Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

su objetivo es rescatar a personas que tratan de cruzar desde Libia hacia Europa

Zarpa de Borriana el buque en el que opera la ONG Médicos Sin Fronteras

16/08/2020 - 

CASTELLÓ (EFE). El buque de rescate en el Mediterráneo central Sea-Watch 4, en el que opera la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), ha zarpado desde el puerto de Borriana para seguir rescatando a personas que tratan de cruzar desde Libia hacia Europa tras adaptarse a las exigencias por la covid-19.

El Sea-Watch 4 dejó el puerto castellonense alrededor de las 18:00 horas de este sábado y, si el tiempo acompaña, en aproximadamente cuatro días estará en aguas internacionales frente a las costas de Libia, donde actualmente no hay ninguna otra embarcación de rescate, según han informado en un comunicado fuentes de MSF.

Solo en junio más de 100 personas perdieron la vida en las aguas del Mediterráneo central y en julio se produjeron "tantas llegadas a Italia como en los seis meses anteriores, según las fuentes, que han señalado que el número total de llegadas a Italia a estas altura del año ya ha sobrepasado el total de llegadas del pasado año y han recordado que el número de salidas desde Libia se ha cuadriplicado en los siete primeros meses del año con respecto al mismo periodo de tiempo del año pasado.

La ONG afirma que todo esto se produce en un contexto en el que los Estados miembros de la Unión Europea "están explotando descaradamente la covid-19 como una excusa para restringir aún más las actividades de búsqueda y rescate, mientras perpetúan los ciclos de abuso en Libia y condenan deliberadamente a las personas a ahogarse en el mar a través de políticas dirigidas a no prestarles asistencia".

"En MSF somos conscientes de los desafíos que representa la pandemia de covid-19 a nivel mundial, pero no podemos aceptar que ningún ser humano se ahogue y acabe hundido bajo las olas por culpa de estas políticas negligentes", afirman.

Además, considera que las "recientes medidas estatales para desalentar o bloquear las actividades que salvan vidas en el Mediterráneo, envueltas en la retórica de la salud pública, son imprudentes y responden a motivaciones de índole política. Y por esa razón, volvemos al mar para tratar de seguir salvando vidas".

"Ningún ser humano debería verse obligado a soportar la tortura y el grado de sufrimiento que hemos visto en los centros de detención de Libia. Sin embargo, al acudir a la Guardia Costera de este país, a pesar de su historial cuestionable, para controlar las fronteras de Europa y negar el rescate a las personas que vienen de África, los estados europeos están enviando un mensaje contundente de que esas vidas no les importan", destacan.

Por último, aseguran que mientras los estados de la Unión Europea "sigan permitiendo que las personas se ahoguen como un elemento disuasorio, en MSF seguiremos adelante para intentar rescatarlas"

Noticias relacionadas

next