Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Los problemas se centran en los institutos Álvaro Falomir y Cervantes 

Almassora analiza qué edificios públicos se podrían habilitar como aulas para el próximo curso

30/07/2020 - 

CASTELLÓ. La concejala de Educación de Almassora, Raquel Barberà, ha visitado este jueves los diferentes edificios públicos del Ayuntamiento que se podrían habilitar para dar clases y así garantizar la presencialidad en el nuevo curso escolar. La distancia de seguridad entre el alumnado y el resto de disposiciones de la Generalitat Valenciana para evitar contagios por coronavirus han llevado a la edil a reunirse con la inspectora de la Conselleria de Educación y valorar alternativas para las clases.

El recorrido ha comenzado por el IES Álvaro Falomir, el más afectado por el volumen de alumnado y la falta de instalaciones del centro, que mantiene ocupadas todas las aulas y no puede garantizar la distancia entre personas si no busca más espacios. Es por ello que la inspectora y la concejala de Educación se han desplazado a los campos de Boqueras, situados frente al instituto, para estudiar la viabilidad de ubicar a grupos de Bachillerato de forma provisional como alternativa para evitar las clases on line.

El director del centro, Víctor Bagán, también ha participado en el recorrido por unas dependencias que en la actualidad están en desuso y que el Ayuntamiento de Almassora se ha mostrado favorable a adaptar a las necesidades de estudiantes y profesorado. La cercanía al instituto, el espacio, la luz natural y la disponibilidad de aseos son las características que ha valorado la inspectora como positivas para ampliar espacios y garantizar así todas las medidas de seguridad de cara al nuevo curso.

Posteriormente, han visitado el centro Cervantes de Formación Profesional para ofrecer también alternativas de espacios con la intención de evitar clases entre grupos grandes en clases reducidas. En este caso, Barberà ha mostrado a la inspectora las dependencias ubicadas en la Vila, junto al centro, para que alumnado y profesorado se desplacen lo mínimo posible.

Barberà, que ha convocado para este jueves el consejo escolar municipal, ha mostrado su agradecimiento a todos los equipos directivos "por el esfuerzo realizado para minimizar las molestias y garantizar la presencialidad en las clases del próximo curso". Al tiempo, la inspectora de la Conselleria de Educación también ha mostrado la buena voluntad de ambas partes para realizar inversiones y adaptar los espacios escogidos como medida de emergencia que dé pie a un inicio de curso presencial en su totalidad.

Noticias relacionadas

next