiente de los datos, para determinar sus decisiones más apropiadas.

Por lo demás, la FED también hizo referencia a la situación del sistema bancario de los Estados Unidos. A su juicio señaló que es sólido y resistente y que el previsible endurecimiento de las condiciones crediticias por parte de los bancos para los hogares y las empresas, probablemente pesará sobre la actividad económica, la contratación y la inflación.

El banco central norteamericano también actualizó sus previsiones macroeconómicas para este año:

  • Esperan una mejora del PIB del 0,4% hasta el 1%.
  • Una disminución de la tasa de paro del 4,5% al 4,1%.
  • Y una leve bajada de la inflación del 3,3% al 3,2%.

Según los analistas, todo ello supone un escenario ligeramente más favorable que en las previsiones anteriores y consideran que ahora la FED podría tomarse un descanso.

Christine Lagarde. Foto: Alexis Haulot/PARLAMENTO EUROPEO
En cuanto al BCE también ha actualizó su cuadro de previsiones macroeconómicas, que empeoran en cuanto a inflación y a crecimiento. Lo hizo señalando en el informe que continúa la restricción monetaria aunque esta vez la subida de tipos haya sido menor que las anteriores, pero que habrá más alzas.

En el discurso Lagarde destacó también la solidez del sector bancario europeo, pero a cambio señaló al sector inmobiliario como uno de los riesgos a tener en cuenta. Asimismo enfatizó sobre la sólida posición de liquidez y solvencia de la banca europea, que ayudaría a reducir en gran medida los riesgos existentes sobre la estabilidad financiera.

¿Cómo lo vemos nosotros?

Respecto a la Reserva Federal siguiendo algunos mensajes del discurso de Powell, lo que pensamos es que el riesgo es al alza y que todavía pueden producirse al menos dos subidas de tipos antes de que termine el año. Y, desde luego, nada de pensar en bajadas de tipos -salvo grandísimas sorpresas- hasta entrado 2024.

Respecto al Banco Central Europeo, cuando los analistas piensan mayoritariamente que volverá a subir 25 puntos básicos en julio -ya por última vez en el año- nosotros vemos probabilidad de que ese riesgo esté sesgado a la baja. Observamos que las recientes señales de moderación económica en el Viejo Continente -incluidos los PMI de mayo y la revisión a la baja del PIB del primer trimestre de este año-, la vulnerabilidad del sistema financiero, la desaceleración del crecimiento en China y las primeras señales de moderación de la inflación subyacente pueden llevar al BCE a la conclusión de que un alza hasta el 3,5% en la tasa de depósito podría ser suficiente y dejar las cosas como están.

El tiempo y los indicadores macroeconómicos darán o quitarán razones.

Antonio Castelo es analista de iBroker

Noticias relacionadas

next